Mercados

CEO de Bradesco: vivimos una ‘tormenta perfecta’, pero pasará

Octavio de Lazari Junior prevé más presión para morosidad en el cuarto trimestre, considera vender cartera de crédito y espera un cambio de rumbo con bajada de interés en 2023

'Nuestro índice de morosidad está bien diagnosticado: los retrasos de individuos y pymes se aceleran en las tarjetas de crédito personales'
09 de noviembre, 2022 | 02:22 PM

Bloomberg Línea — Una “tormenta perfecta”. Así es como el CEO de Bradesco (BBDC4), Octavio de Lazari Junior, describió el escenario del banco minorista, que está experimentando un aumento de la morosidad, un incremento de los gastos y el impacto negativo de la deflación en el tercer trimestre en el cálculo de sus activos. Según el ejecutivo, el cuarto trimestre seguirá siendo un reto, con una posible venta de la cartera de créditos y una provisión adicional para cubrir el riesgo de los deudores.

Cerca de las 16 horas en B3, la bolsa brasileña, las acciones de Bradesco caían más de 15%, llegando al precio mínimo de 15,70 reales (US$ 3,04).

En el tercer trimestre, el beneficio de Bradesco cayó un 22,8%, llegando a 5.200 millones de reales (aproximadamente US$ 1.000 millones), en términos interanuales, y el indicador de rentabilidad (ROE) se desplomó del 18,6% al 13% en 12 meses. Los analistas ya esperaban que los resultados de Bradesco decepcionaran en el tercer trimestre debido a su perfil de banco minorista, más expuesto a los clientes de bajos ingresos, cuyo poder adquisitivo se ha visto erosionado por las altas tasas de interés y la inflación.

PUBLICIDAD

“Nuestro índice de morosidad está bien diagnosticado: los retrasos de individuos y pymes se aceleran en las tarjetas de crédito personales. Ya hemos reducido mucho la aprobación de tarjetas para este público “, dijo el ejecutivo, durante una conferencia telefónica con los periodistas en la mañana del miércoles (9).

La aceleración de los impagos en el comercio minorista hizo que Bradesco vendiera una cartera de crédito de 5.000 millones de reales (US$ 1.000 millones). “Programamos la venta de una cartera en el cuarto trimestre, pero seguimos reflexionando. Ya hemos hecho una ronda de precios, pero hay una mayor oferta de carteras en el mercado y los precios se reducen más. Tenemos que evaluar si el precio ofrecido es interesante para nosotros”, dijo.

Ante esta situación de presión de la morosidad, que Bradesco prevé que continúe hasta el primer semestre de 2023, el banco se volvió más selectivo en la emisión de tarjetas de crédito, y está prefiriendo exponerse a clientes con perfil de ingresos medios y altos, evaluados como de menor riesgo, según él.

PUBLICIDAD

Crédito

La tasa de aprobación de las solicitudes de crédito cayó del 68% al 48% desde el segundo trimestre hasta ahora. El CEO dijo que el banco trabaja con la expectativa de poder controlar los indicadores de morosidad en este cuarto trimestre.

La provisión adicional de 1.000 millones de reales (US$ 193,3 millones) en el tercer trimestre deberá repetirse en el cuarto. El ejecutivo considera, sin embargo, que no hay riesgo de contagio por impago a las grandes empresas.

“No veo un horizonte de deterioro del crédito para las grandes empresas, que están poco apalancadas. No hay contaminación por los retrasos de las pequeñas empresas a las grandes. Hicimos la provisión de 1.000 millones de reales por precaución, porque los impagos se aceleraron rápidamente, y estamos siendo conservadores”, dijo el CEO.

El ejecutivo espera que el segundo semestre de 2023 mejore las perspectivas económicas con un eventual ciclo de bajada de tasas de interés de Brasil, o Selic, actualmente en el 13,75% anual, pero recuerda los retos globales, como las posibles recesioes en Estados Unidos y Europa.

Nuevo gobierno

En cuanto al nuevo gobierno federal, él dijo que no espera grandes sorpresas en 2023, que las cuestiones fiscales y presupuestarias del país están bien diagnosticadas y que el equipo económico de la administración de Luiz Inácio Lula da Silva debe encontrar las mejores alternativas para acomodar el gasto extra, estimado entre R$ 150.000 millones (US$ 29.000 millones) y R$ 200.000 millones (US$ 38.600 millones).

“El equipo económico que vendrá será sensible a los problemas de Brasil en la cuestión fiscal, y las cosas pueden ir mejor de lo que estamos imaginando si se confirma un escenario de reducción de tasas de interés”, valoró el CEO.

PUBLICIDAD

En cuanto a la ligera caída del ratio de Basilea, que bajó 0,1 punto porcentual, llegando al 13,6% en el tercer trimestre en términos anuales, Bradesco atribuyó la variación negativa de su ratio de solvencia al cambio normativo del Banco Central en relación con el registro de créditos fiscales con cobertura de activos en el extranjero. Este cambio está previsto en dos etapas (en junio y diciembre de este año). Bradesco informó de que sigue estando por encima del mínimo reglamentario del 9,5% para el ratio de Basilea nivel 1.

El CEO de Bradesco también dijo que el banco ha decidido redimensionar sus neobancos (Bitz, Next y Digio) ante un escenario de mayor necesidad de disciplina financiera con el aumento de la morosidad.

Análisis

BB Investimentos redujo su recomendación de compra a neutral para las acciones de Bradesco, tras la publicación del balance, recortando el precio objetivo de 24 reales (US$ 4,83) hasta finales de 2023.

PUBLICIDAD

“El resultado se vio afectado principalmente por la fuerte escalada de los gastos con provisiones (PDD) ante el aumento de la morosidad en el periodo, y agravado por la contribución negativa del margen financiero con el mercado (tesorería), con activos y pasivos que responden desfavorablemente a la subida de los tipos de interés”, escribió el analista Rafael Reis, en un informe.

Reis dijo que sigue siendo optimista sobre Bradesco, dado el historial del banco, pero considera prudente reducir la recomendación hasta que ver un momento más favorable.

PUBLICIDAD

“El hecho de que Bradesco haya revisado sus propias proyecciones, incluyendo un volumen sustancialmente mayor de gastos de provisiones denota que la magnitud del deterioro ha sorprendido incluso al propio banco. El crecimiento anual de la cartera de créditos, que en el tercer trimestre ya estaba por debajo de las previsiones del 13,6% y por debajo del mercado, señala la ralentización de los préstamos. Esto se refleja inevitablemente en los ingresos de los servicios, que ya se han debilitado, dada la dependencia del modelo de negocio del crédito”, dijo Reis.

Te puede interesar

PUBLICIDAD