Mundo

Biden y Xi terminan reunión de tres horas y llaman a relajar las tensiones

Además de las sensibilidades sobre Taiwán, EE.UU. y China también han estado divididos por la invasión rusa de Ucrania y los esfuerzos de Washington por negar a Pekín el acceso a semiconductores avanzados

Fotos: Lintao Zhang/Getty Images AsiaPac
Por Josh Wingrove y Justin Sink
14 de noviembre, 2022 | 08:06 AM

Bloomberg — Joe Biden y Xi Jinping concluyeron este lunes su primera reunión presencial desde el comienzo de la pandemia. Ambos llamaron a relajar las tensiones entre las principales economías del mundo.

“Bueno verte”, dijo Biden a Xi antes de que se reunieran con más funcionarios de ambos países. “Compartimos la responsabilidad, en mi opinión, de demostrar que China y Estados Unidos pueden gestionar sus diferencias, evitar que la competencia se convierta en algo parecido a un conflicto y encontrar formas de trabajar juntos en cuestiones globales urgentes que requieren nuestra cooperación mutua”, dijo Biden al inicio de la reunión.

“El mundo espera, creo, que China y Estados Unidos desempeñen un papel clave a la hora de abordar los desafíos globales, desde los cambios climáticos hasta la inseguridad alimentaria, y que podamos trabajar juntos”, añadió Biden. “Estados Unidos está dispuesto a hacer precisamente eso, a trabajar con ustedes, si eso es lo que desean”.

PUBLICIDAD

Xi dijo a Biden: “Es bueno verte”.

Actualmente, la relación entre China y EE.UU. se encuentra en una situación que a todos nos preocupa mucho, porque no es el interés fundamental de nuestros dos países y pueblos y no es lo que la comunidad internacional espera de nosotros”, dijo Xi, a través de un traductor. Dijo que las dos partes “necesitan encontrar la dirección correcta” y “elevar la relación”.

“Un estadista debe pensar y saber hacia dónde dirigir su país. También debe pensar y saber cómo llevarse bien con otros países y con el mundo en general”, dijo Xi a Biden. “La humanidad se enfrenta a retos sin precedentes. El mundo espera que China y Estados Unidos manejen adecuadamente la relación”.

PUBLICIDAD

Preludio en Camboya

Antes de reunirse con Xi, Biden conversó el domingo con los líderes de Japón, Corea del Sur y Australia, lo que funcionarios de la Casa Blanca describieron como el preludio de la esperada reunión con el líder chino. El presidente explicó su enfoque y preguntó a los aliados de EE.UU. sus preocupaciones.

Biden aprovechó por separado una cumbre en Camboya con los 10 miembros de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) para afianzar las relaciones en una región en la que China es, con diferencia, el principal socio comercial.

Aunque los funcionarios estadounidenses no quisieron detallar los resultados concretos que esperan de la reunión con Xi, dijeron que éste tratará de poner coto a una relación que se ha deteriorado desde que Biden asumió el cargo, lo que ha llevado a los dos países a estar peligrosamente cerca de un conflicto económico o incluso militar.

Taiwán se ha convertido en el mayor punto de conflicto entre ambos países. China rompió muchos contactos rutinarios con Estados Unidos a principios de este año después de que la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, visitara la isla autónoma. Biden ha prometido en repetidas ocasiones que Estados Unidos defendería a Taiwán en caso de un ataque por parte de China.

Líneas rojas

“Tenemos muy pocos malentendidos”, dijo Biden a los periodistas el domingo en Camboya. “Sólo tenemos que averiguar dónde están las líneas rojas y qué... qué es lo más importante para cada uno de nosotros de cara a los próximos dos años”.

Funcionarios estadounidenses afirmaron que las negociaciones sobre el formato de la reunión se prolongaron hasta altas horas de la noche del domingo, lo que auguraba un asunto muy guionado. Los dos hombres se reunieron en el hotel de la delegación china, y la parte china exigió amplias precauciones contra el Covid-19, incluyendo pruebas de PCR para el virus y máscaras N-95 para los periodistas estadounidenses que acompañaban a Biden.

PUBLICIDAD

Xi sólo ha salido de su país en dos ocasiones desde que comenzó la pandemia.

Altos funcionarios de la administración Biden dijeron el lunes que las relaciones han mejorado un poco por la simple planificación de la reunión con sus homólogos chinos, un proceso que ha durado aproximadamente un mes.

Xi estaba sometido a cierta presión en su país para dar una imagen de dureza, sobre todo en vísperas de una reunión del Partido Comunista que se celebrará en octubre y en la que se asegurará un tercer mandato, y potencialmente más.

PUBLICIDAD

Además de las sensibilidades sobre Taiwán, Estados Unidos y China también han estado divididos por la invasión rusa de Ucrania y los esfuerzos de Estados Unidos por negar a Pekín el acceso a semiconductores avanzados que son clave para dominar las tecnologías que impulsarán el crecimiento en el siglo XXI.

Biden busca construir un piso bajo la relación y aumentar la comunicación de manera responsable y práctica, dijeron funcionarios estadounidenses el lunes, hablando bajo condición de anonimato antes de la reunión. Enmarcaron la reunión como la primera diplomacia seria, en persona, entre Estados Unidos y China en años.

PUBLICIDAD

Cualquier medida para calmar las tensiones sería bien recibida en Asia, donde muchos gobiernos consideraron la visita de Pelosi a Taiwán como una provocación innecesaria. Los aliados y socios de EE.UU., como Corea del Sur, Japón y Taiwán, tampoco han respaldado del todo los esfuerzos de Biden por negar a China la tecnología avanzada de chips, una medida que Pekín ha dicho que pretende mantener la “hegemonía” estadounidense.

-- Con la ayuda de Iain Marlow.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD