Cripto

La ‘caja mágica’ de Sam Bankman-Fried que enriqueció una amplia red criptográfica

Si alguna vez hubo una crisis de confianza en el mercado cripto, a juzgar por los US$200.000 millones de pérdidas en el mercado de activos digitales la semana pasada, ese momento es ahora

Fundador de FTX Cryptocurrency Derivatives Exchange, que colapsó la semana anterior.
Por Annie Massa
14 de noviembre, 2022 | 08:41 PM

Bloomberg — Si se mira hacia atrás, la entrevista de Sam Bankman-Fried en abril con el podcast Odd Lots de Bloomberg fue un presagio de su épico colapso de la semana pasada. En ella describió una “caja” que solo tiene valor porque otras personas ponen dinero en ella y, cuando se le confrontó con la idea de que describía un esquema Ponzi, admitió que había una “cantidad deprimente de validez” en eso.

Pero lo que solo ahora está quedando claro es cuánto de su dinero, que atribuía valor a innumerables proyectos de criptomonedas de la nada, procedía de su compleja red de más de 130 entidades ahora en quiebra.

Un ejemplo destacado es Serum, uno de los mayores activos en el balance de FTX. La bolsa tenía US$2.200 millones de este token casi sin valor en sus libros antes de que el imperio de Bankman-Fried quebrara la semana pasada, según personas con conocimiento del balance de la empresa. También tenía monedas igualmente insignificantes llamadas Maps.me y Oxygen, dijeron las personas, que añadieron que el documento puede no proporcionar una imagen granular completa.

PUBLICIDAD

Lo más llamativo de todo: no está claro quién, si es que hay alguien, en los niveles más altos de FTX o Alameda Research, la casa comercial de Bankman-Fried, parecía estar al tanto o involucrado en la cantidad de dinero que estaban dando a los proyectos de Serum, de dónde provenía o qué estaría financiando.

Están surgiendo algunos detalles sobre el “impacto mágico” que Bankman-Fried describió hace meses. Las entrevistas con personas familiarizadas con Serum y los documentos revisados por Bloomberg News permiten vislumbrar la falta de rendición de cuentas que desempeñó un papel fundamental tanto en el ascenso de Bankman-Fried como en la forma en que pudo abrir un agujero de US$8.000 millones en el balance de FTX.

“En el momento en que las hicimos, pensamos que esas inversiones eran inversiones de valor esperado positivo por sus propios méritos”, dijo Bankman-Fried el lunes en una declaración enviada por correo electrónico.

PUBLICIDAD

En la secuela, miles de clientes, empleados, inversores y embajadores de la marca están procesando por qué pusieron tanta fe en un hombre, en un sistema destinado a ser confiable y transparente.

“Todo el mundo piensa que la contabilidad y la auditoría son aburridas, hasta que ocurre algo así”, dijo Gabriella Kusz, directora ejecutiva de Global Digital Asset & Cryptocurrency Association, un consorcio del sector.

A las pocas semanas de la aparición de Bankman-Fried en Odd Lots, el ecosistema de criptomonedas TerraUSD y Luna, de US$60.000 millones, se derrumbó. La réplica contribuyó a la quiebra del fondo de cobertura Three Arrows Capital, el prestamista Celsius Network y el corredor Voyager Digital, entre otros, y sacudió incluso a los incondicionales de los activos digitales. Bankman-Fried se lanzó a la juerga del rescate, configurando acuerdos por valor de US$1.000 millones.

Si alguna vez hubo una crisis de confianza en toda la industria de las criptomonedas, a juzgar por los US$200.000 millones de pérdidas en el mercado de activos digitales durante la semana pasada, ese momento es ahora.

Demasiado fácil

Para un fundador que está construyendo un proyecto con Serum, conseguir decenas de miles de dólares de la órbita de Bankman-Fried fue casi demasiado fácil.

Lo más difícil fue averiguar exactamente de dónde procedía el dinero.

PUBLICIDAD

La persona, que habló bajo condición de anonimato por temor a represalias, describe un proceso cada vez más inquietante que se desarrolló después de asegurar una introducción en línea a Alameda Ventures, el brazo de VC de la firma, a través de un conocido.

En un chat de grupo apareció un equipo de corresponsales de Telegram sin rostro asociados a entidades vinculadas a FTX. Uno de ellos, identificado sólo con las iniciales “JHL”, aprobó una subvención sin más que una presentación de diapositivas, sin hacer preguntas sobre lo que el dinero financiaría, según los mensajes revisados por Bloomberg News.

No hubo revisión de cumplimiento. Sin apretones de manos. Sin condiciones. La única condición: Para recibir la subvención, tenían que abrir primero una cuenta en FTX.com. Otra cantidad de dinero también hizo saltar las alarmas.

PUBLICIDAD

El contrato oficial de inversión fue firmado por una persona a la que el fundador nunca había conocido ni con la que había interactuado, y que tenía una dirección registrada en el piso 21 de una plaza comercial en Panamá, según el documento visto por Bloomberg News.

Más extraño aún es que, cuando llegó el valor de seis cifras de stablecoin USDC, quedó claro que se originó en una cartera de criptomonedas perteneciente a FTX.com.

PUBLICIDAD

La persona dijo que se preguntó en privado si el dinero podría haber sido extraído de los activos de los clientes en la plataforma. No indagaron más.

Investigaciones en curso

La laxa supervisión de FTX, los gastos ad hoc y el posible mal manejo de los fondos de los clientes son el núcleo de lo que los reguladores de EE.UU. y Bahamas están investigando ahora. Incluso después de declararse en bancarrota el 11 de noviembre, los analistas dicen que unos US$662 millones en tokens fluyeron misteriosamente de los intercambios internacionales y estadounidenses de FTX.

La quiebra ya está provocando comparaciones con Lehman Brothers, Enron y el esquema Ponzi de Bernie Madoff: otra “vasta explosión de riqueza que nadie entiende muy bien de dónde viene”, como dijo el ex secretario del Tesoro Larry Summers.

PUBLICIDAD

Bankman-Fried aún podría estar en una liga propia.

FTX.com, una bolsa con sede en las Bahamas que recibía el dinero de los clientes directamente, alcanzó una valoración de US$32.000 millones desde su fundación en 2019, atrayendo a los mayores nombres del capital riesgo, como Sequoia Capital, Tiger Global Management y SoftBank Group Corp. y utilizando el apoyo de Gisele Bundchen y Tom Brady para promocionar sus servicios.

Atrajo a más de un millón de operadores de todo el mundo permitiéndoles pedir prestadas grandes sumas para realizar apuestas altamente especulativas sobre los movimientos de precios de más de 300 monedas virtuales.

PUBLICIDAD

Aunque Bankman-Fried aseguraba a sus clientes que estaban protegidos, la realidad es que estaban a merced de las oscilaciones, a menudo violentas, de los mercados de criptomonedas. El día antes de su declaración de quiebra, FTX tenía 900 millones de dólares en activos líquidos frente a US$9.000 millones de dólares de pasivos, según las personas familiarizadas con su balance.

Ese déficit se disparó en gran parte porque muchos de los tokens, como el de Serum, no tienen un valor inherente evidente, como explicó el propio Bankman-Fried. El protocolo Serum, construido sobre la cadena de bloques Solana, surgió hace dos años con la vaga promesa de ofrecer un intercambio descentralizado basado en un libro de órdenes. A cambio, los inversores, entre los que se encuentra Tiger Global, aportaron al proyecto decenas de millones de dólares.

Un representante de Tiger Global no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios.

El hombre del bombo y platillo

Pero en el nuevo mundo de las finanzas descentralizadas, o DeFi, fue Bankman-Fried el que demostró ser el mayor publicista de todas las nuevas ideas. Con su apoyo no paran de surgir proyectos, como Maps.me y Oxygen.

Este nuevo mundo de inversiones y protocolos vino acompañado de su propio léxico (carteras multi-sig, árboles de Merkle, interoperabilidad de cadenas cruzadas), lo que dificultaba la comprensión del significado subyacente, si es que existía en primer lugar.

A menudo, era Bankman-Fried quien se encargaba de desmenuzar todo, ya fuera a través de hilos de Twitter de tono profesoral o con sus bromas características en cualquier número de podcasts y vídeos en línea.

En una entrevista, haciendo proselitismo de Serum, explicó por qué tenía sentido utilizar Solana para el proyecto.

“Esto nos lleva a la pregunta de cuál es la visión aquí”, dijo. “Si la visión aquí es apoyar a los actuales usuarios de poder tanto como sea posible, entonces creo que Ethereum tiene mucho sentido. Si la visión es hacer crecer el ecosistema DeFi hasta 10.000 veces más grande de lo que es ahora, entonces creo que no sólo hay que buscar alternativas, sino que creo que hay menos costes para hacerlo.”

Las dificultades de Serum

Aunque el protocolo Serum se suponía muy prometedor ya en enero, cuando recibió fondos de 18 inversores, su desarrollo estuvo a punto de detenerse a los pocos meses de comenzar. Al igual que muchos proyectos prometedores que imaginó Bankman-Fried, no llegó a materializarse del todo antes de que el FTX se deshiciera.

Otros tokens que quedaron colgados en el balance de FTX cuentan una historia similar. El token Maps.me, que afirmaba formar parte de una “infraestructura omnichain” y que cotizaba en FTX hace diez meses, contaba con más de 600 millones de dólares de sus participaciones “menos líquidas”. Un token gemelo, Oxygen, se anunciaba igualmente como una pieza fundamental de la infraestructura DeFi, en rápido desarrollo, con funciones de corredor de primera.

Los tokens se desplomaron tras la presentación del Capítulo 11 de FTX, y cada uno de ellos vale fracciones de un céntimo.

Casi todas las monedas están sufriendo. La criptomoneda Solana cayó hasta un 14% el domingo, mientras que otras monedas alternativas como Polkadot, Avalanche y Tron cayeron entre un 1,7% y un 5,4%. Dogecoin llegó a caer un 7,5%. El Bitcoin se mantiene cerca de su mínimo de dos años y el Ether sigue bajando más de un 70% desde su máximo.

Durante gran parte de los dos últimos años, las criptomonedas han sido un reflejo extremo del estado de ánimo de los mercados financieros en general. Ya no: el S&P 500 registró su mejor semana en más de cuatro meses mientras los activos digitales se hundían y FTX se precipitaba a la quiebra.

Para contrarrestar el efecto de contagio de las criptomonedas, el consejero delegado de Binance, Changpeng “CZ” Zhao -cuya retirada de la moneda FTT de FTX precipitó la desaparición de Bankman-Fried- dijo el lunes que su bolsa planea crear un fondo de recuperación del sector. No especificó su tamaño, ni lo que supondría que un proyecto que se enfrentara a una crisis de liquidez pudiera optar a él.

Es el tipo de posición en el mundo de las criptomonedas que antes asumía Bankman-Fried.

Dinero hecho

Una de las preguntas clave a medida que avanza la quiebra de FTX es quién se enriqueció con la espita de dinero de FTX.

Es un secreto a voces que las criptomonedas, con sus laxas regulaciones, son un terreno fértil para el bombeo de dinero, a menudo llamado “tirón de alfombras”.

Pero lo más pertinente para FTX son sus estrechos vínculos con Alameda, una relación de la que se jactó en su libro blanco público. Bankman-Fried afirmó que Alameda obtuvo US$1.000 millones de beneficios en 2021. Sin el tipo de barandillas que mantienen a las instituciones financieras tradicionales bajo control, las posibles vías de maldad son numerosas.

Una tienda de cuanta con vínculos con FTX impulsa el imperio criptográfico de Bankman-Fried

¿Podría Alameda ver los niveles de los márgenes de los clientes de FTX, lo que le daría el conocimiento de dónde empujar los precios para obligar a las posiciones de los clientes a deshacerse? ¿Qué límites existían para evitar que la empresa se adelantara a las operaciones de los usuarios de FTX? Con dos entidades corporativas que se unían a Bankman-Fried, ¿la tentación de compartir información era demasiado tentadora como para resistirla?

Bankman-Fried y la directora general de Alameda, Caroline Ellison, con sus imprimaciones del Instituto Tecnológico de Massachusetts y la Universidad de Stanford y sus codiciados puestos en Jane Street, tenían un aura de genio intocable y credibilidad incluso con los frikis de las matemáticas más torpes. A medida que salen a la luz más detalles, parece que lo que hacían no era especialmente sofisticado.

Los organismos reguladores están examinando si se trataba de algo legal.

La policía de las Bahamas está trabajando con la Comisión de Valores de las Bahamas para investigar si hubo alguna conducta delictiva en el colapso de FTX. La policía y los reguladores de Bahamas le interrogaron el sábado, según una persona familiarizada con el asunto.

Bankman-Fried y Ellison se encogieron de hombros ante la preocupación por los conflictos a principios de este año.

“Definitivamente tenemos una muralla china en términos de intercambio de información” entre los dos, dijo Ellison cuando se le preguntó para un artículo de Bloomberg News en septiembre.

Sin embargo, se dice que cuatro ejecutivos de FTX y Alameda sabían de la existencia de una puerta trasera entre la bolsa y la empresa comercial, según un informe del Wall Street Journal.

En cuanto a Serum, éste y otros proyectos de criptografía están muy lejos del “verano de DeFi” que declaró en un libro blanco a mediados de 2020. Eso fue justo cuando los activos digitales estaban al borde de un auge épico que generó anuncios de la Super Bowl, derechos de denominación de estadios y criptofantasmas que estaban demasiado dispuestos a decir a los no creyentes que “se divirtieran siendo pobres”.

El documento también contenía una nota de advertencia para cualquiera que estuviera dispuesto a escuchar durante esos tiempos embriagadores. “El suero no es perfecto; nada lo es”.

- Con la ayuda de Yueqi Yang.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD