Asia

Xi se aleja de Putin y se acerca a Occidente en su regreso a la escena mundial

El líder de China está buscando restablecerse en la escena mundial después de evitar los viajes al extranjero durante los primeros dos años y medio de la pandemia

Xi Jinping asiste a una sesión durante la Cumbre del G20 el 16 de noviembre. Fotógrafo: Willy Kurniawan/Getty Images
Por Bloomberg News
16 de noviembre, 2022 | 08:55 PM

Bloomberg — Resulta que la asociación del presidente chino Xi Jinping con Vladimir Putin tiene límites después de todo: no quiere seguir al líder ruso en el aislamiento diplomático.

Con discursos y gestos en las últimas semanas, Xi ha dado sus pasos más significativos para crear un espacio entre Pekín y Moscú desde que Putin invadió Ucrania hace casi nueve meses. La última señal se produjo en la cumbre del Grupo de los 20 en la isla turística indonesia de Bali, donde China firmó el miércoles un comunicado en el que decía que “la mayoría de los miembros condenaban firmemente la guerra en Ucrania”.

“El presidente ruso está casi solo en el mundo con su política y no tiene ningún socio de alianza fuerte”, dijo el miércoles a los periodistas en Bali el canciller alemán Olaf Scholz, que se reunió con Xi en Pekín a principios de este mes. Destacó las “palabras asombrosamente claras” de la declaración.

PUBLICIDAD

Esta muestra de solidaridad se produjo después de una serie de reuniones relativamente cálidas entre Xi y los líderes mundiales que han liderado la campaña para castigar a Moscú, incluida su primera reunión con el presidente estadounidense Joe Biden el lunes. En esas conversaciones, Xi reforzó su oposición al uso de armas nucleares en Ucrania, una postura que perfila las líneas rojas de China sin abandonar del todo a Rusia.

Las medidas parecen formar parte de un retorno más amplio al pragmatismo desde que Xi se propuso gobernar de por vida rompiendo las normas de sucesión en el congreso del partido celebrado el mes pasado. En la última semana, China también ha relajado los requisitos de cuarentena de Covid y ha presentado un plan para rescatar el maltrecho sector inmobiliario, telegrafiando cambios en políticas clave a las que se acusa de haber golpeado los mercados financieros y la economía.

“Conseguir finalmente todas estas reuniones plantea legítimamente la posibilidad de que sea una coyuntura después del congreso en la que finalmente veamos ese ligero cambio de tono”, dijo Andrew Gilholm, director de análisis para China y el Norte de Asia de Control Risks.

PUBLICIDAD

“Aun así, me sorprendería mucho que viéramos un cambio más fundamental en la política”, añadió. “Y, desde luego, no creo que haya ninguna posibilidad de abandonar a Rusia y hacer cambios importantes”.

Xi está buscando restablecerse en la escena mundial después de evitar los viajes al extranjero durante los primeros dos años y medio de la pandemia, un período durante el cual la opinión de China se deterioró en la mayoría de las naciones desarrolladas. Durante su reunión con Biden en Bali, Xi trató de presentarse como un adulto en un mundo desgarrado por las divisiones.

Hombre de Estado

“Un estadista debe pensar y saber hacia dónde dirigir su país”, dijo Xi en un comentario que podría aplicarse tanto a Biden o Putin como a él mismo. “También debe pensar y saber cómo llevarse bien con otros países y con el mundo en general”.

Eso no significa que Xi esté rompiendo la asociación “sin límites” que proclamó con Putin semanas antes de que el líder ruso lanzara el mayor conflicto en el continente europeo desde la Segunda Guerra Mundial. Pekín considera a Moscú como un valioso socio para desafiar el poder de Estados Unidos y aún se niega a condenar públicamente la guerra.

El ministro de Asuntos Exteriores, Wang Yi, fue el único diplomático del G-20 que se reunió oficialmente con su homólogo ruso, Sergei Lavrov, que sustituía a Putin. Fue su décima charla este año.

Wang afirmó que China “seguirá manteniendo una posición objetiva y justa y desempeñará un papel constructivo” en la promoción de las conversaciones de paz. Lavrov, por su parte, dijo que confiaba en “la continuidad de los enfoques hacia nuestra asociación global y cooperación estratégica”.

PUBLICIDAD

“China intenta ponerse un sombrero “pacífico”, pero en realidad no hay ninguna crítica significativa a la invasión de Rusia en Ucrania, que ha matado a civiles inocentes”, dijo Justyna Szczudlik, subdirectora de investigación del Instituto Polaco de Asuntos Internacionales en Varsovia. “El pegamento antioccidental y antiestadounidense pega mucho a China y a Rusia”.

Aun así, la reciente cumbre de China indica que reparar los lazos con algunos de los mayores críticos de Rusia es una prioridad, y eso requiere asegurarles que Xi no está aliado con Putin. Durante el G-20, Xi charló con los líderes de los aliados de Estados Unidos, como el líder surcoreano Yoon Suk Yeol, el australiano Anthony Albanese y el presidente francés Emmanuel Macron. El presidente chino tiene previsto sentarse el jueves con el primer ministro japonés, Fumio Kishida, en el foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico.

En una rueda de prensa el miércoles, Macron calificó de “sincero” el compromiso de Xi con la Carta de las Naciones Unidas y dijo que no tiene “ninguna duda de que hay límites en la asociación” con Rusia.

PUBLICIDAD

“China siempre ha condenado firmemente el uso del arma nuclear en cualquiera de sus formas, China siempre ha puesto ese límite”, dijo Macron. “Y el presidente Xi Jinping siempre ha sido claro al respecto, pide la paz y el fin del conflicto”.

Eso no significa que todo esté bien. En un raro momento sin guión en el G-20, Xi se enfrentó al líder canadiense Justin Trudeau y le acusó de filtrar detalles de una reunión privada entre los hombres. “Si usted es sincero, debemos comunicarnos con respeto mutuo”, dijo Xi a Trudeau. “Si no, no estoy muy seguro de cómo resultará”.

PUBLICIDAD

Un diplomático ucraniano en Pekín señaló que los esfuerzos de China por distanciarse de Rusia se deben a la contraofensiva ucraniana que ha recuperado grandes franjas de territorio desde principios de septiembre. Eso demostró que la combinación de tropas ucranianas y armas occidentales era más fuerte de lo que Rusia y China creían, dijo el diplomático.

Señalización a Occidente

Putin dijo a Xi durante una reunión en Uzbekistán ese mes que entendía las “preguntas y preocupaciones” de Pekín sobre el conflicto, en una rara señal de tensiones entre ambos. A medida que se acumulan los contratiempos rusos, funcionarios del Kremlin, incluido el ex presidente Dmitri Medvédev, han advertido sobre el posible uso de armas nucleares tácticas en Ucrania.

En la visita de Scholz a principios de este mes, Xi advirtió contra cualquier uso de armas atómicas. Un comunicado de EE.UU. tras la reunión de Biden, que China no discutió, dijo que ambos líderes expresaron su oposición a las conversaciones sueltas de Rusia sobre el uso de armas nucleares en Ucrania.

PUBLICIDAD

“Hay un claro deseo por parte de Pekín de mostrar que quiere llevar la relación con EE.UU. a una base más estable”, dijo Raffaello Pantucci, profesor de la Escuela de Estudios Internacionales S. Rajaratnam de la Universidad Tecnológica de Nanyang en Singapur. “Todo esto es una señal para Occidente, más que una señal de distanciamiento de Putin. Es más bien una aclaración y una señal de que quieren encontrar un camino estable hacia adelante”.

--Con la ayuda de Lucille Liu, Jing Li, Yanping Li, Zibang Xiao, Sarah Zheng, Ilya Arkhipov y Samy Adghirni.

PUBLICIDAD