Actualidad

Isla refugio de Bankman-Fried es objeto de escrutinio tras desplome de FTX

La quiebra de una de las empresas más visibles del país isleño supone un duro golpe para el esfuerzo de años de construcción de un centro de divisas digitales

Sam Bankman-Fried, fundador y CEO de FTX Cryptocurrency Derivatives Exchange, habla durante una audiencia del Comité de Agricultura, Nutrición y Silvicultura del Senado en Washington, D.C., Estados Unidos, el miércoles 9 de febrero de 2022.
Por Katanga Johnson y Jennifer Epstein
19 de noviembre, 2022 | 07:14 PM

Bloomberg — Las Bahamas eran el lugar preferido de Sam Bankman-Fried. Alojado en su lujoso ático con nueve colegas de FTX, podía pasearse por Nassau sin ser molestado.

Y las Bahamas adoraban a Bankman-Fried, el prestigio de su imperio de criptomonedas y las potenciales fortunas que podría aportar.

La relación entre ambos, que parecía inocua, está ahora en el punto de mira tras la rápida desaparición de FTX, ya que los abogados de la bolsa de criptomonedas plantean que se ordenó la transferencia de algunos activos de FTX al gobierno de Bahamas tras la declaración de quiebra.

PUBLICIDAD

Asimismo, los abogados acusaron a Bankman-Fried de socavar los esfuerzos de reorganización con “tuiincesantes y perturbadores” que parecen estar dirigidos a alejar los activos del control del tribunal de EE.UU. en favor de uno de las Bahamas.

La quiebra de una de las empresas más visibles del país isleño supone un duro golpe para el esfuerzo de años de construcción de un centro de divisas digitales. Entrevistas con residentes locales muestran que la presencia de FTX se hizo sentir rápidamente en el poco más de un año desde que se instaló en Nassau, aunque no participaran en una plataforma utilizada en gran medida por inversores extranjeros.

“FTX había sido el emblema de lo que muchos veían como un emergente auge de las criptomonedas en las Bahamas”, dijo Amauri Frantz, un comerciante que reside en la isla. “Ninguno de los miembros de la comunidad inversora de aquí, sobre el terreno, habría tenido motivos para dudar de la capacidad de FTX para hacer realidad el sueño de que Bahamas se convirtiera en un centro de criptomonedas”.

PUBLICIDAD

Eso quedó claro hace siete meses, cuando Bankman-Fried y el primer ministro de Bahamas, Philip Davis, pusieron la primera piedra de un terreno que iba a ser un complejo en expansión para 1.000 trabajadores de FTX, con un hotel y una escuela. Simbolizaba la creciente importancia de la isla en el mundo de las criptomonedas, y se produjo la misma semana en que entusiastas de las monedas digitales, celebridades y políticos acudieron a Nassau para celebrar una deslumbrante cumbre.

La escena sobre el terreno es muy diferente estos días.

El lugar está prácticamente vacío. Ya se han echado los primeros cimientos de un edificio. Hay unas cuantas cabañas para el personal de construcción, aunque no había nadie en una tarde de esta semana.

El gobierno de las Bahamas ha dicho que los cambios en su marco regulador no habrían evitado la confusión. En un comunicado del jueves, la Comisión de Valores de las Bahamas dijo que tomó el control de los activos de FTX Digital Markets Ltd., que no forma parte de la quiebra estadounidense, para su custodia. El regulador dijo el 12 de noviembre que no había ordenado a la entidad que diera prioridad a los retiros para los clientes de Bahamas.

La oficina de Davis no respondió a las múltiples solicitudes de comentarios. En un discurso ante el parlamento el miércoles, el primer ministro dijo que tiene “toda la confianza en que Bahamas saldrá de los procedimientos que involucran a FTX (procedimientos que se están llevando a cabo aquí y en otras jurisdicciones) con una mejor reputación como una sólida jurisdicción de activos digitales”.

Un “gran chapuzón”

Las Bahamas, con una población de unos 400.000 habitantes, ha desempeñado un papel pionero en la experimentación con el dinero electrónico: en 2020, lanzó el dólar de arena, una de las primeras monedas digitales del banco central del mundo, superando en seis meses al renminbi digital de China. Pero la decisión de FTX de trasladar su sede allí en septiembre de 2021 fue un golpe de efecto. Bankman-Fried dijo a la publicación de criptomonedas Blockworks que se sintió atraído por la regulación más amigable del país y las restricciones menos estrictas de Covid que Hong Kong, donde se había ubicado.

PUBLICIDAD

FTX dejó claro que planeaba estar allí a largo plazo, ya que empezó a comprar propiedades inmobiliarias en el oeste de Nassau. A medida que la empresa reclamaba agresivamente espacio de oficinas en el Centro Corporativo Veridian, los lugareños empezaron a tener la sensación de que estaban viendo algo inusual.

“Puedes apostar tu último dólar a que todo el mundo se sentó y prestó atención”, dijo Nikki Boeuf, presidenta de la Asociación Inmobiliaria de Bahamas y agente de Berkshire Hathaway HomeServices Bahamas.

La empresa también empezó a comprar propiedades residenciales de lujo, haciendo “un gran chapoteo en un pequeño estanque” del mercado de la isla, dijo Boeuf, que no participó en ninguna de las transacciones pero ha hablado con agentes que sí lo hicieron. Sólo algunas de las compras de propiedades han salido a la luz pública, incluyendo al menos US$74,2 millones en condominios, casas, espacio de oficinas y terrenos en 2022, según un documento reportado por The Block.

PUBLICIDAD

Las compras de bienes inmuebles fueron señaladas en una presentación ante el tribunal de quiebras el jueves por el nuevo director ejecutivo de FTX Group, John J. Ray III, quien denunció la defectuosa supervisión de la empresa y el mal uso de los fondos corporativos. Algunos de los bienes inmuebles estaban registrados a nombre de empleados y asesores de FTX, escribió.

Muchas de las viviendas se encontraban dentro de los límites del club Albany Bahamas, propiedad del multimillonario empresario británico Joe Lewis, del cantante Justin Timberlake y de los golfistas Tiger Woods y Ernie Els. Uno de los cuatro moldes del mundo de la escultura Charging Bull de Arturo di Modica (que se hizo famosa desde su posición en el Bajo Manhattan) se encuentra cerca del puerto deportivo del complejo y su campo de golf fue diseñado por Els. El ático de cinco dormitorios de Bankman-Fried, que tiene su propia piscina, se cotizaba por casi 40 millones de dólares antes de la llegada del FTX.

PUBLICIDAD

En una entrevista realizada en agosto en el programa de Bloomberg “The David Rubenstein Show: Peer-to-Peer Conversations”, Bankman-Fried describió las Bahamas como un lugar “bastante fácil de vivir”, señalando que se le reconoce en Nassau pero que también puede caminar por la calle y tiene privacidad allí. Preguntado por la “situación del dormitorio” en su ático, dijo que es una forma útil de socializar y relajarse por la noche.

“No tengo suficiente tiempo libre como para pensar mucho en hacer vida social”, dijo. “Así que es... es útil si está ahí de forma pasiva”.

Raíces locales

FTX también se esforzó por echar raíces locales. La empresa, en colaboración con una organización local sin ánimo de lucro, se comprometió a ampliar y revitalizar un centro comunitario en Bain & Grants Town, en Nassau, un distrito sin salida al mar que es más pobre que algunas de las zonas ribereñas.

PUBLICIDAD

El proyecto preveía un nuevo espacio para programas educativos y servicios de distribución de alimentos, y se esperaba que las obras estuvieran terminadas para el otoño. Sin embargo, se hizo poco, aparte de pagar por la jardinería de los terrenos, dijo una persona con conocimiento del asunto.

Los residentes dicen que el gobierno anunció la llegada de FTX. Promovió “la rápida expansión y la presencia de FTX HQ en Nassau como una oportunidad para los bahameños”, dijo Charles Johnson, de 44 años, propietario de uno de los gimnasios de CrossFit de la isla, Da Box.

“Pero muchos bahameños no podían decir honestamente que se involucraran con la plataforma de una manera sustantiva”, dijo. “Seguía siendo sobre todo una plataforma para inversores extranjeros”.

PUBLICIDAD

Inauguraciones

Un estudiante de derecho de la isla, que pidió permanecer en el anonimato, dijo que, aunque el gobierno señaló el FTX como una oportunidad de crecimiento, también dio la impresión de que se movería con cautela.

Sin embargo, lo que siguió fue una avalancha de inauguraciones de nuevos proyectos de construcción cuando el FTX llegó a la isla. Los activos digitales también fueron promocionados por el gobierno como una oportunidad de inversión.

Quizás el punto álgido de la emoción se produjo a finales de abril, con la cumbre de Crypto Bahamas, repleta de celebridades, y la ceremonia de la nueva sede de FTX. En la ceremonia de inauguración, Bankman-Fried tuiteó una foto de la vista de las aguas turquesas y Davis promocionó las “huellas positivas” que la empresa ha dejado en todo el país.

Davis dio anunció en la conferencia Crypto Bahamas días después, afirmando que el país “no solo está abierto y listo para los negocios, sino que se está moviendo a la vanguardia de esta era más emocionante de innovación de activos digitales”, según una noticia publicada en el Nassau Guardian. El evento, patrocinado por FTX y SALT, atrajo a personalidades como Bill Clinton, Tony Blair, Tom Brady y Katy Perry. Según se informa, las entradas costaban 3.000 dólares por cabeza.

Los visitantes de la isla relacionados con las criptomonedas son ahora muy diferentes.

Franklyn Lightbourne, de 52 años, que dirige una empresa de viajes y un servicio de taxis en Nassau, dijo que en las 24 horas siguientes a la difusión de la noticia de los problemas del FTX en la prensa local, empezó a reservar pasajeros que le hicieron su primera pregunta: “¿Usted o alguien a quien va a recoger tiene una cuenta FTX?”. El conductor continuó explicando que algunos de los visitantes intentaban encontrar la forma de sacar dinero de la plataforma a través de los locales.

“Era como si los piratas hubieran desembarcado en nuestras costas con la esperanza de encontrar oro”, dijo.

Con la asistencia de Steven Church.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD