Actualidad

Ola de turistas en Japón hace que los hoteles y taxis busquen personal

El país reabrió las fronteras a los visitantes extranjeros en octubre

Pasajeros con equipaje se reúnen en el vestíbulo de llegadas del aeropuerto de Haneda en Tokio, Japón, el martes 11 de octubre de 2022.
Por Takahiko Hyuga
20 de noviembre, 2022 | 02:18 PM

Bloomberg — Las industrias del transporte y la hostelería de Japón están luchando por encontrar suficiente personal para seguir el ritmo de un repunte de la demanda, a medida que los turistas regresan al país tras la reapertura de las fronteras hace un mes.

El número de personas que trabajan en hoteles y posadas está un 30% por debajo de los niveles anteriores a la pandemia, según la Fundación de Alojamiento y Hospedaje de Japón, mientras que las aerolíneas y los operadores de autobuses turísticos informan de que las reservas están completas.

Hasta cierto punto, las dificultades de Japón son un reflejo de lo que se vivió en EE.UU. y Europa durante el verano, cuando el repunte de viajeros desbordó a los aeropuertos y a las empresas de viajes que habían recortado su personal. Aunque Japón no se cerró del todo, el mercado laboral ya era escaso y la gente encontró otros trabajos fácilmente disponibles. Ahora, con las fronteras totalmente abiertas a los viajeros vacunados desde el 11 de octubre, el país insular está preparado para ver un boom turístico, gracias a la fuerte demanda y a un yen más débil que está haciendo que el país sea más asequible.

PUBLICIDAD

“Va a ser difícil coger taxis si los visitantes extranjeros vuelven a los niveles anteriores al coronavirus”, dijo Kazuki Otsuka, CEO de Daiwa Motor Transportation Co., uno de los mayores operadores de taxis y limusinas del país.

Repunte de los turistas entrantes tras apenas moverse desde principios de 2020dfd

El número de turistas que entraron en Japón se disparó a 288.900 el mes pasado, más de 15 veces que el año anterior, según datos de inmigración obtenidos por Fuji News Network. Las cifras oficiales de la Organización Nacional de Turismo de Japón se publicarán el miércoles.

La cifra reportada aún palidece en comparación con el récord de 32 millones de visitantes entrantes que Japón vio durante el pico de un boom turístico en 2019. Con la economía de la nación contrayéndose inesperadamente el último trimestre, la perspectiva de un renovado gasto entrante de los turistas extranjeros ofrece un punto brillante.

PUBLICIDAD

Ya había indicios de un repunte, incluso antes de la reapertura de octubre. El gasto en viajes al extranjero, definido como el gasto en bienes y servicios de los no residentes durante sus visitas, aumentó un 51% en septiembre, hasta los 63.900 millones de yenes (US$455 millones), respecto al año anterior, según los datos de la balanza de pagos del Ministerio de Finanzas.

ANA Holdings Inc., que ha cedido personal a otros sectores mientras la compañía reducía sus vuelos, los está retirando ahora mientras vuelve a añadir rutas. Los vuelos a Narita desde Hong Kong están casi completos desde el 11 de octubre, según un portavoz de la aerolínea.

“Las agencias de viajes nos están inundando con reservas y nuestro calendario se está llenando este año y los dos próximos”, dijo Shinji Ohgami, un directivo de Ryobi Holdings Co., que opera 700 autobuses en todo el país y tiene 8.500 empleados. Según Ohgami, en el sector sólo hay 3 conductores por cada 20 autobuses.

 Hoshino Resorts dfd

Tabist, una empresa de gestión hotelera respaldada por SoftBank Group Corp. (9984) y la empresa india OYO Hotels, prevé que la demanda de sus establecimientos se dispare hasta 1,5 millones de turistas desde los cientos de miles actuales, incluso sin los visitantes de China, donde los viajes de entrada y salida del país siguen estando restringidos. “Nuestro sector redujo todos los recursos de gestión, incluyendo personas, bienes y dinero, durante los últimos dos años y medio”, dijo el presidente de Tabist, Ryota Tanozaki.

Según Otsuka, Daiwa Motor quiere incorporar más conductores, entre ellos licenciados universitarios y contratados a mitad de carrera. Para atraer al personal, la empresa de taxis está rediseñando sus uniformes y promoviendo un programa que permite a los empleados obtener un MBA a costa de la empresa.

“No tenemos más remedio que trabajar duro y perseverar”, dijo Otsuka.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD