Actualidad

Corte Suprema británica rechaza petición de Escocia para votar su independencia

El máximo tribunal dijo que el gobierno escocés no puede convocar una segunda votación

Todos bajo una misma pancarta: la marcha independentista se celebra en el centro de Glasgow
Por Katharine Gemmell y Alastair Reed
23 de noviembre, 2022 | 11:34 AM

Bloomberg — Los más altos jueces del Reino Unido desecharon un intento del gobierno escocés de pasar por encima de Westminster y convocar un segundo referéndum de independencia, frustrando el plan de la líder Nicola Sturgeon para una votación el próximo año.

La Corte Suprema recibió una petición del máximo asesor jurídico de Escocia para que evaluara si el Parlamento escocés tenía competencias para legislar unilateralmente un referéndum consultivo. El tribunal, con sede en Londres, dictaminó por unanimidad que una votación tendría que ser aprobada por el Gobierno del Reino Unido, como ocurrió cuando Escocia celebró un referéndum anterior en 2014.

“El Parlamento escocés no tiene el poder de legislar para un referéndum sobre la independencia de Escocia”, dijo el juez Robert Reed en su resumen de la sentencia en una audiencia el miércoles. “Incluso si el referéndum no tiene consecuencias legales inmediatas, sería un evento político con importantes consecuencias políticas”, dictaminó el tribunal.

PUBLICIDAD

La decisión supondrá un alivio para el Primer Ministro Rishi Sunak en su intento de restablecer la confianza de los inversores en el Reino Unido. Al igual que sus predecesores, Sunak ha dicho que no concedería permiso para otro referéndum sobre la unión de Escocia con Inglaterra y Gales, que tiene tres siglos de antigüedad.

Sturgeon dice que a su nación se le niega un derecho democrático después de que Escocia votara en contra del Brexit y su Partido Nacional Escocés siguiera triunfando en las elecciones posteriores. Ella dijo que el fallo del tribunal muestra que el Reino Unido no es una asociación voluntaria de naciones y prometió encontrar otra ruta para un referéndum legal.

Próximo paso

En una conferencia de prensa en Edimburgo, a veces tensa, la líder del SNP reiteró que su plan ahora es convertir las próximas elecciones generales del Reino Unido en un referéndum de facto sobre la independencia y que consultará con expertos sobre cómo podría funcionar.

PUBLICIDAD

Admitiendo que la sentencia era un “trago duro” para sus partidarios, dijo que “planteaba cuestiones profundamente incómodas” sobre el futuro de un Reino Unido en el que se ignora la voluntad de sus naciones constituyentes. “Cuanto más desprecio muestre el establishment de Westminster por la democracia escocesa, más seguro será que Escocia vote ‘sí’ cuando haya que elegir”, dijo.

Dado que Escocia está dividida a grandes rasgos sobre la cuestión de la independencia, convertir las próximas elecciones en una especie de votación independentista es una apuesta de Sturgeon.

Sturgeon ha estado bajo la presión de las facciones de su partido que desean forzar la cuestión de una votación para separarse del resto del Reino Unido. Se convirtió en líder del SNP y primera ministra escocesa en 2014 tras la última votación de independencia, en la que los escoceses optaron por permanecer en el Reino Unido por un 55% contra un 45%.

Desde entonces, ha convertido a su partido en una formidable máquina electoral y sigue pareciendo inexpugnable en Escocia. Sturgeon dijo que su SNP renovará su campaña para hacer valer su defensa de la democracia y celebrará una conferencia especial del partido en el nuevo año para discutir y acordar los detalles del referéndum de facto propuesto.

Recientemente, los partidos de la oposición han atacado a Sturgeon por la situación de la sanidad en Escocia, la huelga de profesores prevista para el jueves y el escándalo de la compra de transbordadores. Sturgeon culpa a la gestión del Brexit y de la economía por parte del gobernante Partido Conservador del malestar del Reino Unido.

“La gente en Escocia quiere que sus dos gobiernos concentren toda la atención y los recursos en los asuntos que más les importan”, dijo por correo electrónico tras el fallo Alister Jack, secretario para Escocia en el Gobierno británico.

PUBLICIDAD

Con la asistencia de Greg Ritchie y Kitty Donaldson.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD