Asia

China reducirá cuarentenas y pruebas en un nuevo plan contra el Covid-19

El gobierno también podría estudiar la posibilidad de reducir o incluso suprimir la necesidad de que los ciudadanos escaneén códigos sanitarios cada vez que entren en lugares públicos

Un manifestante sostiene un cartel en blanco y corea consignas durante una protesta en Pekín, el 28 de noviembre.
Por Bloomberg News
06 de diciembre, 2022 | 10:06 PM

Bloomberg — China está a punto de anunciar hoy mismo una nueva relajación de las medidas de control del virus Covid, que incluirá la posibilidad de que algunas personas infectadas permanezcan en cuarentena domiciliaria como política nacional y la reducción de las pruebas innecesarias, según personas familiarizadas con el asunto, en un momento en que el gobierno sigue relajando rápidamente su estrategia de tolerancia cero en medio del creciente descontento público.

En uno de los cambios clave que se anunciarán esta semana, los pacientes de bajo riesgo que den positivo podrán permanecer en cuarentena en su domicilio en lugar de ser enviados a un centro de aislamiento, dijeron estas personas, que pidieron no ser citadas porque no están autorizadas a hablar públicamente. También se reducirán las pruebas PCR, excepto para los grupos de alto riesgo.

China también podría estudiar la posibilidad de reducir o incluso suprimir la necesidad de que los ciudadanos escaneen los códigos sanitarios a través de una aplicación de teléfono inteligente cada vez que entren en lugares públicos, dijo una de las personas.

PUBLICIDAD

No fue posible contactar de inmediato con la Comisión Nacional de Salud para recabar sus comentarios.

Tras conocerse la noticia, el yuan se apreció un 0,3%, en torno a 6,98 por dólar, mientras que la rentabilidad de la deuda pública a diez años bajó un punto básico.

Los cambios previstos por China se producen después de que en las dos últimas semanas las principales ciudades, desde Pekín a Shangai y Shenzhen, dieran marcha atrás rápidamente en políticas como las pruebas masivas y los cierres generalizados que han caracterizado el enfoque punitivo de China. La adhesión a Covid Cero ha lastrado la economía, ha provocado una agitación social sin precedentes en las últimas semanas y ha dejado a la segunda economía mundial cada vez más aislada del resto del mundo, que en su mayor parte ha dejado atrás la pandemia.

PUBLICIDAD

La concesión del aislamiento domiciliario se introdujo por primera vez la semana pasada en Pekín, la capital, cuando los centros de cuarentena centralizados se quedaron sin espacio ante el aumento de los casos. Extender la norma a todo el país tan rápidamente representa un cambio importante respecto a una práctica fundamental de la estrategia de eliminación.

Cuando el virus apareció por primera vez en la ciudad de Wuhan, en el centro de China, en 2019, el brote solo pudo erradicarse cuando las autoridades empezaron a trasladar a todas las personas infectadas a campos de cuarentena. Pronto se convirtió en un principio central en los lugares que lograron eliminar la propagación en la primera fase de la pandemia, desde Singapur hasta Australia.

Reuters informó anteriormente de que esta semana se anunciarían 10 nuevas medidas de flexibilización de Covid, y los rumores de reapertura han seguido arremolinándose entre los inversores chinos, provocando el mejor repunte mensual de las acciones chinas cotizadas en Hong Kong en noviembre desde 2003.

Las medidas propuestas también sugieren que el gobierno está dispuesto a tolerar un mayor número de casos para evitar más agitación social y económica. El país notificó 24.440 casos el martes, frente a los 27.164 del lunes, aunque es posible que esta cifra sea inferior a la real, dado el fin de las campañas de detección masiva. Las infecciones han disminuido en cada uno de los últimos nueve días desde que alcanzaron el récord de 38.808 el 27 de noviembre.

La disposición a tolerar cifras elevadas de casos dista mucho de la de principios de año, cuando se cerraban barrios o ciudades enteras ante la aparición de un solo caso. A principios de año, Shanghái sufrió un agotador cierre de dos meses que confinó en sus hogares a la mayoría de los 25 millones de habitantes de la ciudad y perturbó el funcionamiento de empresas como Tesla Inc. (TSLA) y Sony Corp. (SONY).

Un enfoque más relajado del virus también puede ayudar a cambiar la percepción pública del Covid-19 de una grave amenaza para la salud a una enfermedad más común, un giro crucial que allana el camino para que China se una al resto del mundo en la convivencia con el virus.

PUBLICIDAD

El miedo de gran parte de la población china al Covid se debe en gran parte al propio gobierno, ya que la propaganda estatal ha pintado la enfermedad como temible y la aceptación occidental de la misma -y los millones de muertes en EE.UU. y Europa- como un fallo moral. Pero a medida que otros países han ido superando la pandemia, cada vez más personas se preguntan por qué China vive en una realidad alternativa, lo que aumenta la presión sobre las autoridades.

La adhesión de China a Covid Cero ha afectado a la actividad empresarial, mermando la confianza de los consumidores y las empresas al verse atrapados en un ciclo de brotes y cierres patronales. El coste de las omnipresentes pruebas PCR ha empeorado la salud financiera de los gobiernos locales, mientras que los trágicos incidentes achacados a los controles Covid, como un incendio en Xinjiang en el que murieron 10 personas, han intensificado la ira pública.

En las últimas semanas han estallado disturbios sociales en las principales ciudades, desde centenares de personas en las calles pidiendo a gritos la dimisión del Presidente Xi Jinping hasta pequeñas muestras de rebeldía de vecinos que se unieron para impedir el cierre de sus viviendas.

--Con la colaboración de Neha D’silva y Tian Chen.

PUBLICIDAD