Tecnología

Elon Musk finalmente se está quedando sin combustible en Twitter

El nuevo propietario de la red social y hasta hace poco la persona más rica del mundo anunció sus planes de buscar a otra persona para dirigir la red social

Musk
Por Kurt Wagner
21 de diciembre, 2022 | 09:05 AM

Bloomberg — Elon Musk, nuevo propietario de Twitter Inc. y hasta hace poco la persona más rica del mundo, ha pasado la mayor parte de los dos últimos meses volcando su tiempo, energía y finanzas en la red social de mayor perfil de Internet. Pero, finalmente, parece que a Musk se le está acabando el combustible.

El martes por la noche anunció sus planes de buscar a otra persona para dirigir la empresa. Se adhería así a los resultados de su propia encuesta en Twitter, que mostraba que casi el 58% de los votantes querían que dimitiera. Durante las 12 horas que permaneció abierta la encuesta, Musk tuiteó sin descanso, mostrándose como un hombre agotado y escéptico de que la empresa por la que pagó US$ 44.000 millones hace apenas dos meses pueda siquiera mantener sus operaciones.

“La cuestión no es encontrar un CEO”, escribió poco después de que comenzara la encuesta el domingo por la tarde. “La cuestión es encontrar un CEO que pueda mantener Twitter con vida”. Cuando Lex Fridman, el popular investigador de IA y podcaster, se ofreció a dirigir Twitter en nombre de Musk, el CEO respondió que a Fridman “le debe gustar mucho el dolor”.

PUBLICIDAD

”Una pega: tienes que invertir los ahorros de tu vida en Twitter y lleva en la vía rápida hacia la bancarrota desde mayo”, añadió. “¿Todavía quieres el trabajo?”.

Musk se unió a Twitter Spaces, el servicio de audio en directo de la compañía, después de confirmar que se apartaría y explicó el aprieto financiero. Dijo que Twitter se enfrentaba a un flujo de caja negativo de unos US$ 3.000 millones el año que viene debido a sus planes de gasto y pago de intereses, razón por la que pasó las últimas semanas “recortando costes como un loco”. Ahora dijo que la compañía debería ser capaz de llegar aproximadamente al punto de equilibrio del flujo de caja el próximo año. “Esto será difícil”, declaró.

Musk ha tuiteado incesantemente durante su mandato, llevando consigo el ciclo de noticias. Se peleó con los medios de comunicación y filtró mensajes privados y correos electrónicos de sus propios empleados; se enfrentó a Apple Inc, restableció la cuenta del ex presidente Donald Trump basándose en los resultados de una encuesta en Twitter y recientemente empezó a hablar de la posibilidad de su propio asesinato. Musk tiene un don para convertirse en el principal tema de discusión de Twitter, incluso cuando no es su intención, como cuando fue abucheado en el espectáculo del cómico Dave Chapelle en San Francisco a principios de este mes.

PUBLICIDAD

Si el crecimiento de usuarios de Twitter ha aumentado desde que Musk se hizo cargo a finales de octubre, una afirmación que repite a menudo, es fácil suponer que la gente está allí para ver qué hace Musk a continuación. El resultado es similar a la presidencia de Trump, pero incluso Trump se tomaba un día libre para jugar al golf de vez en cuando.

Dirigir Twitter es un trabajo con una presión única, que implica tomar decisiones críticas para el discurso político mundial en un momento, y tomar una decisión sobre la visión del producto en el futuro. El ex consejero delegado Dick Costolo lo equiparó en una ocasión a los “años del perro”: un solo año al frente de Twitter era como trabajar siete años al timón de otra empresa, decía.

Con Musk, sin embargo, se parecen más a años luz, con el caos desatado durante todo el día, y también por las tardes y los fines de semana. En el poco tiempo que Musk lleva controlando la empresa, casi todo lo que ha decidido ha suscitado un intenso debate, que a menudo ha desembocado en la revocación de esas mismas decisiones controvertidas.

Quienes han trabajado con él estos dos últimos meses describen a un líder impulsivo, errático y, en última instancia, mal preparado para los retos que plantea Twitter, que incluyen lidiar con el discurso en Internet y con una base de usuarios cuyos usuarios avanzados dedican gran parte de su tiempo a escribir y comentar sobre la propia empresa. A pesar de haber pasado meses preparándose para la eventualidad de que acabara siendo el propietario de Twitter, Musk se presentó en gran medida sin un plan, dicen.

Eso es evidente cuando se examina el enfoque de Musk del negocio de Twitter, que era rentable a principios de año, pero que a principios de noviembre perdía US$ 4 millones al día, según los cálculos de Musk. Las propias bufonadas de Musk han ahuyentado a los anunciantes de Twitter; ha tuiteado información errónea, ha publicado chistes sobre masturbación y ha hecho chapuzas con el programa de verificación de Twitter al permitir que cuentas falsas se hicieran pasar por grandes marcas.

Si a esto le añadimos la deuda que Musk contrajo para comprar la empresa - que se traduce en US$ 1.200 millones en pagos anuales estimados para Twitter -, es posible que la empresa se encuentre en la “vía rápida hacia la quiebra”, como la ha calificado Musk.

PUBLICIDAD

Parte del problema puede ser que Musk simplemente no tiene el tiempo necesario para dirigir una empresa con tantos problemas como Twitter. “Estamos viendo a alguien que es un genio de la tecnología que está al límite de sus fuerzas: está sobrecargado”, dijo Jeffrey Sonnenfeld, profesor de estudios de liderazgo y gestión en Yale que ha seguido de cerca la carrera de Musk. El anterior consejero delegado, Jack Dorsey, atrajo la atención de los inversores activistas por tener dos empleos. Musk, por el contrario, tiene al menos tres, y varias otras aficiones que le roban tiempo. Tesla Inc, de lejos su participación más valiosa, ha sufrido mucho. Sus acciones se han desplomado más de un 60% este año, incluida una caída del 8,1% el martes.

Musk ha sido impulsivo y autodestructivo durante su breve mandato al frente de Twitter, añadió Sonnenfeld, una combinación que ha provocado la pérdida de confianza de los anunciantes. La respuesta de Musk ha sido distraer a la gente de los problemas de Twitter, una habilidad que domina en sus otras empresas, donde hace todo tipo de promesas que no se cumplen pero que dejan a la gente optimista de que las cosas mejorarán pronto. “Desde lanzallamas hasta sopladores de hojas, está en el negocio de la distracción”, dijo Sonnenfeld. “Con Twitter, se agita peor que nunca, como un animal herido en una esquina”.

Aunque el papel de Musk como consejero delegado ha creado todo tipo de incertidumbres para Twitter, también lo hace su decisión de dimitir. Es posible que Twitter encuentre un consejero delegado más predecible y estable que pueda atraer de nuevo a los temidos anunciantes y poner en marcha políticas de contenido bien pensadas que hayan tardado más de un par de horas en compilarse. El objetivo de la privatización de Twitter era permitir a la empresa hacer cambios sin las presiones de Wall Street.

PUBLICIDAD

Quizá pueda decirse lo mismo de evitar el escrutinio que conlleva tener un consejero delegado que es también una de las personas más famosas y polarizadoras del mundo.Encontrar al líder adecuado será clave, sin embargo, y los tuits de Musk sobre una posible bancarrota sugieren que Twitter no tiene mucho tiempo para averiguarlo. Algunos de los partidarios de Musk creen que la encuesta era sólo parte de su plan maestro, aunque el propio Musk sugirió lo contrario. “Nadie quiere el trabajo que realmente pueda mantener Twitter vivo”, tuiteó el domingo. “No hay sucesor.”

Para Twitter, donde la base de empleados ha sido diezmada, la perspectiva de un CEO “misterioso” puede ser tan desconcertante como dejar a Musk al mando. Aunque Musk ha aprendido por las malas que dirigir Twitter es una tarea exasperante, también ha conseguido que la empresa esté más de moda que nunca. Con Musk al mando, Twitter al menos tiene eso a su favor.Y es probable que siga así. Musk dice que se quedará para ayudar a Twitter con el software y los servidores, “tan pronto como encuentre a alguien lo suficientemente tonto como para aceptar el trabajo” en la cima.

-- Con la colaboración de Ashlee Vance y Vlad Savov

PUBLICIDAD