Actualidad

Una moda de TikTok agota la Ozempic y deja mareados y asustados a los diabéticos

Una nueva tendencia en la red social agotó la medicina de diabéticos Ozempic, pues la están prescribiendo para la pérdida de peso

El medicamento está siendo adquirido para adelgazar.
Por Emma Court
22 de diciembre, 2022 | 07:17 PM

Bloomberg — Shane Anthony, un mecánico de automóvil de 57 años de edad, hace más de un mes que no puede obtener su medicamento para la diabetes.

Un inyectable, Ozempic, que permite controlar los índices de azúcar sanguíneo en los diabéticos tipo 2, escasea desde hace 4 meses, de acuerdo con la información contenida en la base de datos de la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA, por sus siglas en inglés), y se encuentra en espera de pedido en la farmacia de Anthony en Seattle. Sin la medicina fabricada por Novo Nordisk A/S, ha padecido recurrentes vértigos mientras arreglaba los automóviles. Los fármacos alternativos están desabastecidos o no los cubre su seguro.

VER +
Se abre debate sobre beneficios del medicamento para el Alzheimer de Eisai y Biogen

Aunque el incremento en la demanda y los atrasos en el abastecimiento han causado la carencia de numerosos fármacos, desde la amoxicilina hasta el Adderall, la causa de la ausencia de determinados productos para la diabetes es inusual, los doctores los prescriben a personas que no padecen diabetes y quieren utilizarlos para adelgazar.

“Toda esta gente famosa, celebridades que no tienen necesidad de adelgazar, van y lo adquieren”, explicó Anthony. “Yo lo necesito para permanecer saludable y no morirme”.

PUBLICIDAD

Para los más de 35 millones de personas que viven con diabetes tipo 2, la escasez ha agregado una capa más al manejo de una enfermedad crónica ya complicada y costosa. También han expuesto las debilidades en el uso de recetas fuera de etiqueta en Estados Unidos, lo que permite a los médicos distribuir medicamentos para tratar una afección diferente a la que fueron aprobados oficialmente. Cuando esos medicamentos son difíciles de encontrar debido a la exageración de las celebridades y las redes sociales, los pacientes con diabetes sufren.

Ozempic, conocido genéricamente como semaglutida, pertenece a una clase de medicamentos para la diabetes conocidos como agonistas del receptor GLP-1 que existen desde hace casi dos décadas. Fue aprobado por primera vez en los EE.UU. en 2017 para su uso en personas con diabetes tipo 2. Ozempic imita una hormona involucrada en el apetito y la alimentación, lo que ayuda a estimular la producción de insulina y reduce los niveles de glucosa en sangre de los pacientes. También a menudo los lleva a perder kilos.

Francisco Prieto, médico de familia en Sacramento, California, atiende al menos a una persona con diabetes por semana que tiene problemas para surtir su receta de Ozempic. Los pacientes llamarán a varias farmacias y conducirán por la ciudad para ver si hay existencias, pero algunos aún no han podido obtenerlo, dijo Prieto, quien también realiza trabajo de defensa para la Asociación Estadounidense de Diabetes.

PUBLICIDAD

Recientemente, uno de los pacientes de Prieto experimentó un retraso de tres semanas para obtener una receta de Trulicity, un medicamento similar para la diabetes tipo 2 que también está experimentando una mayor demanda para el uso de la pérdida de peso. Prieto prescribió una dosis más baja y recomendó que el paciente tomara dos inyecciones a la semana. Describió el compromiso como “menos que ideal, pero mejor que nada”.

VER +
Dos estudios vinculan a Covid-19 con diabetes tipo 1 en niños y adolescentes
Ozempicdfd

Sin sus medicamentos, los pacientes con diabetes podrían correr un mayor riesgo de enfermedades cardíacas, ataques cardíacos, infecciones como el Covid-19, discapacidad e incluso la muerte, dijo Prieto. Y si bien obtener una receta diferente puede ser una opción, puede presentar nuevos obstáculos, incluida la cobertura de seguro y un control más estricto en caso de que la alternativa no funcione tan bien.

Tanto los usuarios nuevos como los establecidos de Ozempic se ven afectados por interrupciones periódicas del suministro. Un representante del fabricante Novo Nordisk dijo en un comunicado que se espera que los problemas continúen hasta enero. La compañía citó una “demanda increíble” y limitaciones de capacidad a corto plazo en algunas fábricas, y dijo que está invirtiendo para hacer crecer la fabricación.

Hay disponibles dosis más altas de Ozempic que normalmente no se administran a nuevos pacientes, y los otros medicamentos GLP-1 de Novo para la diabetes no son escasos, aunque puede haber demoras normales en las farmacias, dijo la compañía. En una presentación de ganancias en noviembre, Novo dijo que sus ventas, medidas en coronas danesas, crecieron un 26% en los primeros nueve meses del año, en gran parte debido a una mayor demanda de Ozempic y otros medicamentos para la diabetes.

VER +
Fármaco de Roche para el Alzheimer fracasa en un nuevo golpe para el sector

Trulicity y Mounjaro de Eli Lilly & Co. (LLY), ambos aprobados para tratar la diabetes tipo 2, también están experimentando una demanda que está provocando pedidos atrasados de algunas dosis en las farmacias, dijo una portavoz de Lilly. Los medicamentos fueron catalogados como escasos por la FDA el jueves. Lilly no tiene problemas de cadena de suministro o de fabricación, aunque la compañía está trabajando para duplicar la capacidad de fabricación de la categoría para fines del próximo año, dijo la portavoz.

Aunque la prescripción fuera de etiqueta es común y legal en los EE.UU., ha creado problemas durante mucho tiempo. En los primeros meses de la pandemia de Covid-19, por ejemplo, las personas tomaron un medicamento no probado llamado hidroxicloroquina, que creían que ayudaba con el virus. Eso creó escasez para los pacientes que lo toman para el lupus y la artritis.

Ozempic es un buen candidato para el uso fuera de etiqueta para la obesidad, que también se considera una enfermedad y puede poner a las personas en mayor riesgo de otras afecciones: los anuncios oficiales del medicamento dicen que los pacientes pierden en promedio hasta 12 libras cuando lo toman. Simplemente, no está claro que todos los que usan el medicamento tengan una necesidad médica.

PUBLICIDAD
VER +
Hallan carcinógeno potencial en popular medicamento para diabetes

En TikTok, algunos videos con el hashtag Ozempic se han visto más de un millón de veces. Los spas médicos ofrecen la prescripción junto con inyecciones de Botox y depilación láser. Los anuncios patrocinados en Google prometen perder peso sin hacer ejercicio ni hacer dieta. Una cirujana plástica se jacta en Facebook de haber usado el medicamento para perder 10 libras que ganó durante el Covid-19 y dice que llamen a su oficina para comenzar.

La FDA no regula este tipo de recetas. Eso significa que muchas decisiones sobre qué hacer dependen de los individuos.

“¿Qué enfermedad es la más aguda y la más grave? ¿Cuál tiene alternativas? ¿Qué tan adecuadas son esas alternativas?” dijo Holly Fernandez Lynch, profesora asistente de ética médica y derecho en la Universidad de Pensilvania. “Este es el tipo de preguntas que lo ayudarían a determinar qué pacientes deberían tener acceso prioritario”.

Fernández Lynch dijo que un juicio dependería del caso individual. Pero aquellos que solo quieren perder algunas libras no deben tomar un recurso escaso que otra persona necesita, dijo.

PUBLICIDAD

En Seattle, Anthony recientemente pudo obtener un medicamento alternativo para la diabetes. Es un tratamiento mucho más antiguo que requiere inyecciones dos veces al día antes de las comidas, en lo que no tuvo que pensar con Ozempic y lo encontró desafiante. Es demasiado pronto para saber qué tan bien funcionará para él. También recibió una carta que decía que a partir de febrero, su farmacia necesitará un diagnóstico oficial de diabetes tipo 2 para surtir una receta de Ozempic.

Prieto, el médico de familia, dijo que sus pacientes están asustados y alarmados por la escasez, especialmente si el medicamento realmente ha ayudado a mejorar su salud.

PUBLICIDAD

“En este momento, la diabetes es el mayor peligro, y esas personas tienen una mayor necesidad del medicamento”, dijo.

Lea más en Bloomberg.com