Brasil en español

Cinco puntos clave del discurso de Lula que deben marcar el tono de su tercer mandato

El Presidente afirmó que el Estado volverá a desempeñar un papel protagonista en la economía e invertirá en la reindustrialización del país y en que Brasil recupere su protagonismo en la comunidad internacional

Luiz Inacio Lula da Silva, presidente de Brasil
01 de enero, 2023 | 07:50 PM

Lea esta historia en

Portugués

En sus primeros discursos tras la toma de posesión, el primero dirigido al Congreso y el segundo al público presente en la ceremonia al aire libre, el ahora Presidente Luiz Inácio Lula da Silva (PT) dijo cuáles serán las prioridades de su gobierno y qué propuestas deberá presentar a los parlamentarios en el primer momento de su mandato.

Lula hizo hincapié en la reconstrucción de la democracia, la lucha contra el hambre, la recuperación del papel del Estado como inductor del crecimiento y la defensa del medio ambiente.

Vea a continuación los puntos principales:

PUBLICIDAD

1. límite de gasto

Lula no habló mucho del techo de gasto, pero fue directo: calificó el ancla fiscal de “estupidez” y dijo que será derogada en su gobierno. En su discurso ante el Congreso, se quejaba de la falta de inversión pública en el SUS, cuando dijo: “El SUS es probablemente la más democrática de las instituciones creadas por la Constitución de 1988. Por eso, sin duda, ha sido la más perseguida desde entonces, y también la más perjudicada por una estupidez llamada techo de gasto, que tendremos que derogar”.

El techo se creó en 2017, a través de una Enmienda a la Constitución, para prohibir el aumento del gasto público por encima de la inflación durante 20 años. Pero el techo fue burlado por el gobierno de Jair Bolsonaro (PL). Según el Instituto Brasileño de Economía de la FGV (Ibre), el Gobierno de Bolsonaro ha superado el techo en 795.000 millones de reales en sus cuatro años.

El gobierno de Lula aún no ha dicho qué régimen piensa proponer para sustituir el techo. Pero el PEC de Transición, promulgado en diciembre de 2022 para hacer espacio en el Presupuesto para reajustar el salario mínimo y pagar el Subsidio Familiar de 600 reales en 2023, dice que el gobierno tiene hasta septiembre para proponer un nuevo régimen fiscal.

PUBLICIDAD

2. Reindustrialización

”Brasil es demasiado grande para renunciar a su potencial productivo. No tiene sentido importar combustibles, fertilizantes, plataformas petrolíferas, microprocesadores, aviones y satélites. Tenemos suficiente capacidad técnica, capital y mercado para reanudar la industrialización y la oferta de servicios a un nivel competitivo. Brasil puede y debe estar en la vanguardia de la economía mundial”, afirmó el Presidente.

Con este discurso, Lula dice al Congreso que pretende adoptar medidas para invertir el conocido proceso de desindustrialización que atraviesa Brasil. Según la Encuesta Industrial Anual de Empresas (PIA) del IBGE, entre 2010 y 2020 cerrarán 9.579 industrias, lo que supone un millón de empleos menos.Según la Confederación Nacional de Industria (CNI), en 1985 la industria de transformación representaba el 36% del PIB brasileño. En 2021, el sector representaba el 11% del PIB.

En 1995, la producción industrial brasileña equivalía al 2,77% de la producción mundial, mientras que en 2021 pasó a ser del 1,28%.

En su discurso de este domingo ante el Congreso, Lula reforzó que su Gobierno asumirá el liderazgo en la tarea de reindustrializar el país: “Corresponderá al Estado articular la transición digital y llevar la industria brasileña al siglo XXI, con una política industrial que apoye la innovación, estimule la cooperación público-privada, fortalezca la ciencia y la tecnología y garantice el acceso a la financiación a costes adecuados.”

3. Lucha contra el hambre

Lula comenzó su discurso ante el Congreso recordando que hace 20 años, cuando asumió por primera vez la presidencia, pretendía hacer realidad los preceptos constitucionales, “empezando por el derecho a una vida digna, sin hambre, con acceso al empleo, a la salud y a la educación”. “Tener que repetir hoy este compromiso -ante el avance de la miseria y la vuelta del hambre, que habíamos superado- es el síntoma más grave de la devastación que se ha impuesto al país en los últimos años”.

Con esto, Lula se refiere a la Encuesta Nacional sobre Inseguridad Alimentaria en el Contexto de la Pandemia del Covid-19 en Brasil, un estudio divulgado en julio de 2022 por la Red Penssan.Según la encuesta, 33 millones de personas padecen inseguridad alimentaria grave. Teniendo en cuenta todas las personas que se encuentran en alguna situación de inseguridad alimentaria, este número asciende a 125,2 millones de personas, es decir, el 58% de toda la población brasileña.

PUBLICIDAD

Brasil había abandonado el Mapa del Hambre de la ONU en 2014, pero regresó a la clasificación con la pandemia del covid-19, que comenzó en marzo de 2020.En su discurso, Lula dijo que trabajaría para resolver el problema mediante programas sociales.

El primer paso, dijo, fue la promulgación del PEC de Transición por el Congreso, que hizo espacio en el Presupuesto para el pago de los 600 reales del Bolsa Familia, más 150 reales adicionales por hijo.”Ninguna nación se ha levantado ni puede levantarse sobre la miseria de su pueblo”, afirmó el Presidente.

4. Calentamiento global

Lula también volvió a hablar de la idea de dar a Brasil un papel protagonista en la escena internacional mediante políticas de lucha contra la crisis climática y protección del medio ambiente.

PUBLICIDAD

”El mundo espera que Brasil vuelva a ser un líder en la lucha contra la crisis climática y un ejemplo de país social y ambientalmente responsable, capaz de promover el crecimiento económico con distribución de la renta, combatiendo el hambre y la pobreza, dentro del proceso democrático”, afirmó la presidenta.

Según la ONG Imazon, el área deforestada de la Amazonia Legal en 2022 fue la mayor en 15 años, alcanzando 10,7 mil kilómetros cuadrados de selva.

PUBLICIDAD

La solución presentada por Lula para resolver este problema es reutilizar los pastos degradados e invertir en la generación de energía limpia. Con ello, dijo, no sería necesario aumentar la deforestación ni detener la demarcación de tierras indígenas, como ha hecho el gobierno de Jair Bolsonaro (PL).

5. Papel del Estado en la economía

Lula también intentó dejar claro que, durante su gobierno, será el Estado el que inducirá la inversión para reanudar el crecimiento económico.

”Los bancos públicos, especialmente el BNDES, y las empresas que inducen el crecimiento y la innovación, como Petrobras, desempeñarán un papel fundamental en este nuevo ciclo”, dijo Lula.Con ello, el presidente pretende oponerse a la política económica de su predecesor. Entre 2018 y 2020, la participación del BNDES en el crédito para empresas cayó del 20,6% del stock total de crédito al 15,7%. Itaú y Bradesco, por su parte, en conjunto, pasaron del 21,6% en 2018 al 22,7% en 2020.

PUBLICIDAD

Al mismo tiempo, el BNDES reservó el 26% de sus recursos para los productores rurales y el 16% para los industriales en 2021. En 2009, la agroindustria recibió sólo el 5% de los recursos, mientras que la industria obtuvo el 47%.

Lula quiere cambiar este panorama: “Impulsaremos las pequeñas y medianas empresas, potencialmente las mayores generadoras de empleo e ingresos, el espíritu empresarial, el cooperativismo y la economía creativa. La rueda de la economía volverá a girar y el consumo popular desempeñará un papel central en este proceso”.

PUBLICIDAD