Brasil en español

Lula asume la presidencia de Brasil y llama al diálogo y a la defensa de la democracia

El Presidente Lula dice que retomará el papel del Estado como inductor de la economía y confirma planes de revocar el techo de gasto; vea otros momentos destacados

"Asumo el compromiso de, junto con el pueblo brasileño, reconstruir el país y volver a hacer un Brasil de todos y para todos", dijo
01 de enero, 2023 | 03:42 PM

Bloomberg Línea — Luiz Inácio Lula da Silva juró oficialmente como presidente de Brasil este domingo (1 de enero), en una sesión solemne en el Congreso, en Brasilia, conducida por Rodrigo Pacheco, presidente del Senado.

En la mesa del Congreso estaban el vicepresidente, Geraldo Alckmin, el presidente de la Cámara, Arthur Lira, la presidenta del Supremo Tribunal Federal (STF), Rosa Weber, el procurador general de la República, Augusto Aras, y el primer secretario de la Cámara, Luciano Bivar.

Tras cumplir su compromiso constitucional de respetar la Constitución y las leyes del país, Lula firmó el mandato y pronunció un discurso de cerca de media hora para citar los principales compromisos que asume en el inicio de su tercer mandato como presidente.

PUBLICIDAD

Lula dio a su discurso ante el Congreso un tono de reconstrucción de la democracia tras cuatro años de gobierno de Jair Bolsonaro.

El Presidente se refirió al periodo de su predecesor como un “proyecto de destrucción nacional” varias veces en su discurso. “Es sobre estas terribles ruinas que asumo el compromiso, junto con el pueblo brasileño, de reconstruir el país y hacer de nuevo un Brasil de todos y para todos”.

El presidente dijo que firmará “medidas para reorganizar las estructuras del Poder Ejecutivo, de modo que vuelvan a permitir que el gobierno funcione de manera racional, republicana y democrática”.

PUBLICIDAD

Límite de gastos

En el discurso, Lula elogió el Sistema Único de Salud (SUS) y lo calificó como “la más democrática de las instituciones creadas por la Constitución de 1988″.

“Seguramente por eso fue la más perseguida desde entonces y también la más perjudicada por una estupidez llamada Límite de Gastos, que revocaremos”, prometió.

El presidente también dijo que retomará el papel del Estado como inductor de la economía del país, un proyecto que, según él, Bolsonaro abandonó “en nombre de supuestas libertades individuales”.

Reanudación de las obras

“En diálogo con los 27 gobernadores, definiremos prioridades para reanudar irresponsablemente las obras paralizadas, que son más de 14 mil en el país. Retomaremos el programa Minha Casa Minha Vida y estructuraremos un nuevo PAC [el programa de obras de su segundo mandato] para generar empleos a la velocidad que Brasil requiere”, dijo el presidente.

La rueda de la economía volverá a girar y el consumo popular desempeñará un papel central en este proceso”, prosiguió.

“Dialogaremos de forma tripla – gobierno, centrales sindicales y empresas – sobre una nueva legislación laboral. Garantizar la libertad de emprender, junto con la protección social, es un gran reto en los tiempos actuales”.

PUBLICIDAD

Responsabilidad

Lula no utilizó la palabra “pacificación” en su discurso, como algunos líderes del Congreso esperaban que hiciera. El que habló de “mirar al futuro” fue el Presidente del Senado, Rodrigo Pacheco

Lula, por su parte, dijo que los próximos años estarán marcados por el respeto a la democracia, lo que significa exigir responsabilidades a quienes cometieron crímenes contra la democracia en los últimos cuatro años.

No llevamos ningún espíritu de venganza contra quienes intentaron someter a la nación a sus designios personales e ideológicos, pero garantizaremos el cumplimiento de las leyes. Los que se equivocaron responderán de sus errores, con amplio derecho de defensa, dentro del debido proceso legal”, dijo el presidente.

PUBLICIDAD

“El mandato que hemos recibido, frente a los adversarios inspirados por el fascismo, será defendido con los poderes que la Constitución confiere a la democracia”.

Reindustrialización

Lula dijo en su discurso que también pretende “retomar la industrialización y la oferta de servicios a un nivel competitivo” para recuperar el protagonismo económico internacional.

PUBLICIDAD

“Brasil es demasiado grande para renunciar a su potencial productivo. No tiene sentido importar combustibles, fertilizantes, plataformas petrolíferas, microprocesadores, aviones y satélites”, afirmó. “Corresponderá al Estado articular la transición digital y llevar la industria brasileña al siglo XXI, con una política industrial que apoye la innovación, estimule la cooperación público-privada, fortalezca la ciencia y la tecnología y garantice el acceso a la financiación a costes adecuados.”

‘Potencia ambiental’

El presidente reafirmó que pretende destacar las políticas medioambientales en su gobierno, en una estrategia para aliar el tema a la agenda de crecimiento económico. Según él, “ningún otro país reúne las condiciones de Brasil para convertirse en una gran potencia ambiental”.

“Iniciaremos la transición energética y ecológica hacia una agricultura y una minería sostenibles, una agricultura familiar más fuerte y una industria más verde”, afirmó.

PUBLICIDAD

“Nuestro objetivo es lograr la deforestación cero en la Amazonia y la emisión cero de gases de efecto invernadero en la matriz eléctrica, así como estimular la reutilización de pastos degradados. Brasil no necesita deforestar para mantener y ampliar su frontera agrícola estratégica”.

Calentamiento global y diplomacia

Lula también afirmó que su objetivo es convertir a Brasil en líder de la lucha contra la crisis climática. Según él, esto implicará buscar protagonismo en el debate internacional. Para él, “Brasil tiene que ser dueño de sí mismo y de su destino. Tiene que volver a ser un país soberano”.

“El mundo espera que Brasil vuelva a ser un líder en el enfrentamiento a la crisis climática y un ejemplo de país social y ambientalmente responsable, capaz de promover el crecimiento económico con distribución de renta, combatiendo el hambre y la pobreza”, afirmó.

PUBLICIDAD

Y concluyó: “nuestro protagonismo se materializará en la reanudación de la integración sudamericana, desde el Mercosur, la revitalización de Unasur y otras instancias de articulación soberana de la región”. Así podremos reconstruir un diálogo con Estados Unidos, la Comunidad Europea, China, los países del Este y otros actores globales; reforzando los BRICS, la cooperación con los países africanos y rompiendo el aislamiento al que fue relegado el país.

Te puede interesar

India y China: una historia de dos mercados para 2023

PUBLICIDAD