Brasil en español

Brasil se lleva la corona de rentabilidad bursátil en un año brutal para los mercados

Los inversores extranjeros han sido uno de los principales impulsores del repunte de este año, comprando US$19.000 millones netos en acciones brasileñas

Peatones caminan frente a la bolsa de valores Brasil Bolsa Balcao en Sao Paulo, Brasil, el viernes 25 de marzo de 2022.
Por Matt Turner
30 de diciembre, 2022 | 06:57 PM

Bloomberg — Brasil se alzó con la corona del mercado de renta variable más rentable de este año tras imponerse a sus competidores con un repunte tardío, en lo que han sido 12 meses brutales para la renta variable mundial.

El índice Ibovespa subió un 4,7% en moneda local, convirtiéndose en una de las pocas bolsas con más de US$500.000 millones de capitalización bursátil que terminaron en verde, superando las ganancias de las bolsas de la India y el Reino Unido, según datos recopilados por Bloomberg. El índice MSCI All-Country World se desplomó cerca de un 20% durante el mismo periodo, ya que los inversores se enfrentaron a una inflación galopante y a una rápida subida de los tipos de interés en todo el mundo.

Aunque la inflación de Brasil alcanzó un máximo de más del 12% en abril, su banco central inició un agresivo ciclo de subidas a principios de 2021 que ayudó a reducir la inflación a la mitad a finales de año, abriendo posiblemente un margen para recortes de tipos el año que viene. Esto, unido a unas valoraciones que se encuentran entre las más baratas del mundo, ha contribuido a estimular la demanda de acciones del país, incluso cuando la incertidumbre política sigue acechando.

PUBLICIDAD
Best in the World | Brazil's Ibovespa Index is 2022's top performing major equity benchmarkdfd

Las acciones brasileñas siguen siendo baratas en términos históricos, con una relación precio/beneficios a 12 meses de 6,7 veces, frente a una media de 10,8 veces en 10 años. Y los swaps prevén recortes de tipos a partir del segundo trimestre del próximo año.

Tras la victoria presidencial de Luiz Inácio Lula da Silva, los inversores han estado en vilo durante casi dos meses por la preocupación de que el aumento del gasto fiscal reavivara la inflación, lo que ha llevado al banco central a mantener los tipos de interés más altos de lo previsto.

“Es posible que la mayoría de los inversores esperen a tener la seguridad de que la política fiscal de Lula es suficientemente responsable antes de lanzarse, pero las valoraciones baratas sugieren que también se les está compensando por ese riesgo”, afirmó Hasnain Malik, estratega de Tellimer en Dubai.

PUBLICIDAD

Los inversores extranjeros han sido uno de los principales impulsores del repunte de este año, comprando US$19.000 millones netos en acciones brasileñas, la mayor cifra jamás registrada en los datos recopilados por Bloomberg desde 2009. Esto rompe una racha de cuatro años de ventas e incluye unos US$3.000 millones de compras netas en los dos meses transcurridos desde la elección de Lula.

Como era de esperar, el rendimiento superior de Brasil viene acompañado de un año de recuperación de Vale SA, el mayor valor del Ibovespa, con una ponderación de casi el 20%. Las acciones del gigante de la minería de mineral de hierro subieron un 14%, recuperándose de su peor año desde 2015 gracias en gran parte al aumento de los precios de los metales básicos desde que Rusia invadió Ucrania y, más recientemente, al optimismo de que el fin de las políticas Covid Cero en China estimulará la demanda.

La enorme ponderación de Vale en el índice de referencia brasileño ayudó a disimular las pérdidas registradas por muchos de sus otros miembros. De los 91 valores del índice, cerca de dos tercios terminaron el año en números rojos, incluido el productor de petróleo controlado por el Estado, Petroleo Brasileiro SA, que se tambaleó en las últimas semanas en medio de la preocupación por la interferencia política.

A pesar de ese comportamiento sesgado y de las preocupaciones políticas, muchos esperan que las ganancias registradas por el Ibovespa continúen el próximo año. A principios de este mes, los estrategas de JPMorgan Chase & Co. dirigidos por Emy Shayo dijeron que esperan que el indicador termine 2023 cerca de un máximo histórico de 130.000, en parte debido a la reapertura económica de China. El cierre del jueves fue de 109.734 puntos. Por su parte, Bank of America espera que el índice cierre el próximo año en 135.000 puntos.

Bradford Jones, gestor de carteras de Sagil Asset Management Ltd. en Londres, afirma: “Todavía hay mucho riesgo descontado”. “Si el ruido político se disipa, las acciones brasileñas pueden tener otro año fuerte”.

Pero no todos están convencidos. Morgan Stanley, que había estado recomendando a los clientes sobreponderar Brasil desde octubre de 2018, rebajó la calificación del mercado de renta variable del país a finales de noviembre, citando la incertidumbre en torno a las políticas del presidente electo.

--Con la colaboración de Farah Elbahrawy, Geoffrey Morgan y Michael O’Boyle.

PUBLICIDAD