Mercados

Alza de operaciones previas a IPC de EE.UU. fue “extremadamente inusual”: Análisis

La Casa Blanca, en cambio, calificó de “menores” los movimientos del mercado

Compradores en una tienda de ropa en Montreal, Quebec, Canadá, el viernes 23 de diciembre de 2022.
Por Christopher Condon y Reade Pickert
05 de enero, 2023 | 04:40 AM

Bloomberg — Un nuevo análisis pone de relieve lo inusual que fue el aumento de la negociación de bonos del Tesoro de Estados Unidos el mes pasado justo un minuto antes de la publicación de los datos de inflación del país, estrechamente vigilados.

El volumen de negociación de los futuros de los bonos del Tesoro a 10 años durante los 60 segundos anteriores a la publicación del índice de precios al consumo de noviembre, que tuvo lugar el 13 de diciembre, fue más de tres veces mayor que en cualquier minuto inmediatamente anterior a la publicación de los 24 informes anteriores del IPC, según David Wilcox, director de investigación económica de EE.UU. en Bloomberg Economics. Se trata de un tramo que se remonta a finales de 2020.

Los movimientos de precios en esos contratos fueron igualmente extremos, más del triple de lo que habían sido en los 60 segundos correspondientes antes de los últimos 24 informes.

PUBLICIDAD

El volumen en el minuto anterior a la publicación de diciembre también superó el más alto experimentado en cualquier minuto del cuarto de hora anterior a cualquiera de esos informes anteriores, un total de 360 minutos.

Los movimientos fueron “extremadamente inusuales”, dijo Wilcox al resumir su informe. Los resultados “no prueban que se produjeran operaciones ilícitas” el 13 de diciembre, “pero corroboran las peticiones de que los reguladores examinen de cerca lo que ocurrió ese día”, dijo.

Volumen excepcional

En los 60 segundos previos a la publicación, el contrato de futuros de marzo sobre bonos a 10 años se negoció más de 13.000 veces. Y eso en un periodo en el que la actividad suele ser muy escasa. Los futuros sobre acciones estadounidenses también subieron más de 1%.

PUBLICIDAD

Quienquiera que hiciera esas apuestas se benefició, ya que los datos mostraron finalmente que los precios subieron a un ritmo sorprendentemente lento que lo esperado, haciendo que las acciones y los bonos subieran aún más. El hecho levantó sospechas de que algunos participantes del mercado podrían haber tenido acceso a los datos antes de su distribución pública.

La secretaria de prensa del Presidente Joe Biden, Karine Jean-Pierre, rechazó más tarde ese mismo día la idea de que alguien de la Casa Blanca pudiera haber filtrado los datos, y calificó el incidente de “movimientos menores del mercado”.

Cuando se le preguntó si la Casa Blanca seguía considerando menores los movimientos del 13 de diciembre, un portavoz no hizo comentarios inmediatamente.

La Comisión de Bolsa y Valores (SEC) y la Comisión de Negociación de Futuros de Productos Básicos de Estados Unidos (CFTC) se han negado a comentar si el incidente está siendo investigado.

La Oficina de Estadísticas Laborales (BLS), que elabora y publica la información, declaró que la manipulación del informe del IPC de noviembre se sometió a los mismos protocolos estrictos que se aplican a cualquier publicación de datos económicos sensibles. La BLS también dijo que no había encontrado “ninguna prueba” de que sus sistemas de información se hubieran visto comprometidos.

Aparte del personal de la BLS, que empieza a recopilar el informe aproximadamente una semana antes de su publicación, un pequeño círculo de funcionarios del Gobierno también recibe acceso anticipado a los datos, incluido parte del personal del Consejo de Asesores Económicos (CEA) de la Casa Blanca.

PUBLICIDAD

A continuación, el CEA comparte los datos con figuras clave de la Casa Blanca, el Tesoro y la Reserva Federal, como la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, y el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell. También informa al director del Consejo Económico Nacional, Brian Deese, y al presidente.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD