Coinbase
Tiempo de lectura: 5 minutos

El desplome de las criptodivisas ha convertido blockchain en una mala palabra. La minera de bitcoin (XBT) Riot Blockchain Inc. (RIOT), que en su día fue el ejemplo perfecto de renovación de marca concebida para atraer el entusiasmo de los inversores, pretende ahora darse a conocer como Riot Platforms, tras un descenso cercano al 90% en el valor de sus acciones en el año pasado. Es todo un símbolo que atestigua que la palabra con “B” ha pasado de ser una bendición a una desgracia en el mercado bursátil, en el que los inversionistas han sido víctimas de una falsa euforia y de la incapacidad de ofrecer modelos de negocio sostenibles. Si hay algo seguro en este 2023 es que Riot no se convertirá en la única compañía en dar un giro de 180 grados.

Teniendo en cuenta la gravedad del derrumbe del FTX, puede resultar sencillo no percibir el alcance que ha tenido la caída económica de las inversiones en criptodivisas y blockchain, con la aparición de nuevas compañías y la conversión en blockchain de otras existentes, que ofrecían más bombo publicitario que fundamento. La preponderancia de estos cambios de nombre empresarial motivados por el blockchain trasciende a Riot, también conocida como Bioptix Inc. hasta su conversión a cripto en 2017, y es algo que debería encender una señal de alarma, con 9 compañías que en el 2021 incorporaron las palabras “blockchain”, “cripto” o “NFT”, entre ellas la compañía publicitaria de contenidos digitales NFTY SA y la tecnológica de baterías CryptoBlox Technologies Inc. (BLOX) Es el mayor número desde 2018, año en que 24 compañías se adueñaron de las denominaciones cripto, conforme a la información recopilada por Bloomberg. Hay una amplia coincidencia con la misma forma en que se adoptó el término “puntocom” durante el boom de la tecnología en los años 90.

PUBLICIDAD
Blockchaindfd

Con frecuencia, estas compañías son inestables y pequeñas. No todas se salvaron el año pasado. Otras incluso creyeron oportuno abandonar el término “cripto” de sus nombres antes que Riot: La compañía de centro de datos Applied Blockchain se ha transformado en Applied Digital Corp. (APLD) desde noviembre, cuando empezó a perseguir clientela ajena al vapuleado sector de las criptodivisas. Los valores cripto, favorecidos por el rápido acceso al capital, suelen replicar los vaivenes de los valores digitales; un trabajo de investigación de 2021 que examinaba una cesta de compañías con nuevas denominaciones cripto o blockchain detectó una tendencia a la baja de la viabilidad a corto plazo y un incremento de la inestabilidad.

Independientemente de las combinaciones de denominaciones, hay cuestiones empresariales básicas que son evidentes en los valores que llevan más tiempo que unos pocos meses en el mundo de las criptodivisas. Muchos valores que ofrecían a los inversionistas la posibilidad de aprovechar la onda de las criptodivisas como opciones de inversión agnósticas en vez de gestionar de forma directa los tokens han fracasado o han sufrido un duro revés. On-Line Blockchain Plc, un desarrollador que cotiza en Londres y que se revalorizó un 394% cuando añadió la palabra “B” a su negocio en 2017, ahora alerta sobre la posibilidad de continuar como un negocio en funcionamiento.

PUBLICIDAD

Los criptomineros como Riot muestran que la acuñación de monedas virtuales es una industria riesgosa e intensiva en capital, expuesta a activos volátiles. Las máquinas de criptominería que alguna vez produjeron dólares por día están generando centavos y están siendo objeto de dumping con pérdidas, y los altos precios de la energía se suman a una carga de deuda de miles de millones de dólares. En cuanto al intercambio digital Coinbase Inc. (COIN), que se hizo público en 2021, sus tarifas de transacción que alguna vez fueron impresionantes ahora parecen depender irremediablemente de la combinación de ayer de especulación minorista adictiva y regulación benigna; Es probable que los ingresos del intercambio en 2021 de alrededor de US$8.000 millones se hayan reducido a la mitad en 2022.

Criptomineríadfd

A otros modelos de negocios no les ha ido mejor, independientemente de sus nombres. Se ha demostrado que el enfoque extremo de MicroStrategy Inc.(MSTR) de mantener fielmente a sus bitcoin como una supuesta reserva de valor y cobertura contra la inflación es erróneo, ya que el aumento de las tasas expone la falta de valor intrínseco de la moneda virtual. La empresa, cuyas acciones han bajado un 90% desde su pico de 2021, solo ahora está vendiendo bitcoin con pérdidas con la esperanza de reducir su factura de impuestos. Es una estrategia que generó pocos imitadores; Tesla Inc. (TSLA) de Elon Musk, que enarboló brevemente la bandera de la visión equivocada de bitcoin como “oro digital”, vendió la mayor parte de sus reservas en julio.

PUBLICIDAD

En cuanto a las visiones corporativas de una mejora tecnológica profundamente arraigada en los pagos o la plomería de la industria financiera, también fracasaron porque la volatilidad de las criptomonedas las convierte en un medio de intercambio deficiente y los libros de contabilidad distribuidos traen sus propios problemas de costo y utilidad. Intercontinental Exchange Inc. recientemente redujo el valor de su participación en la plataforma de criptopagos Bakkt Holdings Inc. (BKKT), que tiene asociaciones centradas en el consumidor con Starbucks Corp. (SBUX) y Mastercard Inc. (MA), en US$1.100 millones. Por el lado de la infraestructura, la empresa blockchain de seguros B3i Services AG se declaró en quiebra el año pasado, mientras que el presidente de la bolsa australiana ASX Ltd. se disculpó recientemente por su propio lanzamiento fallido y abandonado de blockchain multimillonario.

Los aficionados a las criptomonedas esperarán que este sea solo otro criptoinvierno en un mundo conocido por sus altibajos, con la primavera a la vuelta de la esquina. Incluso Riot Platforms dice que todavía espera convertirse en “la plataforma de infraestructura impulsada por bitcoin líder en el mundo”. La consolidación y la reestructuración ya se están llevando a cabo, con BlackRock Inc. (BLK) y Galaxy Digital Holdings Ltd. entre los que otorgan préstamos al sector de minería digital en dificultades. Mientras tanto, los bancos centrales están trazando sus propias monedas digitales, que algún día pueden ser la clave que desbloquee formas más saludables de activos virtuales.

PUBLICIDAD

Pero los criptoinviernos son cada vez más largos y los veranos más cortos. Muchas empresas de criptomonedas ahora tienen un historial de cinco años de rendimiento volátil y destrucción de valor, a veces con un rendimiento inferior al de las monedas digitales subyacentes. Su futuro en un mundo de tasas en aumento, donde inversiones mucho más seguras comenzarán a ofrecer rendimientos decentes, no parece mejor. Dado el dudoso caso comercial detrás de algunos nombres cripto llamativos, los reguladores y los inversores estarán atentos. La próxima tendencia en el mundo blockchain es deshacerse de la palabra: Riot está en lo cierto.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Lea más en Bloomberg.com