Brasil en español

Estancia de Bolsonaro en Florida presiona a Biden tras los disturbios en Brasilia

EE.UU. dice que no ha recibido una petición de extradición del exdirigente

Simpatizantes de Bolsonaro se enfrentan a las fuerzas del orden frente al Congreso en Brasilia.
Por Courtney McBride, Eric Martin y Jennifer Jacobs
09 de enero, 2023 | 06:25 PM

Bloomberg — La presencia del expresidente de Brasil Jair Bolsonaro en Estados Unidos se ha convertido en un dilema diplomático para el presidente Joe Biden después de que sus partidarios asaltaran edificios gubernamentales en Brasilia durante el fin de semana.

Un exasesor dijo el lunes que Bolsonaro ha sido hospitalizado cerca de Orlando, Florida, con dolores abdominales, después de haber sido visto en la zona en los últimos días, incluyendo en un supermercado Publix y un restaurante KFC.

El asesor de Seguridad Nacional, Jake Sullivan, dijo el lunes que EE.UU. no ha recibido una solicitud de extradición de Bolsonaro por parte de Brasil. Tras el silencio de Brasilia, el equipo de Biden no está sopesando sus opciones. Los funcionarios de la Administración están considerando si pueden hacer algo para incitar a Bolsonaro a abandonar EE.UU., según personas familiarizadas con las conversaciones.

PUBLICIDAD

Las discusiones sobre las opciones están en una etapa temprana, y han incluido pedirle que se vaya o explorar los motivos para cancelar su visa, dijeron las personas. Pidieron no ser identificados porque no se ha tomado ninguna decisión.

Miles de partidarios de Bolsonaro invadieron el domingo el Congreso, el Tribunal Supremo y el Palacio Presidencial de Brasil, un incidente con fuertes paralelismos con la insurrección del 6 de enero de 2021 en el Capitolio de EE.UU. por parte de partidarios del expresidente Donald Trump. Bolsonaro y Trump son aliados políticos que persiguen agendas populistas y nacionalistas y se apoyan mutuamente en sus candidaturas a la reelección.

Además, ambos avivaron las sospechas sobre los sistemas electorales de sus países y se negaron a ceder tras sus derrotas. Bolsonaro llegó a EE.UU. el 30 de diciembre cuando aún era presidente, saltándose la toma de posesión de Luiz Inácio Lula da Silva.

PUBLICIDAD

Un senador brasileño pidió el lunes al juez del máximo tribunal Alexandre de Moraes que ordene el regreso inmediato de Bolsonaro al país.

El senador Renan Calheiros dijo que Bolsonaro tiene que explicar su supuesto aliento a los alborotadores que irrumpieron en Brasilia. Pidió al tribunal que emita una orden de arresto si el expresidente se niega a cooperar con la investigación.

Moraes, que preside una investigación sobre presuntos actos contra la democracia de Brasil, ya ha emitido varias órdenes de arresto contra partidarios de Bolsonaro.

Uno de los retos para los funcionarios estadounidenses que tratan de acelerar la salida de Bolsonaro es averiguar cómo entró en EE.UU. Hay incertidumbre sobre qué visa obtuvo dentro de la administración, dijeron las personas familiarizadas con el asunto. Posiblemente utilizó su pasaporte diplomático, pero también podría haber utilizado un pasaporte personal y estar visitando Florida con un visado de turista.

Su presencia en el estado y las imágenes de él visitando restaurantes locales y tiendas de comestibles, fueron inicialmente objeto de burlas en línea. Pero la residencia de Bolsonaro en Florida se convirtió en algo serio después de los disturbios de Brasilia, impulsados por las afirmaciones infundadas entre sus partidarios de que las elecciones brasileñas estaban amañadas.

Bolsonaro condenó la destrucción de la propiedad pública, tomando a Twitter para decir “depredaciones e invasiones de edificios públicos como vimos hoy, al igual que los actos realizados por la izquierda en 2013 y 2017, no están dentro de las reglas.”

PUBLICIDAD

Las protestas tuvieron ecos del ataque del 6 de enero contra el Capitolio en EE UU. Steve Bannon, el exestratega de Trump que defendió las falsas afirmaciones de unas elecciones presidenciales amañadas en 2020 antes de la insurrección, utilizó su podcast War Room y publicaciones en el sitio de medios sociales Gettr para impulsar la idea de que las elecciones brasileñas fueron robadas y para apoyar a los alborotadores.

Bannon publicó en Gettr el 30 de octubre después de que Lula derrotara a Bolsonaro “esta elección fue robada a plena luz del día”. Bannon llamó a los alborotadores “luchadores por la libertad brasileña” en Gettr y dijo: “Lula robó las Elecciones, los brasileños lo saben.”

Los comentarios estaban en consonancia con el pasado apoyo de Bannon a Bolsonaro y su familia. Después de que Trump perdiera, Bannon asesoró al hijo de Bolsonaro, Eduardo, y sugirió que el Brasil de Bolsonaro era una encarnación del estilo de nacionalismo de derecha que Trump había tratado de imponer en Estados Unidos.

PUBLICIDAD

“En muchos sentidos, el movimiento de Brasil es en realidad mucho más avanzado de lo que somos en Estados Unidos”, dijo Bannon a Bloomberg en ese momento.

Algunos legisladores demócratas han instado a Biden a extraditar a Bolsonaro, aumentando la presión sobre la administración. Los representantes Joaquín Castro, de Texas, y Alexandria Ocasio-Cortez, de Nueva York, condenaron las acciones de los partidarios de Bolsonaro como terrorismo doméstico.

PUBLICIDAD

“EE.UU. debe dejar de conceder refugio a Bolsonaro en Florida”, dijo Ocasio-Cortez en un tuit. “Casi dos años después del día en que el Capitolio de EE.UU. fue atacado por fascistas, vemos cómo movimientos fascistas en el extranjero intentan hacer lo mismo en Brasil”.

Las administraciones en el pasado se han movido rápidamente para responder a tales solicitudes de extradición, cuando llegan. En 2018, EE.UU. extraditó al expresidente de Panamá Ricardo Martinelli, quien luego fue absuelto de cargos de espionaje y malversación de fondos.

“Hasta ahora no hemos recibido ninguna solicitud oficial del gobierno brasileño relacionada con este asunto”, dijo Sullivan. “Si y cuando lo hagamos nos ocuparemos de ello y si y cuando tengamos alguna información que proporcionar, lo haremos”.

PUBLICIDAD

Bolsonaro aún no enfrenta cargos penales en Brasil, lo que significa que el gobierno de Lula no tiene base para una solicitud de extradición. Esto podría cambiar a medida que avance la investigación sobre los disturbios. Su hospitalización sigue a varias cirugías desde que fue apuñalado en el abdomen mientras hacía campaña en 2018.

Aunque declinó hablar de Bolsonaro individualmente, el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, dijo que las personas que viajan a EE.UU. con lo que se conoce como visa A, reservado para funcionarios gubernamentales y diplomáticos, tienen 30 días para cambiar su estatus migratorio si dejan su trabajo mientras están en Estados Unidos.

“Correspondería al titular de la visa tomar esa medida”, dijo Price. “Si un individuo no tiene base sobre la que estar en EE.UU., ese individuo está sujeto a expulsión por el Departamento de Seguridad Nacional”.

PUBLICIDAD

Preguntado sobre si EE.UU. estaba esperando a que el gobierno de Lula le tendiera la mano, Sullivan dijo: “No quiero que se tome eso como una implicación”.

“EE.UU. toma medidas sobre los visados todo el tiempo, por todo tipo de razones”, dijo Sullivan. “En este caso en particular, este individuo en particular, de nuevo, tengo que proceder con extrema cautela en términos de cómo hablo de ello debido a las cuestiones legales y las cuestiones de precedentes involucrados.”

Con la asistencia de Josh Wingrove.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD