Estilo de vida

Comer menos es mejor para perder peso que el ayuno intermitente: estudio

El estudio halló que un menor número de comidas pequeñas se asociaba con una reducción de peso

Imagen de un plato de ensalada
Por Low De Wei
21 de enero, 2023 | 02:26 PM

Bloomberg — Comer porciones más pequeñas de comida y cortar calorías es una manera más efectiva de controlar el peso que el ayuno intermitente, un método en el que el consumo está reducido a una pequeña ventana de tiempo.

A esa conclusión llegó una serie de investigadores de la Johns Hopkins University School of Medicine. Ellos estudiaron los patrones de alimentación, sueño y final de sueño de 547 adultos durante seis meses.

A los participantes se les pidió registrar sus actividades y comidas en una aplicación, lo que le dio a los investigadores la posibilidad de saber la cantidad de tiempo que pasó entre el momento en qué se despertaban y comían, entre sus primeras y últimas comidas del día y el período entre su última comida y el momento en que se iban a dormir.

PUBLICIDAD

Los científicos concluyeron que los horarios de las comidas no estaban relacionados con el cambio de peso.

“Nuestros resultados no respaldan el uso de la restricción horaria como estrategia para la pérdida de peso a largo plazo en una población médica general”, concluyeron.

Esto puede echar por tierra algunas dietas populares, como el ayuno intermitente, que consiste en saltarse comidas durante un día. El estudio halló que un menor número de comidas pequeñas se asociaba con una reducción de peso.

PUBLICIDAD

En todo el mundo se buscan nuevos enfoques y tratamientos farmacológicos para acelerar la pérdida de peso, ya que las tasas de obesidad siguen creciendo en las economías desarrolladas. Alrededor del 40% de los estadounidenses son obesos, y la obesidad grave también aumenta entre los niños.

Más del estudio:

  • El tiempo medio transcurrido desde que despertarse hasta comer fue de 1,6 horas.
  • El tiempo medio transcurrido entre la primera y la última comida era de 11,5 horas, y no estaba asociado a cambios de peso.
  • El tiempo medio transcurrido entre la última comida del día y el momento de acostarse era de 4 horas.
  • La duración media del sueño fue de 7,5 horas

La investigación tiene algunas advertencias. La edad media de las personas estudiadas era de 51 años, y la mayoría (ocho de cada diez) eran blancas. La mayoría eran mujeres con estudios universitarios de la región del Atlántico medio de EE.UU., y no está claro si los resultados se aplican a otros grupos.

Aun así, los investigadores hallaron una relación entre la ingesta más frecuente de comidas copiosas y el aumento de peso a lo largo de los seis años de seguimiento del estudio.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD