EE.UU. y China hablan de mejorar sus lazos, pero las cosas solo han empeorado

Dos meses después de que Biden se reuniera con Xi Jinping en Bali con la promesa de detener el deterioro de las relaciones, los dos países han sido incapaces de detener un ciclo de sospechas

Nancy Pelosi, en el centro, llega al Yuan Legislativo en Taipei, Taiwán, en agosto de 2022. Fotógrafo: I-Hwa Cheng/Bloomberg
Por Iain Marlow - Jenny Leonard - Rebecca Choong Wilkins
03 de febrero, 2023 | 04:07 AM

Bloomberg — Estados Unidos sigue diciendo que quiere establecer un “suelo” en la relación con China. Sus recientes movimientos contra Pekín y las nuevas presiones del Congreso hacen que conseguirlo parezca cada vez más improbable.

Dos meses después de que el Presidente Joe Biden se reuniera con Xi Jinping en Bali con la promesa de detener el deterioro de las relaciones, las dos mayores economías del mundo y superpotencias preeminentes han sido incapaces -o no han querido- detener un ciclo de sospechas y provocaciones. Ello está renovando las dudas, antes de las conversaciones de la próxima semana en Pekín, sobre la posibilidad de que las relaciones vuelvan a la normalidad.

VER +
Comercio entre EE.UU. y China está cerca de un récord y desafía rumores de tensión

Estados Unidos sigue adelante con su campaña para limitar el acceso de China a la tecnología de semiconductores sensibles, limitando las exportaciones que las empresas estadounidenses pueden enviar a China y movilizando a Japón y los Países Bajos para restringir la venta de equipos avanzados de fabricación de chips. China ha evitado en gran medida contraatacar, pero se ha mostrado dispuesta a violar las sanciones occidentales contra la compra de petróleo iraní y, según funcionarios estadounidenses, a profundizar sus lazos económicos con Rusia a pesar de la invasión de Ucrania.

“Ninguna de las dos capitales ha indicado que estén dispuestas a transigir”, afirmó Drew Thompson, ex funcionario del Departamento de Defensa de EE.UU. responsable de China y actualmente investigador principal en la Lee Kuan Yew School of Public Policy de Singapur.

PUBLICIDAD

Todo esto crea un ambiente tenso para la visita del Secretario de Estado Antony Blinken a China la próxima semana, el primer encuentro de alto nivel de EE.UU. allí desde el comienzo de la pandemia de coronavirus. Es un paso más en la reapertura de China desde que se despojó de su estrategia de Covid Cero, y puede ayudar a allanar el camino para otra reunión Biden-Xi en la cumbre de Cooperación Económica Asia-Pacífico que se celebrará en EE.UU. a finales de este año.

VER +
EE.UU. cuestiona a China por vínculos de sus empresas con esfuerzo bélico de Rusia

“Esta es la relación bilateral más importante del mundo”, declaró esta semana John Kirby, portavoz del Consejo de Seguridad Nacional estadounidense. Dijo que las dos partes buscarían beneficios modestos, como la ampliación de los contactos sobre el cambio climático y entre sus ejércitos.

Josef Gregory Mahoney, profesor de política en la Universidad Normal de China Oriental de Shanghai, tenía una opinión diferente: “Quizá sea más como una reunión por mandato judicial con un ex cónyuge”.

PUBLICIDAD

Pompeo, desairado

La última vez que un secretario de Estado visitó Pekín fue en octubre de 2018, cuando el máximo diplomático del expresidente Donald Trump, Michael Pompeo, tuvo un irritado intercambio con el ministro de Asuntos Exteriores, Wang Yi. Wang acusó a EEUU de haber “dañado nuestra confianza mutua” y Pompeo fue desairado por Xi, que rompió con los precedentes y declinó reunirse con él. En cambio, se espera que Blinken sea recibido por Xi.

Funcionarios estadounidenses han restado importancia a la visita de Blinken a Pekín, subrayando que se trata más que nada de un acto simbólico. La han descrito únicamente como un esfuerzo para demostrar que la administración Biden está comprometida a mantener abiertos los canales de comunicación.

EE.UU. espera una mayor cooperación con China en el control del transporte mundial de precursores químicos utilizados en el fentanilo, que ha alimentado la crisis de opioides sintéticos en EE.UU., según declaró el jueves un alto funcionario del Departamento de Estado. El compromiso con Pekín sobre esta cuestión se redujo casi por completo a medida que las relaciones entre los países empeoraban en los últimos años, dijo esta persona, que declinó ser nombrada para hablar con franqueza.

EE.UU. y China también podrían acordar permitir que los titulares de visados permanezcan más tiempo y aumentar el número de vuelos entre ambos países, según declaró el lunes Wendy Cutler, veterana diplomática estadounidense y negociadora comercial, al programa “Balance of Power With David Westin” de Bloomberg Television.

VER +
La actividad económica china repunta con fuerza tras la reapertura

“Esto es un viaje”, dijo Cutler, vicepresidenta de la Asia Society. “No debemos esperar ningún gran avance”.

La administración Biden se ha enfrentado en privado al gobierno chino por las pruebas que, según Estados Unidos, demuestran que algunas de las empresas estatales del país han estado ayudando a Rusia en sus esfuerzos bélicos en Ucrania. Blinken presionará a sus homólogos chinos sobre el asunto y dejará claro que Estados Unidos está vigilando, dijeron los funcionarios.

A pesar de la acalorada retórica, el comercio con China no muestra signos de desaceleracióndfd

La reunión puede ser más importante para China que para Estados Unidos. China, que trata de estimular su débil crecimiento económico y salir definitivamente de la pandemia del virus Covid-19, tiene un gran interés en que al menos parezca que las relaciones vuelven a su cauce.

PUBLICIDAD

El brusco giro de Xi hacia una estrategia más orientada al crecimiento desde que se aseguró un tercer mandato al frente del Partido Comunista ha contribuido a impulsar un espectacular cambio de tendencia en los mercados. El índice MSCI China, que en octubre había caído a su nivel más bajo en 11 años, ha ganado más de un 50% en las semanas siguientes, convirtiéndose en uno de los índices con mejor comportamiento del mundo.

Pekín insta a llegar a un terreno común por el bien de la recuperación económica mundial, según el principal periódico del Partido Comunista. Estados Unidos no ha “abandonado su obsesión por tratar a China como un supuesto competidor estratégico”, afirmó el Diario del Pueblo en un comentario el miércoles, añadiendo que “los enfoques ciegos contra China no funcionarán”.

El mero hecho de que Blinken ponga un pie en China puede bastar para calmar las crecientes tensiones, afirmó Wang Huiyao, fundador del Centro para China y la Globalización, un grupo de investigación política de Pekín.

En anteriores interacciones, los diplomáticos estadounidenses y chinos hablaban de más, dijo Wang. “Esto es muy importante: la imagen, el apretón de manos, que la reunión se celebre en China”, añadió.

PUBLICIDAD

Las escasas expectativas ponen de manifiesto los retos de la estrategia de las “tres C” de Biden: competir, disputar y cooperar. Aunque Estados Unidos quiere presionar a China en cuestiones de seguridad nacional, no está nada claro que pueda hacerlo y conseguir también la ayuda de China en cuestiones globales acuciantes como el cambio climático.

VER +
Crisis inmobiliaria va de EE.UU. a China y pone en peligro el crecimiento mundial

Cualquier mejora tangible se verá obstaculizada por la opinión ampliamente compartida en Washington -ahora incorporada a la doctrina del Pentágono- de que Pekín representa la principal amenaza para Estados Unidos. Un general de cuatro estrellas de la Fuerza Aérea, Mike Minihan, avivó las tensiones con una nota dirigida a su personal el mes pasado, en la que pronosticaba una guerra con China.

PUBLICIDAD

“Espero equivocarme”, escribió Minihan a su personal. “Mi instinto me dice que lucharemos en 2025″.

El presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Kevin McCarthy, ha prometido visitar Taiwán, en una repetición de la visita que realizó el año pasado su predecesora como presidenta, Nancy Pelosi. Su viaje hizo que las relaciones entraran en una espiral, provocando maniobras militares chinas de represalia y llevando a Pekín a cancelar una serie de conversaciones a nivel de trabajo.

Una de las primeras medidas adoptadas por los republicanos tras hacerse con el control de la Cámara de Representantes fue la creación de un comité cuya única función será abordar lo que se describe como la creciente amenaza que representa China. Estará presidida por el representante Mike Gallagher, uno de los legisladores que quieren prohibir la aplicación de redes sociales TikTok, propiedad de China, en los teléfonos estadounidenses. También está interesado en el tipo de medidas simbólicas que enfurecen a China, e incluso podría organizar una audiencia del comité en Taiwán.

PUBLICIDAD

Aunque la visita de Blinken calme la retórica entre Washington y Pekín, no se espera que ninguna de las partes cambie de postura en ninguno de los desacuerdos fundamentales que alimentan las tensiones entre EE.UU. y China, y Pekín podría hacerse el simpático simplemente para centrarse en los desafíos internos.

“En la medida en que parezca que las tensiones han disminuido, creo que se trata de algo táctico y a corto plazo, y que refleja sobre todo el hecho de que los chinos tienen un montón de problemas propios que resolver”, afirmó Ryan Hass, ex diplomático estadounidense que fue asesor de la Casa Blanca sobre Asia durante la administración Obama y que ahora es investigador sénior en la Brookings Institution.

--Con la colaboración de Colum Murphy, Xiao Zibang y John Cheng.