34% de startups en América Latina considera llevar a cabo despidos masivos

Un estudio de Lavca muestra cuáles son las estrategias de los fundadores para afrontar la mayor dificultad a la hora de conseguir financiación en el mercado de capital riesgo

Las empresas de tecnología semilla y ángel tenían valoraciones un 3% por encima de los niveles del cuarto trimestre de 2021
14 de febrero, 2023 | 03:52 PM

Lea esta historia en

Portugués o enInglés

Bloomberg Línea — La eficiencia operativa se convirtió en el foco de los fundadores en América Latina. Ante la mayor dificultad para obtener financiamiento en el mercado de capital de riesgo, las empresas optan por realizar reestructuraciones internas, armar equipos más ágiles, además de renegociar contratos con proveedores y reducir gastos con ventas y marketing. Esas son las conclusiones de una nueva encuesta de Lavca (acrónimo en inglés de Asociación para la Inversión en Capital Privado en América Latina), que entrevistó a fundadores de startups latinoamericanas.

Según el estudio, el 34% de las startups de la región considera despidos masivos, el 28% considera congelar las nuevas contrataciones y el 23% dice que debería reducir las inversiones (capex). Además, el 18% dice que tiene la intención de reducir los bonos o salarios. El objetivo es preservar el efectivo y así extender el tiempo que la empresa puede operar sin recaudar nuevos fondos. Aun así, otro 21% dice que está considerando hacerse de nuevos fondos de capital de riesgo para superar el escenario actual del mercado.

VER +
Startups y scaleups competirán más en ambiente con menos inversión: cómo destacarse

El crecimiento inorgánico a través de adquisiciones comerciales no era el enfoque principal de los encuestados en el momento de la encuesta de Lavca (0%) y el 18 % considera reducir los gastos de marketing y ventas.

El resultado del estudio da visibilidad a las estrategias utilizadas por las startups para afrontar la mayor dificultad a la hora de captar inversiones de capital riesgo.

PUBLICIDAD

Desde el año pasado, startups que han recaudado grandes cantidades de inversiones en los últimos años han anunciado recortes y reducciones de personal, incluidas los llamados unicornios (con una valoración de más de US$ 1.000 millones).

El estudio también llama la atención sobre la gran diferencia entre el valor atribuido a las startups latinoamericanas que se encuentran en la misma etapa de desarrollo. Si bien la mayoría de las empresas emergentes en etapa semilla en América Latina tienen una valoración reportada de menos de US$20 millones, aquellas en etapa inicial han informado valoraciones que van desde menos de US$20 millones hasta más de US$1.000 millones. Según Lavca, casi el 80% dice tener menos de US$ 300 millones.

En su informe de 2023 sobre fundadores en la región, la asociación encontró que las startups latinoamericanas dependen de balances bien capitalizados para navegar los ajustes actuales del mercado, “con el 39% de las empresas encuestadas sin recaudar fondos en el momento de la encuesta”.

PUBLICIDAD
Fuente: LAVCAdfd

“De los que están en el mercado, el 84 % dice que el proceso de recaudación de fondos está tardando más de lo esperado, y que las empresas en etapa semilla enfrentan la mayoría de los desafíos”, dijo Lavca.

A nivel mundial, las valoraciones de las empresas emergentes en etapa avanzada cayeron significativamente en 2022 en comparación con 2021. Pero ese no fue el caso de las empresas en etapa inicial (semilla o inversión ángel), según otra encuesta de CB Insights.

Para las empresas en etapa avanzada, las valoraciones medianas han caído significativamente desde el cuarto trimestre de 2021, registrando caídas año tras año que van del 24% al 50% debido al aumento de las tasas de interés, la agitación en las acciones públicas y un mercado de OPI estancado, según a CB Insights.

Mientras tanto, el año pasado, las valoraciones de las empresas de tecnología de semillas y ángeles estuvieron un 3 % por encima de los niveles del cuarto trimestre de 2021 (US$12,6 millones en el cuarto trimestre de 2022 frente a US$12,2 millones en el cuarto trimestre de 2021), según datos de CB Insights.

El interés de los capitalistas de riesgo está principalmente en las startups que generan Inteligencia Artificial, que, en su mayoría, aún se encuentra en una etapa temprana. Según CB Insights, 2022 fue un año récord de inversión en este tipo de empresas: US$ 2.600 millones invertidos en 110 transacciones.

Sin embargo, Tom Loverro, un inversionista experimentado en IVP, una de las firmas de capital de riesgo más respetadas de Silicon Valley, tuiteó recientemente una “predicción” de que habrá una “extinción masiva para las nuevas empresas en etapa temprana y media”.

“El final de 2023 y 2024 hará que la crisis financiera de 2008 parezca extraña para las startups”, dijo, en un mensaje con consejos a los fundadores sobre cómo sobrevivir a este escenario.

PUBLICIDAD

“Las ‘grandes’ startups siempre serán financiadas, aunque no a niveles de 2021. Muchas ‘buenas’ startups sufrirán rondas con valoraciones inferiores a las anteriores o valoraciones estables. Muchas nuevas empresas que simplemente están ‘bien’ y que encajan en el mercado previo al producto morirán, a un ritmo mayor que cualquier cosa que hayamos visto desde 2008″, dijo.

Loverro explica que muchas nuevas empresas recaudaron alrededor de dos años de efectivo en 2021 y 2022 y redujeron la quema de efectivo en la segunda mitad de 2022 para extender la vida sin necesidad de recaudar dinero. Pero pase lo que pase, estas empresas volverán a necesitar efectivo a fines de 2023 y 2024.

“Cuatro de cada cinco empresas en etapa inicial tienen menos de 12 meses de pista [efectivo], según una encuesta de January Ventures. Todo esto apunta a una avalancha de nuevas empresas que llegarán al mercado para recaudar capital a partir de la segunda mitad de 2023 y hasta 2024″.

Es decir, para Loverro habrá más empresas buscando capital que recibiendolo, y eso significa que el final de 2023 a 2024 será peor que la gran crisis financiera de 2008 y 2009 para las startups respaldadas por capital riesgo.

PUBLICIDAD

“La gran crisis financiera de 2008 se centró en Wall Street. Las valoraciones de las empresas emergentes privadas, los tamaños redondos y las pérdidas de efectivo no se olvidaron en los años previos a la gran crisis. Esta vez es diferente. 2021, para las startups, fue más tóxico que la gran crisis financiera. La resaca comenzará a finales de este año y será más severa”.

Le puede interesar:

La inflación se afianza y apunta a un mayor ciclo de endurecimiento de la Fed