Las razones por las que Morgan Stanley es alcista con el euro

La diferencia entre la tasa a tres meses y donde los inversores creen que estará en 18 meses señala a inversores que la zona puede tolerar mayores tasas

Euros
Por Alice Gledhill
16 de febrero, 2023 | 06:39 AM

Bloomberg — Una métrica de tasas de interés vigilada de cerca ha convencido a estrategas de Morgan Stanley (MS) que la zona del euro puede tolerar un mayor endurecimiento monetario, impulsando su concepto alcista sobre la moneda.

VER +
Zona euro en camino a evitar recesión ante alivio de crisis energética

En concreto, la diferencia entre la tasa a tres meses y donde los inversores creen que estará en 18 meses, está invertida en mercados como EE.UU. y Nueva Zelanda, pero se mantiene prácticamente plana en la zona del euro tras caer en enero.

Ello, dicen, es una señal de que el BCE puede seguir subiendo sus tasas para aplacar la inflación sin preocuparse mucho por el impacto económico, dijo David Adams, estratega de divisas del Grupo de los 10 del banco.

“Cuando está muy, muy invertido, es una señal de que el banco central ha apretado potencialmente lo suficiente”, dijo Adams. “Es coherente con la idea de que esas economías están entrando en recesión. En Europa, es relativamente plano, una señal de que Europa puede soportar tipos más altos”.

PUBLICIDAD
La métrica vista como señal de que la zona euro puede tolerar mayores subidas de tasas

El euro ha caído frente al dólar y la libra esterlina desde principios de febrero, y los mercados de opciones indican que la divisa podría seguir debilitándose. Sin embargo, en opinión de los estrategas de Morgan Stanley, la perspectiva de que el BCE pueda seguir subiendo las tasas en el contexto de una economía resistente apunta al alza a largo plazo.

Los estrategas recomendaron ir en largo en el euro frente a la libra en noviembre y ven al par por encima de 0,93 este año, desde los 0,8880 actuales. El banco estadounidense considera que la dependencia del Reino Unido del capital extranjero y los retos económicos a los que se enfrenta el país son un lastre para la libra.

“Somos más bajistas respecto a la libra esterlina, especialmente en comparación con el euro”, dijo Adams. “Que el EUR/GBP suba es nuestra operación de máxima convicción”.

PUBLICIDAD

Menos escépticos

Evaluar el grado de endurecimiento necesario para controlar la inflación ha resultado ser un gran reto tanto para los responsables de formular políticas como para los inversores, dado el tiempo que tarda en filtrarse el impacto de unas tasas más altas. Aunque la inflación general de la zona del euro está disminuyendo, la inflación subyacente, que excluye los alimentos y la energía, aún no ha bajado.

El BCE, el último gran banco de los mercados desarrollados en empezar a subir las tasas, los ha subido unos 300 puntos básicos desde julio. Aunque Fabio Panetta, miembro del Comité Ejecutivo, afirmó el jueves que el BCE no debería “precomprometerse incondicionalmente” a tomar medidas en el futuro, los operadores siguen esperando que el banco lleve a cabo otra subida de 50 puntos básicos en la próxima reunión, una postura que la presidenta Christine Lagarde reiteró el miércoles ante los legisladores del Parlamento Europeo.

Por el momento, un invierno suave ha aliviado la crisis energética de la región y los mercados laborales se mantienen firmes, lo que respalda la opinión de la Comisión Europea de que el bloque evitará por poco una contracción este año. Los mercados monetarios apuestan por un tipo máximo de entre el 3,5% y el 3,75% para septiembre, el precio más alto hasta ahora en este ciclo.

Según Adams, no es ni mucho menos seguro que el diferencial a corto plazo en la zona euro se invierta como en EE.UU., donde cayó a menos 110 puntos básicos el mes pasado.

“El año pasado, los inversores se mostraron escépticos ante la previsión del BCE de que la zona euro podría evitar la recesión, dado que los precios de la energía eran caros”, dijo Adams. “En este momento, están volviendo a la opinión de que Europa puede evitar la recesión, aunque no por mucho”.

--Con la colaboración de James Hirai.

Lea más en Bloomberg.com