Tecnología

Elon Musk quiere que Tesla fabrique bombas de calor domésticas

Las bombas de calor ya están instaladas en el SUV Modelo Y de Tesla y en versiones más recientes de otros modelos de la compañía

Afianzar a los clientes de bombas de calor reforzaría la apuesta de Tesla por los hogares que utilizan tecnología totalmente Tesla: coche eléctrico, paneles solares, batería Powerwall y bomba de calor.
Por Olivia Rudgard
02 de marzo, 2023 | 07:52 PM

Bloomberg — Los fans de Tesla (TSLA) que esperaban un anuncio sobre automóviles en el día del inversor del miércoles probablemente se sintieron decepcionados: La compañía compartió poca información nueva sobre los próximos modelos de coches. Pero Elon Musk y su equipo ejecutivo sí ofrecieron información sobre otra tecnología de interés para Tesla: las bombas de calor.

Musk abrió el acto en la sede de Tesla en Austin (Texas) exponiendo lo que la empresa cree que se necesita para eliminar los combustibles fósiles, desde alimentar la red con energía eólica y solar hasta utilizar bombas de calor, y añadió que Tesla podría empezar a fabricar bombas de calor para viviendas. “La Tierra pasará a una economía de energía sostenible”, dijo Musk a la multitud reunida. “Y ocurrirá durante vuestra vida”.

No es ni mucho menos la primera vez que Musk habla de las bombas de calor, una tecnología de calefacción eléctrica que funciona un poco como un frigorífico al revés. Las bombas de calor ya están instaladas en el SUV Modelo Y de Tesla y en versiones más recientes de otros modelos de la compañía.

PUBLICIDAD

En 2020, Musk cantó las alabanzas de la bomba de calor de Tesla en el coche, diciendo a los inversores en una llamada de ganancias que era clave para la autonomía superior del Modelo Y. “Es especialmente excelente en conducción a bajas temperaturas. Y los comentarios que estamos recibiendo de los clientes que han recibido el Modelo Y hasta ahora han sido universalmente positivos”, dijo, añadiendo que estaba “extremadamente emocionado” de construir un sistema de calefacción, ventilación y aire acondicionado para el hogar que podría incluir la filtración de partículas.

Las bombas de calor domésticas, que podrían reducir las emisiones mundiales de dióxido de carbono en al menos 500 millones de toneladas de aquí a 2030, están viviendo un gran momento. Las instalaciones se dispararon el año pasado en Europa, ya que la invasión rusa de Ucrania llevó a países como Polonia a aumentar rápidamente sus programas de bombas de calor. En el Reino Unido, hay una guerra de precios de las bombas de calor, provocada por dos de las mayores empresas de servicios públicos del país que compiten por igualar el coste de una caldera de gas.

En Estados Unidos, la Ley de Reducción de la Inflación ofrece incentivos para que los hogares instalen una bomba de calor, lo que previsiblemente impulsará el mercado. La demanda está creciendo un 10% interanual, según declaró Drew Baglino, Vicepresidente Senior de Ingeniería Energética y Tren Motriz de Tesla, en el evento del miércoles. Baglino calificó las bombas de calor de clave para la transición energética. “Se trata de desplazar toda la calefacción de combustibles fósiles que podamos”, dijo.

PUBLICIDAD

Cuando se utilizan en vehículos eléctricos, las bombas de calor pueden aumentar la autonomía porque son más eficientes que la calefacción resistiva utilizada tradicionalmente para calentar las casas y los coches. En lugar de utilizar una unidad de energía para producir una unidad de calor, pueden proporcionar dos o tres. Pero Tesla también ha tenido problemas para implantar esta tecnología en sus coches. El año pasado, la empresa llamó a revisión para solucionar los problemas de desempañado del parabrisas y calefacción del habitáculo, que afectaban a unos 26.000 Tesla, sobre todo cuando hacía mucho frío.

La eficiencia de las bombas de calor es también un argumento de venta en los hogares: A largo plazo, reducen los costes de calefacción y refrigeración y ejercen menos presión sobre la red eléctrica. Aun así, Tesla tendría mucho trabajo por delante. Las bombas de calor domésticas son más complejas de instalar que las calderas tradicionales de gas o gasóleo. Deben dimensionarse e instalarse correctamente, en un proceso que idealmente debería adaptarse al tamaño y los niveles de aislamiento de la propiedad. Aunque la empresa produjera una bomba de calor de alta calidad y buen precio, tendría que encontrar instaladores e ingenieros cualificados para llevarla a los hogares, y estos faltan a ambos lados del Atlántico. Los problemas de instalación ya han frenado las ambiciones de Tesla de liderar el mercado de la energía solar.

Pero las posibles ventajas para Tesla son enormes. Afianzar a los clientes de bombas de calor reforzaría la apuesta de la empresa por su propio “jardín amurallado”, en el que toda la tecnología Tesla de una casa -coche eléctrico, paneles solares, batería Powerwall y bomba de calor- podría permanecer perfectamente conectada. Una tecnología doméstica inteligente que permita a los usuarios sacar el máximo partido de sus aparatos ecológicos (por ejemplo, absorbiendo energía solar durante el día y almacenándola para utilizarla en bombas de calor y cargadores durante la noche) puede resultar clave para evitar la sobrecarga de la red en un mundo cada vez más dependiente de la electricidad.

“Realmente se convierte en una solución muy atractiva para el consumidor que integra la carga de vehículos eléctricos, el almacenamiento de energía solar, el agua caliente y la calefacción, ventilación y aire acondicionado, en un paquete compacto muy compacto que también tiene buen aspecto”, dijo Musk en una convocatoria de inversores en 2021. “Simplemente no existe”.

--Con la colaboración de Craig Trudell.

PUBLICIDAD