Bloomberg Green

Islandia muestra al mundo cómo funcionar con energía limpia y fiable

Mientras el resto de Europa se preocupa por bajar la calefacción o volver al carbón, los islandeses disfrutan de facturas energéticas irrisoriamente bajas y de una calidad de vida envidiable

En la actualidad, todos los hogares de Islandia se calientan con energía renovable. El 100% de la electricidad del país también es renovable.
Por Danielle Bochove
05 de marzo, 2023 | 11:00 AM

Bloomberg — Bajo la carretera de una montaña nevada de la región de Hellisheiði, en el suroeste de Islandia, un río de agua hirviendo fluye por la porosa roca volcánica. Por encima, gruesas tuberías de acero conectan con cúpulas geodésicas, cada una de las cuales alberga un pozo geotérmico.

Steinþór Níelsson, geólogo jefe de ISOR (Iceland Geosurvey), aparca su coche cerca de una de las cabañas redondeadas. Él y su equipo analizan muestras de rocas extraídas de los pozos para determinar la mejor forma de perforar, y luego siguen cómo afecta al suministro de agua caliente la extracción de su vapor, que se utiliza para crear electricidad para esta zona, así como para la capital, Reikiavik.

Formada hace 60 millones de años, Islandia es el país más joven de la Tierra, y sigue creciendo. Las placas tectónicas de Norteamérica y Eurasia forman una gruesa costura en el país ártico que se está separando, liberando magma fresco puntada a puntada.

VER +Piloto hace maniobra en medio de un vuelo para que pasajeros vean auroras boreales

Las repercusiones son épicas: erupciones volcánicas, terremotos y un enorme recurso geotérmico que, en el último siglo, ha transformado a Islandia de nación empobrecida en el 15º país más rico del mundo. Mientras el resto de Europa se preocupa por bajar la calefacción o volver al carbón, los islandeses disfrutan de facturas energéticas irrisoriamente bajas y de una calidad de vida envidiable, gracias a la abundancia de agua, en su mayor parte hirviendo.

PUBLICIDAD

En la actualidad, todos los hogares de Islandia se calientan con energía renovable: el 90% con sistemas de calefacción urbana que aprovechan el agua caliente directamente del subsuelo y el 10% con electricidad generada con el vapor de esa agua o con energía hidroeléctrica. El 100% de la electricidad del país también es renovable.

Conseguirlo no fue fácil ni barato. Había que convencer a los votantes de que abandonaran el carbón, recaudar fondos para nuevas infraestructuras, crear tecnologías y luego adoptarlas. Gran parte del éxito de Islandia se debe a su capacidad de influencia, reflexiona Níelsson mientras nos abrimos paso entre los pozos a través de montículos de roca volcánica.

Hoy en día, todos los hogares de Islandia se calientan con energía renovable: el 90% con sistemas de calefacción urbana que aprovechan el agua caliente directamente del subsuelo y el 10% con electricidad generada con el vapor de esa agua o con energía hidroeléctrica. Fotógrafo: Arnaldur Halldorsson/Bloombergdfd

Ha tardado casi un siglo, pero el país ha conseguido maximizar los beneficios sociales de las energías renovables, además de los económicos y medioambientales. El aire de Reikiavik, antes espeso por el smog, es ahora cristalino. Las casas están calentitas, calentadas por agua hervida de forma natural que también se utiliza para calentar la multitud de piscinas al aire libre que los islandeses consideran un recurso esencial durante los fríos y oscuros inviernos.

PUBLICIDAD

“En Inglaterra, vas al pub después del trabajo”, dice Níelsson. “Aquí, te sientas en un jacuzzi, a 38 o 40 grados, y hablas de las noticias, de política y de fútbol. Aquí hay mucha comunidad”.

Aquí hay lecciones para otros países sobre los beneficios que pueden obtenerse de inversiones audaces en energías renovables. Incluso los países que no se asientan sobre volcanes activos pueden aprovechar la energía geotérmica de baja temperatura, afirma Gabriel Melek, jefe de personal de Fervo Energy, una empresa de tecnología geotérmica con sede en Houston (Texas). La clave está en la profundidad a la que hay que perforar y en la permeabilidad de la roca. “No hace falta estar en la situación ideal para desplegar la geotermia a gran escala”.

Los islandeses consideran las piscinas geotérmicas un recurso esencial durante los fríos y oscuros inviernos. Fotógrafo: Arnaldur Halldorsson/Bloombergdfd

A poca distancia en coche de la montaña, la central eléctrica de Hellisheiði muestra todos los beneficios que pueden obtenerse de la abundante energía geotérmica. Rodeado de colinas, su centro de visitantes triangular y acristalado se eleva, como un volcán, desde un lago endurecido de lava cubierta de musgo; basalto negro lleno de baches suavizado por un verde luminoso y aterciopelado. La zona es también un lugar de recreo; las rutas de senderismo serpentean por el campo geotérmico y los caballos islandeses llevan a los jinetes por los valles, junto a la red de tuberías pintadas de verde en zigzag que llevan el agua caliente a Reikiavik.

La propia central es una atracción turística con tienda de regalos. También es la piedra angular de una incubadora de alta tecnología, que alimenta un grupo de empresas que, a su vez, trabajan para descarbonizar el planeta. La primera instalación de captura directa de carbono del mundo, llamada Orca, está construida por la empresa suiza Climeworks AG. Sus gordos filtros en forma de cigarro tiemblan al viento como sacados de un cuento de Dr. Seuss mientras aspiran lo que parece aire subártico cristalino. Debido a la rapidez con que se dispersan los gases de efecto invernadero invisibles, es tan probable que contenga el C02 de una flota de taxis de Nueva York como el de una fábrica de Bombay.

Climeworks AG explota en Hellisheiði la primera instalación del mundo de captura directa de carbono, denominada Orca. Fotógrafo: Arnaldur Halldorsson/Bloombergdfd

El problema de qué hacer con todo ese carbono acumulado lo resuelve otra empresa en expansión in situ, Carbfix. Esta empresa recoge la mayor parte del carbono capturado por Orca y lo inyecta en las profundidades de la porosa roca subterránea de Islandia, utilizando las mismas tuberías y pozos de inyección que emplea la central eléctrica para devolver la salmuera gastada al subsuelo tras su uso para generar electricidad.

También hay una granja de algas, Vaxa Technologies, que toma prestada el agua de la central y reutiliza parte de sus emisiones de carbono para producir alimentos sostenibles para humanos y peces. Y a poca distancia de Hellisheiði, la misma energía geotérmica se utiliza para calentar un grupo de ocho invernaderos en la pequeña ciudad de Reykir. La energía renovable ha demostrado ser clave para reforzar la seguridad alimentaria de Islandia: A pesar de los fríos inviernos, con apenas cinco horas de luz, el país consigue cultivar todos los pepinos y el 60% de los tomates que se consumen en el país.

VER +Vivir en una ciudad más verde podría salvarle la vida

El 25% de los europeos vive en zonas que podrían beneficiarse de la energía geotérmica, afirma Jack Kiruja, analista geotérmico de la Agencia Internacional de Energías Renovables. Pero aunque cada vez hay más países que siguen el ejemplo de Islandia, ninguno ha conseguido explotar plenamente sus recursos geotérmicos, afirma. Islandia tiene una normativa geotérmica clara, políticas que reducen el riesgo económico de la perforación y sólidos programas de formación para adquirir conocimientos técnicos. Y lo que es más importante, se centra en encontrar formas de aprovechar sus recursos geotérmicos. Todo esto significa que una central geotérmica islandesa típica puede crear más puestos de trabajo, PIB per cápita y beneficios socioeconómicos, afirma. “Los países tienen que centrarse no sólo en la electricidad producida a partir de la geotérmica, sino también en los otros usos alternativos de los recursos que pueden obtener”.

PUBLICIDAD

La transición energética de Islandia comenzó hace casi un siglo, durante un periodo que guarda paralelismos con la actualidad. En medio de las tensiones europeas, la depresión mundial y la creciente inseguridad energética, las autoridades tomaron la arriesgada decisión de abandonar el carbón y aprovechar la geotermia.

A partir de los años 30, hubo que convencer a los votantes de que los beneficios a largo plazo compensarían los costes inmediatos. Se consiguieron préstamos extranjeros para pagar la infraestructura inicial de Reykjavik. En los años 60, cuando los municipios más pequeños se negaron a asumir el coste de la exploración y perforación, se creó un Fondo Nacional de Energía para asumir el riesgo financiero. Cuando se produjo la crisis energética mundial en 1973, y la inflación se disparó, Islandia redobló sus esfuerzos y amplió la energía geotérmica, además de la hidroeléctrica. En 2008, cuando el sistema bancario del país se hundió, fue la economía de energía limpia la que ayudó a la gente a sobrevivir.

Hoy, el mayor reto del país es su éxito. A medida que el resto del mundo intenta descarbonizarse, el interés de las empresas extranjeras por instalarse en Islandia para obtener energía renovable barata supera con creces la capacidad actual del país.

“Es la única vez en la historia de Islandia que la inversión extranjera llama a nuestra puerta. Normalmente hemos llamado a su puerta”, dice Guðlaugur Þór Þórðarson, Ministro de Medio Ambiente, Energía y Clima. “La mayoría busca lo mismo: energía verde. Y es obvio que no podemos satisfacer las necesidades de todos. Tenemos que elegir”.

PUBLICIDAD
VER +Cómo los elefantes están ayudando a luchar contra el cambio climático

Los centros de datos se han mostrado especialmente interesados en paliar sus ingentes necesidades energéticas de forma barata (por no hablar de un clima en el que los servidores pueden refrigerarse simplemente abriendo las ventanas). El país ha aceptado algunas de las peticiones, pero no todas, lo que ha provocado algunas fricciones.

La empresa de tecnología limpia Alor, que trabaja en una batería de iones de aluminio, espera empezar la producción este año. Había planeado fabricar en Islandia, pero se lo está pensando por miedo a no poder conseguir un contrato energético.

PUBLICIDAD

“Sé de empresas incipientes que no pueden seguir adelante porque no reciben respuestas sobre si pueden comprar la energía o no”, dice la Directora Ejecutiva Linda Fanney Valgeirsdóttir. “Y esa es una situación en la que no quiero estar con nuestra empresa”.

La buena noticia es que, a diferencia de los años 30, existe un amplio consenso político sobre la necesidad de construir más capacidad de energía renovable. “Hay un apoyo generalizado a la necesidad de avanzar porque es una cuestión climática, de seguridad energética y de negocio”, afirma Halla Hrund Logadóttir, Directora General de la Autoridad Nacional de la Energía de Islandia.

Hoy en día, los islandeses disfrutan de facturas energéticas ridículamente bajas y de una calidad de vida envidiable. Fotógrafo: Sigga Ella/Bloombergdfd

Pero en los últimos años ha resultado más difícil convencer a la población. La gente protege cada vez más la belleza natural que les rodea, incluido el paisaje intacto de Juego de Tronos que atrae a tantos turistas. Las autoridades dicen que es más difícil conseguir el apoyo local para nuevas centrales hidroeléctricas y geotérmicas, y la resistencia a las primeras propuestas de parques eólicos ha sido fuerte.

PUBLICIDAD

“La cuestión es cómo encontrar un equilibrio entre la conservación y la utilización de la tierra”, afirma Logadóttir. La cuestión se complica por el hecho de que la reducción de la huella de combustibles fósiles que le queda a Islandia requerirá importantes cantidades de energía renovable, ya sea para cargar las baterías de los coches eléctricos o para crear e-combustibles para el sector naval.

Dentro del Ministerio de Medio Ambiente, Energía y Clima, en Reikiavik, Þórðarson conserva en la pared de su despacho un cartel original de las elecciones municipales de 1938. “Vote por la geotermia”, instaba a los islandeses, como parte de una campaña de relaciones públicas que prometía agua caliente en las cocinas, productos frescos y el fin del smog.

VER +¿Quieres que la gente consuma menos agua? Diles que va a costar más

Una vez conseguido todo eso, los políticos de hoy tendrán que ser igual de persuasivos para convencer a los votantes de que los beneficios de añadir aún más energía renovable merecen algunos sacrificios personales. “Probablemente sea un reto mayor que hace cien años, cuando empezaron los que nos precedieron”, afirma Þórðarson.

En aquella época, los detractores ridiculizaban la tecnología y se quejaban de su coste, pero el tiempo ha hecho reír a los primeros evangelizadores de las energías renovables.

“Nuestros amigos europeos sufren escasez de energía”, dice. “Pueden venir a Islandia, de entre todos los lugares, alojarse en hoteles y pasar mucho calor”. Podría ser otra campaña. Se ríe, imaginándoselo. “Veo los carteles: Ven a Islandia. Entra en calor”.

VER +Estas son las habitaciones de hotel más caras de América Latina
VER +Emisiones mundiales de CO2 alcanzan récord en 2022 pese a descenso en Europa