Europa busca acelerar adaptación climática en medio de persistente calor y sequías

Se están desplegando satélites de observación para ayudar a los agricultores, empresas de servicios públicos y cadenas de suministro a adaptarse a un clima persistentemente más cálido y seco

Europa busca acelerar adaptación climática en medio de persistente calor y sequías
Por Jonathan Tirone
22 de abril, 2023 | 01:12 PM

Bloomberg — El calor y la sequía récord que están afectando a los agricultores, las empresas eléctricas y las aseguradoras europeas presagian un cambio aún más rápido en el clima del continente, y los científicos advierten de que los bucles de retroalimentación de una Tierra que se seca probablemente volverán a provocar temperaturas peligrosamente altas este año.

La más reciente evaluación climática de la Unión Europea, publicada el jueves por su Servicio de Cambio Climático Copérnico, muestra cómo los científicos y los responsables de formular políticas se están preparando para adaptarse a la vida en un planeta más caliente. El bloque está gastando miles de millones de euros en nuevas misiones espaciales de observación de la Tierra para ayudar a su economía de 450 millones de personas a protegerse contra la disminución de las tierras cultivables, la reducción de los niveles de agua y el aumento de los incendios forestales.

Un tiempo abrasador y árido significa cosechas reducidas que agravan la inseguridad alimentaria, y niveles de los ríos tan bajos que bloquean el transporte y obligan a cerrar las centrales eléctricas. Francia ya está imponiendo las llamadas medidas de sobriedad, y la Comisión Europea también está estudiando más formas de preservar unos recursos hídricos repentinamente escasos.

“Realmente nos estamos adentrando en un territorio desconocido, donde nuestra experiencia colectiva será menos útil de lo que era incluso hace unas décadas”, afirmó Carlo Buontempo, director de Copernicus.

PUBLICIDAD
Anomalías mensuales de la descarga media de los ríos en agosto de 2022. Sólo se muestran los ríos con áreas de drenaje superiores a 1.000 km2. Copernicus EMS/ECMWF vía Bloombergdfd

El programa Copernicus utiliza miles de millones de mediciones de satélites, barcos, aviones y estaciones meteorológicas de todo el mundo para sus previsiones mensuales y estacionales. Junto con la Agencia Espacial Europea, Copernicus desempeña un papel central en el esfuerzo de 16.000 millones de euros (US$17.500 millones) de la UE para adelantarse al cambio climático mediante previsiones precisas. Ya es el mayor proveedor mundial de datos climáticos.

Pero aunque unas mejores predicciones ayuden a los agricultores a plantar variedades de cultivos resistentes a la sequía, o a los ingenieros a planificar mejor el riego, no mitigan el dolor económico del cambio climático cuando se produce. Las temperaturas récord del verano, 1,4C por encima de la media histórica diezmaron las cosechas en Francia y Europa central el año pasado. Las pérdidas relacionadas con el clima en todo el mundo ascendieron a unos US$270.000 millones.

Actualmente, la sequía está marchitando las cosechas y retrasando la siembra en algunos de los principales productores europeos, con el riesgo de un nuevo repunte de la inflación alimentaria.

PUBLICIDAD

“Ya hemos visto algunos informes de estrés hídrico en países mediterráneos”, dijo Samantha Burgess, subdirectora de Copernicus. “A menos que tengamos precipitaciones significativas en primavera, es probable que continúe la probabilidad de que haya una disponibilidad de agua por debajo de la media”.

Los ríos europeos experimentaron en 2022 un sexto año consecutivo de caudales por debajo de la media, lo que dio lugar al “año más seco registrado” en alcance geográfico, según Copernicus. Los bajos niveles de agua obstaculizaron el paso de mercancías por vías fluviales que aportan 80.000 millones de euros a las economías de la UE. Los cauces secos de los ríos obligaron a las centrales hidroeléctricas y nucleares a reducir la generación de electricidad, lo que contribuyó a elevar los precios de la electricidad a máximos históricos.

“Realmente necesitamos, en este momento, estudiar cómo podemos introducir políticas de adaptación”, dijo Mauro Facchini, que supervisa Copernicus en la Comisión Europea.

Los signos son preocupantes, dicen los investigadores europeos que utilizan los datos de Copernicus. Un medio ambiente más cálido y seco está reduciendo drásticamente la humedad del suelo, con graves repercusiones en la futura producción de cultivos en lugares como el sur de Europa, que podría perder grandes extensiones de tierra cultivable para 2050, según un estudio que se presentará la semana que viene a la Unión Europea de Geociencias. El total de humedad del año pasado fue el segundo más bajo en medio siglo, calculó Copernicus.

“Hace unos años, nunca habría imaginado que el agua sería un problema aquí en Europa, especialmente en Alemania o Austria”, dijo Torsten Mayer-Guerr, investigador austriaco que estudia la masa de agua de la Tierra.

Los datos que sugieren que la escasez de agua podría convertirse en la nueva normalidad han llevado a los científicos a redoblar su atención sobre el modo en que este recurso circula por la Tierra. El problema no es sólo que llueva menos (según las estimaciones de Copérnico, el año pasado cayó un 10%), sino la pérdida de la capa de nieve de los Alpes y la rápida disminución de los glaciares. En conjunto, la disminución del goteo en los lagos y mares de Europa agrava los riesgos medioambientales al aumentar la temperatura del agua y dañar los ecosistemas.

Y luego está la mayor probabilidad de incendios forestales, que el año pasado incendiaron paisajes europeos tres veces mayores que Luxemburgo.

PUBLICIDAD
VER +
Jonrones de béisbol aumentan gracias al cambio climático: Estudio

“Existe un bucle de retroalimentación”, dijo Buontempo. “Las condiciones secas pueden haber contribuido, a su vez, a las temperaturas extremadamente altas. Otra consecuencia de las condiciones secas fue la propagación e intensificación de los incendios forestales”.

Copernicus, la ESA y la NASA están desarrollando nuevas misiones para comprender mejor el ciclo del agua en la Tierra. Una de ellas (cuyo nombre en clave es MAGIC) planea poner en órbita un par de satélites de 500 kilómetros, donde podrán medir las variaciones a pequeña escala del almacenamiento de agua.

“Sabemos que la disponibilidad de datos casi en tiempo real es importante para tomar decisiones”, dijo Burgess, señalando que los sectores alimentario, energético y de seguros ya utilizan los datos de Copernicus.

Copernicus informó de al menos un resquicio de esperanza en la lucha de Europa contra el calentamiento global: 2022 produjo una radiación solar más fuerte que dio lugar a una generación de energía fotovoltaica superior a la media. Instalar más fuentes de energía libres de emisiones sigue siendo la mejor apuesta del mundo para mantener el aumento de la temperatura por debajo del umbral de 1,5 ºC este siglo.

Lea más en Bloomberg.com