Ante aumento de migrantes, Nueva York suspende algunas normas de asilo

La ciudad está gastando unos US$8 millones al día para alojar a casi 40.000 solicitantes de asilo. Se espera que la cifra aumente tras el fin del Título 42

Un funcionario de Gestión de Emergencias de Nueva York durante una visita a un nuevo centro de retención de inmigrantes en Randall's Island, Nueva York, EE.UU., el martes 18 de octubre de 2022.
Por Katia Porzecanski
11 de mayo, 2023 | 01:28 PM

Bloomberg — Eric Adams, alcalde de Nueva York, ha suspendido temporalmente algunas de las normas que obligan a la ciudad a acoger a los solicitantes de asilo, a medida que el aumento de migrantes pone más presión sobre los recursos de la ciudad.

Según una copia de la orden ejecutiva emitida el miércoles, su decisión suspende algunas de las políticas relativas a los plazos de acogida en los refugios, así como las instalaciones que la ciudad debe proporcionar en sus refugios a las familias no alojadas, como un cuarto de baño y una cocina.

Se produce aproximadamente una semana después de que los funcionarios se enteraran de que la Agencia Federal para la Gestión de Emergencias había concedido a la ciudad sólo US$30,5 millones de para ayudar a sufragar los costes de la crisis migratoria, una fracción de los US$350 millones de ayuda que había solicitado.

“Con más de 130 instalaciones de emergencia y ocho centros de ayuda humanitaria ya abiertos, hemos llegado a nuestro límite, y esta última semana hemos tenido que recurrir a alojar temporalmente a los recién llegados en gimnasios”, declaró en un comunicado Fabien Levy, portavoz del alcalde demócrata. “Haremos todo lo posible por alojar a los solicitantes de asilo lo antes posible, como hemos hecho desde el primer día”.

PUBLICIDAD
La población diaria de los refugios para personas sin hogar de la ciudad aumentó un 56% desde la llegada de los primeros solicitantes de asilo el pasado agosto.

La ciudad de Nueva York está gastando unos US$8 millones al día para alojar a casi 40.000 solicitantes de asilo. Levy dijo que la ciudad ha recibido a más de 500 personas al día en los últimos días. Se espera que esa cifra aumente a finales de esta semana tras el fin del Título 42, una restricción de salud pública por pandemia que permitía a Estados Unidos expulsar rápidamente a los inmigrantes indocumentados aunque solicitaran asilo.

VER +
Alcalde de Nueva York quería usar un centro de convenciones para alojar migrantes

El interventor municipal Brad Lander, también demócrata, criticó la medida de Adams, citando la “antigua obligación legal” de Nueva York de alojar a los sin techo.

“No necesitamos hacer retroceder las protecciones de seguridad de los refugios, y no deberíamos hacerlo”, declaró Lander en un comunicado el jueves. “Con más apoyo de Washington y con la acción atrasada de la administración Adams para proporcionar la asistencia que ayudará a los solicitantes de asilo a ponerse en pie y salir del refugio, podemos afrontar este reto con compasión y sentido común”.

PUBLICIDAD

La Sociedad de Ayuda Jurídica y la Coalición para los Sin Techo también condenaron la decisión, afirmando en un comunicado que “podría llevar a la ciudad a colocar regularmente a familias sin techo con niños en entornos de congregación” que “ponen a las familias y a los niños en peligro de contraer enfermedades contagiosas y de sufrir agresiones sexuales, e influyen negativamente en la salud mental”.

Las organizaciones añadieron que están sopesando la posibilidad de litigar.

“Ninguna familia solicitante de asilo que nos haya pedido refugio en el último año ha dormido en la calle gracias a nuestros colosales esfuerzos, pero sin más apoyo de nuestros socios federales y estatales, nos preocupa que lo peor pueda estar aún por llegar”, declaró Levy.

VER +
Alcalde de Nueva York dice que ‘las ciudades están siendo socavadas’ por la crisis migratoria

La crisis se ha agravado tanto que Adams dijo el viernes que tenía previsto trasladar en autobús a varios centenares de varones migrantes adultos a dos hoteles de Orange Lake y Orangeburg, en el norte del condado de Rockland. Muchos de los solicitantes de asilo que se encuentran en Nueva York fueron trasladados en autobús a la ciudad desde Texas y otros estados, lo que provocó la reprobación de Adams.

El extraordinario costo del alojamiento de los solicitantes de asilo se debe en parte a la singular ley neoyorquina sobre el “derecho al alojamiento”, resultado de un acuerdo legal de 1981 que obliga a la ciudad a proporcionar alojamiento a toda persona que no lo tenga. Ese mandato ha obligado a la ciudad a recurrir al uso de costosos hoteles comerciales como refugios de emergencia para alojar a los inmigrantes.

Con la asistencia de Laura Nahmias.

Lea más en Bloomberg.com