Grandes bancos de EE.UU. podrían ver aumento de 20% de requisito de capital: WSJ

El colapso de los prestamistas más pequeños este año ha intensificado los esfuerzos por reforzar la estabilidad financiera del sector

Foto: Ismail Ferdous/Bloomberg
Por Nicholas Comfort - Ambereen Choudhury
05 de junio, 2023 | 10:11 AM

Lea esta historia en

Portugués

Bloomberg — Según el Wall Street Journal, próximas propuestas de normas podrían obligar a los grandes bancos estadounidenses a aumentar sus requisitos de capital en una media del 20%. El colapso de los prestamistas más pequeños este año ha intensificado los esfuerzos por reforzar la estabilidad financiera del sector.

Las revisiones propuestas podrían introducirse ya en junio, y el alcance del aumento variará en función de las actividades de cada banco, según el informe de fuentes no identificadas citado del periódico. Los bancos con importantes operaciones de negociación serían los más afectados por los cambios, mientras que los que dependen en gran medida de los ingresos por comisiones también podrían ver aumentos significativos.

VER +
Cómo Wall Street está usando la IA para cambiar el mundo de las finanzas

Los reguladores bancarios de todo el mundo están endureciendo las normas de capital del sector, en lo que es el capítulo final de su respuesta a la crisis financiera de 2008. Los recientes colapsos bancarios en Estados Unidos sirven de recordatorio de las consecuencias de contar con prestamistas débiles. Sin embargo, los grandes bancos argumentan que unas normas de capital excesivamente estrictas podrían impedir el crecimiento económico.

El sector y sus inversores llevan meses preparándose para los aumentos y esperan con impaciencia los detalles de la revisión. El CFO de JPMorgan Chase & Co. (JPM) Jeremy Barnum, dijo a finales del mes pasado que la empresa esperaba las propuestas sobre la aplicación de las nuevas normas de Basilea “en cualquier momento”. Dijo que, aunque la empresa se opondría a las peticiones de más capital, se estaba preparando para aumentarlos.

PUBLICIDAD

Jane Fraser, CEO de Citigroup Inc. (C), declaró la semana pasada que su banco se abstendría de hacer nada más allá de unas modestas recompras de acciones hasta tener más claros los cambios de Basilea y la revisión “holística” de los requisitos de capital por parte de la Reserva Federal.

Jane Fraser

Michael Barr, Vicepresidente de Supervisión de la Reserva Federal, ha declarado anteriormente que las autoridades estadounidenses están revisando los requisitos de capital de los bancos y se han comprometido a establecer restricciones acordes con Basilea III. Barr, que asumió el cargo de máximo responsable de la supervisión bancaria de la Fed en julio de 2022 y fue uno de los artífices de la Ley Dodd-Frank de 2010, también ha señalado que es partidario de imponer restricciones más estrictas a los grandes prestamistas de importancia sistémica que a las instituciones más pequeñas.

Los mayores bancos han argumentado que su firmeza ante las recientes turbulencias demuestra su fortaleza y que ya disponen de capital más que suficiente. Las seis mayores firmas estadounidenses han añadido más de US$200.000 millones a sus reservas de capital en la última década, y JPMorgan declaró el mes pasado que su capacidad total de absorción de pérdidas supera ahora las pérdidas por préstamos que tuvieron todos los bancos estadounidenses durante la crisis financiera.

PUBLICIDAD
VER +
Cientos de miles de despidos en tecnológicas empujan a graduados a Wall Street

El CEO de JPMorgan, Jamie Dimon, ha estado entre los que más ha criticado los requisitos de capital más engorrosos, calificando el próximo aumento de “malo para Estados Unidos” el año pasado antes de un par de audiencias en el Congreso.

Jamie Dimon, CEO de JPMorgan

Los principales bancos estadounidenses ya están sujetos a requisitos más estrictos que sus homólogos europeos, según el Banco Central Europeo, que supervisa a los prestamistas de la zona del euro. A pesar de esa desventaja, las sociedades de valores estadounidenses fueron capaces de ganar cuota de mercado a sus competidores europeos en años anteriores.

Sin embargo, los bancos estadounidenses que han quebrado recientemente eran empresas con balances más pequeños que los de estos prestamistas de importancia sistémica mundial.

Los bancos con al menos US$100.000 millones en activos podrían tener que adherirse a nuevos requisitos, inferiores al umbral existente de US$250.000 millones, para el que los reguladores se han reservado sus normas más estrictas, según el Journal. La administración Trump había flexibilizado las normas para muchos bancos regionales.

Mientras que Europa aplica las normas de Basilea a todos los bancos, EE.UU. diferencia más las reglas que aplica a los bancos grandes y pequeños. Excluyendo a los megabancos, los prestamistas de la zona euro se enfrentarían a requisitos más bajos si tuvieran su sede en EEUU, según el BCE.

Otras jurisdicciones también están trabajando en su propia aplicación de las normas definitivas de Basilea III. La Unión Europea está tratando de suavizar su versión después de que el sector advirtiera de que un enfoque estricto podría ahogar el suministro de crédito a las economías del bloque.

Lo que dice Bloomberg Intelligence:

PUBLICIDAD

“La última pieza que queda de Basilea III, conocida informalmente como el final de Basilea III, alteraría los niveles de capital de los bancos estadounidenses a medida que los reguladores recalibren la ponderación del riesgo de los activos y restrinjan los modelos internos utilizados para calcular tanto el riesgo de crédito como el operacional.”

-Nathan Dean, analista gubernamental senior de BI

En Estados Unidos, la Reserva Federal está desempeñando un papel destacado en la elaboración de la medida, junto con la Federal Deposit Insurance Corp. y la Oficina del Interventor de la Moneda, según el WSJ. Se espera que las tres agencias recaben comentarios sobre las normas de capital propuestas antes de votar para completar los cambios y, finalmente, aplicarlos en los próximos años, según el informe.

JPMorgan dijo en su día del inversor que, si bien las piezas finales de las normas de capital de Basilea III -que algunos inversores han denominado Basilea IV porque podrían ser tan extensas- pueden proponerse pronto, es poco probable que se apliquen antes de principios de 2025.

Lea más en Bloomberg.com