Se acabaron los Happy Hours en distritos financieros de Nueva York y Londres

Los horarios híbridos han dejado obsoletas los Happy Hours de los viernes, lo que ha llevado a restaurantes y bares a ajustar sus estrategias de marketing

La hora feliz es nueva en Trinity Place, que añadió el especial de 3 a 5 de la tarde entre semana en 2022. Fotógrafa: Gabby Jones/Bloomberg
Por Mia Gindis y Marnie Muñoz
13 de agosto, 2023 | 10:31 AM

Bloomberg — Calle arriba de la Bolsa de Nueva York, todos los asientos del bar Trinity Place están llenos. Clientes trajeados y con maletines se apiñan hombro con hombro, conversando a gritos sobre canciones de Dua Lipa.

El bullicio parece el de un viernes por la noche, pero sólo es martes.

El aumento del trabajo a distancia ha hecho que el ritual del Happy Hour de los viernes sea difícil de vender en los distritos financieros de Nueva York a Londres, obligando a bares y restaurantes a replantearse sus estrategias para cortejar a esta multitud. La efervescencia de los viernes ha llevado a propietarios y gerentes a hacer de todo, desde contratar a DJs entre semana hasta cambiar sus ofertas de bebidas, pasando por dotar de personal detrás de la barra para turnos más tempranos entre semana.

VER +
Cada vez menos empresas de Wall Street exigen ir a la oficina a tiempo completo

“El consumidor medio se ha vuelto más hogareño desde la pandemia”, afirma Charles Lindsey, profesor asociado de marketing de la Facultad de Administración de la Universidad de Búfalo. “Tienden a llegar antes a casa y también a quedarse más en casa los fines de semana. Y por eso creo que los bares están ajustando su comportamiento en consecuencia”.

PUBLICIDAD

Las tasas de ocupación de las oficinas en Nueva York rozaron el 50% en junio por primera vez desde la pandemia, lo que da a los bares una mayor oportunidad de atraer a los trabajadores a tomar una copa. Los datos de Kastle Systems han demostrado que en la nueva era del trabajo híbrido, de martes a jueves son los días más concurridos para fichar en la oficina.

Por eso tiene sentido que los restaurantes “pesquen donde están los peces”, dice Lindsey, ofreciendo bebidas baratas a las horas en que los trabajadores están en el barrio en mayor número.

En la nueva era del trabajo híbrido, de martes a jueves son los días más ocupados para fichar en la oficina.  Fotógrafa: Gabby Jones/Bloomberg

La hora feliz es nueva en Trinity Place, que añadió el especial de 3 a 5 de la tarde entre semana en 2022. Ahora, los trabajadores de Wall Street reservan regularmente el bar para el Happy Hour del equipo, sobre todo de martes a jueves.

PUBLICIDAD

“A las cinco es como una discoteca”, dice Marcella Alday, CEO de Trinity Place.

El ambiente de después del trabajo ha cambiado tanto que otro local de Fi-Di, Mezcali, trae un DJ para estas horas de martes a jueves, dijo el copropietario Alan Ngo. Lo mismo ocurre con el cercano bar The Malt House, que ahora acoge a un DJ los días laborables, con grupos como Usher y Akon.

Anthony Debique, director general del bar, dijo que no es raro que la gente de Wall Street ocupe todo el segundo piso de la taberna, que ofrece Happy Hours de 15.00 a 18.00 los días laborables, la misma hora a la que los trabajadores de bancos cercanos como Wells Fargo & Co. y PNC Financial Services Group Inc. cierran sus puertas.

En Londres, los pubs están desafiando una prohibición poco estricta del Happy Hour, introducida en 2010 para tratar de frenar las borracheras y atraer al público de las finanzas entre semana. El Saint, situado a la vuelta de la esquina del Banco de Inglaterra, empezó a ofrecer cócteles al precio de dos por uno los lunes y martes, tras someterse el año pasado a una completa renovación de marca.

Las promociones de la Hora Feliz entre semana son una táctica de los bares para recuperarse de los moribundos primeros días de la pandemia, cuando las oficinas vacías les privaban de tráfico peatonal y mermaban las ventas.  Fotógrafo: Gabby Jones/Bloomberg

La decisión se tomó para compensar a la cada vez más “voluble” clientela de los viernes, según el subdirector Spencer Deamer. Algunos días entre semana, los clientes elegantemente vestidos se derraman ahora sobre una plaza al aire libre, y hay un mínimo de ocho camareros detrás de la barra de 17 a 21 horas.

“En ese tiempo, están continuamente, sin parar de servir a los clientes”, dijo Deamer.

En el Bar del Hotel Baccarat, un lujoso establecimiento de Midtown situado a pocas manzanas de las sedes de gigantes de las finanzas, como JPMorgan Chase & Co. (JPM) y Bank of America Corp. (BAC).

PUBLICIDAD

“Los martes, miércoles y jueves, creo que se hacen muchos negocios en persona, y es cuando vemos ese tipo de mezclas y viene mucha gente de negocios”, dijo Mark Tubridy, director del bar Baccarat. “Si puedes venir a tomar una copa después del trabajo a las 4:30 y estar en el tren de las 6:00 en casa, ¿qué puedes perder?”

Las promociones son una táctica de los bares para recuperarse de los moribundos primeros días de la pandemia, cuando las oficinas vacías les privaban de tráfico peatonal y mermaban las ventas.

“Es una forma de aumentar los ingresos en un periodo del día que normalmente se caracterizaría por los costos hundidos”, dijo Christopher Gaulke, profesor de la Escuela de Administración Hotelera de Cornell.

Los bares siguen teniendo muchos obstáculos para conseguir una casa llena. Una encuesta de Markets Live Pulse realizada en mayo y junio reveló que alrededor de un tercio de los profesionales de las finanzas se preparan el almuerzo, comen en la oficina o se van directamente a casa sin tomar una copa después del trabajo con más frecuencia que antes de la pandemia.

PUBLICIDAD

Un cliente habitual del Trinity Place dijo que el bar que frecuenta desde 2004 tiene ahora un atractivo diferente de cara al fin de semana: A menudo viene a cenar los viernes, dijo, para estar solo.

Con la asistencia de Madeleine Parker.

Lea más en Bloomberg.com