La caída de la biotecnología está vaciando los laboratorios

El dinero para investigación es cada vez más difícil de encontrar: Según los analistas de Stifel, se calcula que los nuevos flujos hacia fondos de riesgo biotecnológicos caerán a US$23.000 millones este año

El Centro Tecnológico de Vacunas de la Universidad Federal de Minas Gerais está Probando una Vacuna contra el Coronavirus (COVID - 19) y también Probando Kits de Diagnóstico
Por Gerry Smith
24 de noviembre, 2023 | 03:38 AM

Bloomberg — Las reducciones de gastos de Sangamo Therapeutics (SGMO) no sólo perjudicaron a los aproximadamente 162 trabajadores estadounidenses que perdieron su empleo este mes. También es un golpe para Jerry Walter, que ha perdido a cinco familiares y ha sufrido daños renales, pulmonares, auditivos y cardiacos a causa de una enfermedad rara.

VER +
El fabricante de Ozempic superó a LVMH como mayor empresa europea

Citando el “difícil entorno económico” que está conmocionando a la industria biotecnológica, Sangamo interrumpió la investigación sobre una terapia génica experimental (posiblemente una cura) para la enfermedad de Fabry. Walter, coronel retirado del ejército estadounidense de 69 años, que ya ha sido sometido a un trasplante de corazón debido a esta deficiencia enzimática hereditaria, declaró que es decepcionante ver cómo se detiene el trabajo en otro posible nuevo medicamento. “La promesa de un tratamiento mejor sigue quedando relegada”, afirmó.

Las empresas farmacéuticas recortan el gasto en I+D | La inversión en nuevos tratamientos cae por primera vez en una décadadfd

Sangamo terminará un ensayo actual de Fabry según lo previsto y está buscando financiación o un socio que le ayude a llevar sus estudios a la fase final, según dijo un portavoz. Sin embargo, ha sido otro año sombrío para las empresas biotecnológicas, ya que un índice de valores estrechamente vigilado, a menudo denominado XBI, acaba de superar los 1.000 días desde su máximo de principios de 2021. El número de empresas que exploran opciones estratégicas (signo típico de desesperación) acaba de alcanzar un máximo histórico, según los analistas de Stifel. “Nadie sabe dónde está el fondo de esto”, dijo Sam Fazeli, analista de Bloomberg Intelligence.

El dinero para investigación es cada vez más difícil de encontrar: Según los analistas de Stifel, se calcula que los nuevos flujos hacia fondos de riesgo biotecnológicos caerán a 23.000 millones de dólares este año, frente a los cerca de 31.000 millones de 2021. La subida de los tipos de interés, las amenazas a los precios de los nuevos fármacos y la decepción post-pandémica han obligado a las biotecnológicas a retraerse en investigación y desarrollo.

PUBLICIDAD

El año pasado, el gasto farmacéutico mundial en I+D cayó un 2,2%, hasta US$244.000 millones, la primera caída en una década, según Evaluate Pharma, y se prevé un crecimiento más lento en los próximos años. Fue el cuarto descenso de este tipo en casi cuatro décadas, según el grupo industrial PhRMA.

En el sector se ha producido un “serio adelgazamiento de los proyectos en tramitación en el extremo más pequeño”, decía Evaluate en su informe de agosto.

VER +
Aceleradora chilena destinará US$1,5 millones a financiar startups biotech en LatAm

Trabajo crucial

Los grandes laboratorios farmacéuticos se han introducido cada vez más en áreas que solían ser dominio de la biotecnología (como el cáncer y las enfermedades raras) en busca de beneficios con fármacos que no sean fácilmente sustituibles por la competencia. La farmacéutica francesa Sanofi está impulsando el gasto en I+D, mientras que Eli Lilly & Co, fabricante de medicamentos superventas para perder peso, ha aumentado este año su presupuesto de I+D en US$600 millones.

PUBLICIDAD

Pero los gigantes de la industria no pueden sustituir el trabajo crucial que realizan las empresas biotecnológicas más pequeñas, dijo Derek Lowe, investigador de fármacos desde hace mucho tiempo que escribe el blog de la industria “In the Pipeline”. En muchos casos, las empresas biotecnológicas se encargan de arriesgadas investigaciones en fase inicial en las que los grandes fabricantes de fármacos pueden invertir si resultan prometedoras.

Las empresas biotecnológicas suelen asumir retos que están un poco “ahí fuera”, dijo Lowe. Los grandes fabricantes “dejan que las pequeñas empresas lo intenten y vean cómo va”.

Las acciones biotecnológicas siguen cayendo | El índice ha bajado cerca de un 60% desde su máximodfd

Atrás ha quedado el entusiasmo pandémico que en junio de 2021 llevó a Moderna Inc., fabricante de inyecciones contra el Covid-19, a multiplicar por 188 el beneficio diluido por acción de las operaciones continuadas. Ahora se espera que la empresa registre pérdidas ajustadas durante el próximo año, y más de la mitad de los analistas que la cubren no recomiendan comprar acciones.

Según Fazeli, la desaceleración del sector era inevitable. Las empresas están cambiando sus estrategias en respuesta. Incapaces de encontrar inversores que puedan aportar más fondos, las pequeñas biotecnológicas se saltan las apuestas arriesgadas para centrarse en apuestas seguras que tengan más probabilidades de generar ingresos pronto o de atraer un acuerdo con una empresa farmacéutica mayor, dijo John LaMattina, ex jefe de I+D de Pfizer Inc.

Eso significa menos creatividad en el sector que dio lugar a las inyecciones contra el Covid-19, las terapias génicas que salvan vidas y otros tratamientos para enfermedades antaño mortales. Entre ellos se incluye Keytruda, de Merck & Co., que tomó forma por primera vez hace unas dos décadas en la empresa biotecnológica Organon & Co. En la actualidad, el fármaco ha tratado a más de un millón de pacientes con más de 20 tipos de cáncer diferentes, generando unos US$21.000 millones en ventas el año pasado.

VER +
Startup biotech utilizará microbios para producir hidrógeno a partir del petróleo

Escasez de medicamentos

“La preocupación es que dentro de tres o cuatro años habrá escasez de medicamentos innovadores”, dijo Jeff Jonas, exCEO de la empresa biotecnológica Sage Therapeutics Inc. “Existe la posibilidad de que el ecosistema inicial se resienta”.

El impacto está afectando a empresas como Charles River Laboratories International Inc., que realiza trabajos que incluyen investigaciones tempranas de seguridad en ratas que preceden a las pruebas en humanos. La empresa ha participado en el estudio de más del 80% de todos los fármacos aprobados en EE.UU. en los últimos tres años.

PUBLICIDAD

Las empresas biotecnológicas que antes investigaban cuatro o cinco productos a la vez, ahora sólo tienen financiación para dos, dijo Jim Foster, CEO de Charles River. El resultado: se espera que los ingresos orgánicos crezcan un 6% este año, aproximadamente la mitad que en 2022.

“La gente está cambiando sus prioridades, siendo más juiciosa”, dijo Foster en una entrevista. “Somos un canario en la mina de carbón”.

Según la empresa inmobiliaria Colliers, la desocupación de espacios de laboratorio en el centro de la industria biotecnológica de Boston ha alcanzado su nivel más alto en 10 años. Por primera vez, hay unos 5 millones de pies cuadrados de espacio en el mercado, frente a los 300.000 de hace dos años.

VER +
Las enfermedades no transmisibles están rediseñando el entorno médico en la región

Según Lowe, bloguero farmacéutico, los problemas de la biotecnología podrían suponer un problema para las grandes farmacéuticas: una menor oferta de candidatos para que las grandes farmacéuticas los compren más adelante. Esas farmacéuticas necesitan nuevos productos para compensar a los más antiguos que se enfrentarán a la competencia cuando se acabe su exclusividad.

PUBLICIDAD

Los fármacos más antiguos también pueden acogerse a las negociaciones de precios de Medicare en virtud de la Ley de Reducción de la Inflación, la legislación firmada por el presidente Joe Biden. Los fabricantes de medicamentos han dicho que la ley acorta efectivamente el periodo más rentable de sus productos, y que habrá que sacrificar algunos programas de desarrollo temprano.

Todo eso son malas noticias para Walter, el excoronel que fundó la Fundación Nacional de la Enfermedad de Fabry. Dos veces al mes, este residente de Hillsborough, Carolina del Norte, permanece sentado durante tres horas recibiendo la sustitución de enzimas por vía intravenosa.

PUBLICIDAD
Jerry-Walterdfd

Antes de quedarse sin dinero, Sangamo perseguía un tratamiento único destinado a reparar el defecto genético responsable de la enfermedad, lo que significaría que los pacientes de Fabry no necesitarían esas infusiones bimensuales. Los que lo recibieron en un ensayo “siguen informando de mejoras en su calidad de vida”, afirma la empresa.

“Creemos que se trata de un medicamento potencial importante y estamos haciendo todo lo que está en nuestra mano para seguir haciéndolo llegar a los pacientes que lo necesitan”, declaró el portavoz de Sangamo en un correo electrónico.

El tratamiento podría haber sido “revolucionario” si se hubiera seguido trabajando en él, afirmó Walter, añadiendo que espera que Sangamo pueda resolver sus problemas de financiación.

Lee más en Bloomberg.com