Negocios

Muere Charles Munger a los 99 años, quien ayudó a Buffett a construir Berkshire Hathaway

Bajo su dirección, Berkshire obtuvo una ganancia media anual del 20,1% entre 1965 y 2021, casi el doble que el índice S&P 500. Esta es su historia

Charlie Munger, vice chairman of Berkshire Hathaway Inc., speaks during the Daily Journal Corp. shareholder meeting in Los Angeles, California, U.S., on Thursday, Feb. 14, 2019. Munger discussed investing, banks, China, and health care at the meeting. Photographer: Patrick T. Fallon/Bloomberg
Por Noah Buhayar
28 de noviembre, 2023 | 04:23 PM

Bloomberg — Charles Munger, el alter ego, compinche y enemigo de Warren Buffett durante casi 60 años, cuando ambos transformaron Berkshire Hathaway Inc. (BRK) de un fabricante textil en decadencia en un imperio, ha muerto. Tenía 99 años.

Falleció el martes en un hospital de California, según informó la empresa en un comunicado. Vivía en Los Ángeles. “Berkshire Hathaway no podría haber alcanzado su estatus actual sin la inspiración, sabiduría y participación de Charlie”, dijo Buffett en el comunicado.

Abogado de formación, Munger (rima con “hambre”) ayudó a Buffett, siete años más joven que él, a elaborar una filosofía de inversión en empresas a largo plazo. Bajo su dirección, Berkshire obtuvo una ganancia media anual del 20,1% entre 1965 y 2021, casi el doble que el índice S&P 500. Décadas de rentabilidad compuesta hicieron de la empresa una de las más rentables del mundo. Décadas de rendimientos compuestos convirtieron a la pareja en multimillonarios y héroes populares para los inversores que los adoraban.

Munger era vicepresidente de Berkshire y uno de sus mayores accionistas, con acciones valoradas en unos 2.100 millones de dólares a 2 de marzo de 2022. Su patrimonio neto total era de unos 2.500 millones de dólares a principios de 2023.

PUBLICIDAD

En las reuniones anuales de la empresa en Omaha, Nebraska, donde tanto él como Buffett habían crecido, Munger era conocido por su papel de hombre recto y regañón de los excesos corporativos. A medida que crecían la fama y la riqueza de Buffett -según el precio de las acciones de Berkshire, en ocasiones era el hombre más rico del mundo-, también aumentaba el valor de Munger como control de la realidad.

“Es estupendo tener un socio que te diga: ‘No estás pensando con claridad’”, dijo Buffett de Munger, sentado a su lado, en la reunión de Berkshire de 2002. (Demasiados consejeros delegados se rodean de “un puñado de aduladores” reacios a cuestionar sus conclusiones y prejuicios, añadió Buffett.

Por su parte, Munger dijo que Buffett se benefició de tener “un interlocutor que sabía algo. Y creo que yo he sido muy útil en ese sentido”.

PUBLICIDAD

Más allá del valor

Buffett atribuyó a Munger la ampliación de su enfoque de la inversión más allá de la insistencia de su mentor Benjamin Graham en comprar acciones a una fracción del valor de sus activos subyacentes. Con la ayuda de Munger, comenzó a ensamblar el conglomerado de seguros, ferrocarriles, fabricación y bienes de consumo que registró casi $ 24 mil millones de ganancias operativas en 2019.

“Charlie siempre ha enfatizado: ‘Compremos negocios verdaderamente maravillosos’”, dijo Buffett al Omaha World-Herald en 1999.

Eso significaba negocios con marcas fuertes y poder de fijación de precios. Munger empujó a Buffett a adquirir la confitera californiana See’s Candies Inc. en 1972. El éxito de esa operación - Buffett llegó a considerar See’s como “el prototipo de un negocio de ensueño” - inspiró la inversión de 1.000 millones de dólares de Berkshire en acciones de Coca-Cola Co. 15 años después.

Charles Munger, Vicepresidente de Berkshire Hathawaydfd

El mordaz Munger frenaba tan a menudo el entusiasmo de Buffett que éste se refería a él bromeando como “el abominable inútil”.

En la reunión de Berkshire de 2002, Buffett ofreció una respuesta de tres minutos a la pregunta de si la empresa podría comprar una compañía de cable. Munger dijo que dudaba que hubiera una disponible a un precio aceptable.

“¿A qué precio se sentiría cómodo?”, preguntó Buffett.

“Probablemente a un precio inferior al suyo”, respondió Munger.

PUBLICIDAD

Recorte de cartón

Desde Los Ángeles, Munger hablaba frecuentemente por teléfono con Buffett en Omaha. Incluso cuando no podían conectarse, Buffett afirmaba que sabía lo que Munger pensaría. Cuando Munger faltó a una reunión especial de accionistas de Berkshire en 2010, Buffett subió al escenario un recorte de cartón de su socio e imitó a Munger diciendo: “No podría estar más de acuerdo.”

Munger criticó abiertamente el mal comportamiento de las empresas y tachó de “dementes” e “inmorales” las compensaciones que reciben algunos altos ejecutivos. Calificó el Bitcoin de “veneno nocivo”, definió la criptomoneda en general como “en parte fraude y en parte engaño” y advirtió de que gran parte de la banca se había convertido en “juegos de azar a rastras.”

“Me encanta su capacidad para ir al grano y que no le importe cómo lo dice”, dijo Cole Smead, consejero delegado de Smead Capital Management, un inversor de Berkshire desde hace mucho tiempo. “En la sociedad actual, eso es algo realmente único”.

Aunque Munger se alineaba con el Partido Republicano de EE.UU. y Buffett con los demócratas, ambos solían coincidir en temas como la conveniencia de la sanidad universal y la necesidad de una supervisión gubernamental del sistema financiero.

PUBLICIDAD
VER +
Buffett dice que los ejecutivos deben rendir cuentas por los bancos en quiebra

Pero mientras Buffett recorría el mundo instando a los multimillonarios a abrazar la caridad, Munger decía que una empresa privada como Costco Wholesale Corp. -de cuyo consejo formó parte durante más de dos décadas- hacía más bien a la sociedad que las grandes fundaciones filantrópicas.

Con sus propias donaciones, Munger promovió el derecho al aborto y la educación. Fue presidente del Hospital Buen Samaritano de Los Ángeles. Sus legados multimillonarios a la Universidad de Michigan y a la Universidad de California en Santa Bárbara para la construcción de nuevas viviendas le dieron la oportunidad de dar rienda suelta a su pasión por la arquitectura, aunque su proyecto de una residencia para 4.500 personas en el campus de Santa Bárbara suscitó protestas en 2021 porque la gran mayoría de las habitaciones no tendrían ventanas.

PUBLICIDAD

Los “groupies” de Wesco

Aunque nunca llegó a rivalizar con Buffett en cuanto a celebridad mundial, la forma de hablar de Munger le granjeó seguidores por derecho propio.

Utilizaba el término “groupies” para referirse a sus fans, a menudo centenares, que se reunían para verle sin Buffett. Como anfitrión de las reuniones anuales de Wesco Financial Corp, una unidad de Berkshire, en Pasadena (California), Munger expuso su filosofía de vida y de inversión.

En la reunión de 2011, la última antes de que Berkshire se hiciera con el control total de Wesco, Munger dijo a su audiencia: “Todos necesitáis un nuevo héroe de culto.”

PUBLICIDAD

Charles Thomas Munger nació el 1 de enero de 1924 en Omaha, el primero de los tres hijos de Alfred Munger y la ex Florence Russell, conocida como Toody. Su padre, hijo de un juez federal, se había licenciado en Derecho en la Universidad de Harvard antes de regresar a Omaha, donde entre sus clientes se encontraba el periódico Omaha World-Herald.

El primer contacto de Munger con la familia Buffett se produjo cuando trabajaba los sábados en Buffett & Son, la tienda de comestibles de Omaha dirigida por Ernest Buffett, el abuelo de Warren. Pero los dos futuros socios no se conocerían hasta años más tarde.

Munger ingresó en la Universidad de Michigan a los 17 años con planes de estudiar matemáticas, sobre todo porque le resultaba muy fácil. “Cuando era joven podía sacar sobresaliente en cualquier curso de matemáticas sin hacer ningún trabajo”, dijo en una conversación en 2017 en la Ross Business School de Michigan.

VER +
Beneficio operativo de Berkshire, de Warren Buffett, aumentó: ¿Qué hay detrás?

De Nome a Harvard

En 1942, durante su segundo año, se alistó en el Cuerpo Aéreo del Ejército, que pronto se convertiría en las Fuerzas Aéreas. Fue enviado al Instituto Tecnológico de California para aprender meteorología antes de ser destinado a Nome, Alaska. Fue durante este periodo, en 1945, cuando se casó con su primera esposa, Nancy Huggins.

PUBLICIDAD

A falta de un título universitario, Munger se matriculó en la Facultad de Derecho de Harvard antes de licenciarse en 1946. ¡Sólo fue admitido tras la intervención de un amigo de la familia y antiguo decano de la facultad, según el libro de Janet Lowe de 2000, Damn Right! Behind the Scenes with Berkshire Hathaway Billionaire Charlie Munger. Munger trabajó en la Harvard Law Review y en 1948 fue uno de los 12 de la promoción de 335 que se graduó magna cum laude.

Con su esposa y su hijo Teddy, Munger se trasladó a California para incorporarse a un bufete de abogados de Los Ángeles. Tuvieron dos hijas antes de divorciarse en 1953. En 1956, Munger se casó con Nancy Barry Borthwick, madre de dos hijos, y con el tiempo ampliaron su familia con cuatro hijos más. (Teddy, el primogénito de Munger, había muerto de leucemia en 1955).

No satisfecho con el potencial de ingresos de su carrera jurídica, Munger empezó a trabajar en proyectos de construcción y negocios inmobiliarios. Fundó un nuevo bufete de abogados, Munger, Tolles & Hills, y en 1962 creó una sociedad de inversión, Wheeler, Munger & Co, inspirada en las que Buffett había creado con sus primeros inversores en Omaha.

“Al igual que Warren, yo tenía una pasión considerable por hacerme rico”, declaró Munger a Roger Lowenstein en Buffett: The Making of an American Capitalist, publicado en 1995. “No porque quisiera Ferraris: quería independencia. La quería desesperadamente. Me parecía indigno tener que enviar facturas a otras personas”.

Presentación en 1959

Su fatídica presentación a Buffett tuvo lugar durante una visita a Omaha en 1959. Aunque el lugar exacto de su primer encuentro es objeto de rumores, está claro que congeniaron enseguida. En poco tiempo hablaban por teléfono casi a diario e invertían en las mismas empresas y valores.

Sus inversiones en Berkshire Hathaway comenzaron en 1962, cuando la empresa fabricaba forros para trajes de caballero en fábricas textiles de Massachusetts. Buffett adquirió una participación mayoritaria en 1965. Aunque las fábricas cerraron, Berkshire se mantuvo como vehículo corporativo del creciente conglomerado de empresas de Buffett.

Un descubrimiento conjunto crucial fue una empresa llamada Blue Chip Stamps, que gestionaba populares juegos de canje ofrecidos por tiendas de comestibles y otros minoristas. Como las tiendas pagaban los sellos por adelantado y los premios se canjeaban mucho más tarde, Blue Chip disponía en todo momento de una pila de dinero, al igual que un banco.

Buffett atribuyó a Munger la ampliación de su enfoque de la inversión más allá de la insistencia de su mentor Benjamin Graham en comprar acciones a una fracción del valor de sus activos subyacentes.dfd

Con ese capital, Buffett y Munger compraron acciones de control en See’s Candies, el Buffalo Evening News y Wesco Financial, la empresa que Munger dirigiría.

En 1975, la Comisión del Mercado de Valores de EE.UU. alegó que Blue Chip Stamps había manipulado el precio de Wesco porque Buffett y Munger habían persuadido a sus directivos para que abandonaran un plan de fusión. Blue Chip resolvió el litigio aceptando pagar a los antiguos inversores de Wesco un total de unos 115.000 dólares, sin admitir su culpabilidad.

El calvario puso de relieve los riesgos de que Buffett y Munger tuvieran intereses financieros tan complicados y superpuestos. Un esfuerzo de años para simplificar las cosas culminó en 1983 con la fusión de Blue Chip Stamps en Berkshire. Munger, cuya participación en Berkshire ascendió al 2%, se convirtió en vicepresidente de Buffett.

Toro chino

En los últimos años, los seguidores de Munger siguieron viajando a Los Ángeles para hacerle preguntas en las reuniones anuales de Daily Journal Corp, empresa editorial que dirigía como presidente. Mostró su habilidad para la inversión invirtiendo el dinero de la empresa en valores temporalmente deprimidos, como Wells Fargo & Co. durante la profunda crisis financiera de 2008-2009.

Munger fue durante muchos años más optimista que Buffett a la hora de invertir en China. Berkshire se convirtió en el mayor accionista del fabricante de automóviles chino BYD Co, por ejemplo, años después de que Munger comenzara a comprar sus acciones, aunque Berkshire comenzó a recortar esa participación en 2022.

Munger comenzó a compartir su título de vicepresidente en Berkshire en 2018 con dos altos ejecutivos de la próxima generación, Greg Abel y Ajit Jain, que fueron nombrados miembros de la junta en una señal largamente esperada de los planes de sucesión de Buffett.

Fue el propio Munger quien, tres años antes, había señalado su probable ascenso con elogios entregados a su manera característica: con un golpe de revés al jefe.

“En algunos aspectos importantes”, escribió sobre Abel y Jain en 2015, “cada uno es mejor ejecutivo de negocios que Buffett.”

- Con la ayuda de Katherine Chiglinsky y Max Reyes.

Lea más en Bloomberg.com