Mercados

Crece la demanda de inversores de activos en Brasil y México, según BlackRock

En entrevista con Bloomberg Línea, Aitor Jauregui, responsable para LatAm de la mayor gestora de activos del mundo, destaca el apetito extranjero por productos relacionados con temas climáticos y de infraestructuras

BlackRock tenía unos US$9,1 billones en activos gestionados en todo el mundo a finales del tercer trimestre (Foto: Michael Nagle/Bloomberg)
08 de diciembre, 2023 | 09:33 AM

Bloomberg Línea — Brasil y México se enfrentan a una oportunidad única para atraer capital extranjero con la demanda de los inversores de activos en áreas como infraestructura, transición energética y sostenibilidad, que ayudan a proteger las carteras contra la inflación y cumplen con los criterios de asignación ASG. Así lo afirmaron en una entrevista con Bloomberg Línea dos líderes ejecutivos para América Latina y Brasil de BlackRock, la mayor gestora del mundo con más de US$9 billones en activos.

“América Latina tiene una oportunidad fantástica para capitalizar esto [las megatendencias]. Creo que habrá más inversiones, no sólo de Estados Unidos, sino de empresas chinas que quieren invertir en América Latina. Hay muchos beneficios: recursos naturales, geografía, proximidad a EE.UU. y también a Canadá”, dijo Aitor Jauregui, responsable de América Latina en BlackRock, en una entrevista con Bloomberg Línea durante un viaje a São Paulo este mes.

El ejecutivo español asumió el cargo de responsable de operaciones para la región en marzo. Anteriormente, dirigió el área global de gestión de fondos para España, Portugal y Andorra.

VER +
Cinco claves para entender el impacto en Latinoamérica de una desaceleración china

“Hemos recibido un creciente interés de los clientes por invertir en países en desarrollo. Países que estarán a la vanguardia de la infraestructura climática, esencialmente, y en tecnologías climáticas que acelerarán la transición”, dijo Jauregui.

PUBLICIDAD

Como ejemplo de la demanda, BlackRock anunció hace unas semanas su primera inversión en una empresa de América Latina a través de la Climate Finance Partnership, una alianza entre la gestora y los gobiernos de Alemania, Japón y Francia para proyectos sostenibles en países emergentes.

El monto no divulgado fue invertido en la empresa brasileña Brasol, que genera energía solar para clientes empresariales.

“Fue la primera inversión de uno de nuestros fondos extranjeros, con capital y tecnología extranjeros, que están haciendo que Brasil y América Latina sean más sostenibles. Vemos una gran demanda de inversores globales por este tipo de proyectos”, dijo Karina Saade, Country Manager de BlackRock para Brasil, en la misma entrevista con Bloomberg Línea.

PUBLICIDAD

Lea a continuación la entrevista con Aitor Jauregui y Karina Saade de BlackRock, editada para mayor claridad:

VER +
¿Cuáles son las razones detrás de la subida del Bitcoin sobre US$40.000?

Bloomberg Línea: ¿Qué oportunidades identifica BlackRock para América Latina? ¿En cuáles mercados?

Aitor Jauregui: Yo pensaría esta estrategia en tres pilares o verticales diferentes. Uno es el comercial, iniciativas orientadas al negocio. El otro está más relacionado con el talento y cómo apoyamos a nuestro equipo y promovemos ese crecimiento. Y el tercero es el ecosistema, la promoción de diferentes iniciativas para hacernos aún más relevantes en las comunidades en las que operamos.

En cuanto a las iniciativas relacionadas con las empresas, creo que la región tiene muchas oportunidades para promover inversiones en infraestructuras, infraestructuras climáticas y nuevas tecnologías que aceleren la transición a una economía con bajas emisiones de carbono, por ejemplo.

En la región ha habido muchos países muy dependientes de los hidrocarburos, pero veo aspectos positivos gracias a los recursos naturales y a la forma en que se conserva la región.

Aitor Jauregui, Head of Latin America for BlackRock.dfd

¿Cuáles son las oportunidades de negocio en la región?

Jauregui: Estamos presentes en diferentes países y tenemos operaciones significativas en México. Tenemos 225 personas allí, que cubren tanto la gestión de patrimonios como el negocio institucional. En el país está ocurriendo algo interesante: las aportaciones al sistema de pensiones están aumentando, al contrario de lo que quizá ocurre en el resto de la región, no necesariamente aquí.

PUBLICIDAD

En México, el sistema privado de pensiones va a duplicar su tamaño debido a estas contribuciones, que van a pasar del 6,5% al 15%. Están pasando muchas cosas en este espacio institucional.

En cuanto al ecosistema de gestión de patrimonios, y creo que esto es común en toda la región, vemos mucha demanda de modelos de cartera y asesoramiento basados en comisiones.

Mantenemos muchas conversaciones sobre el papel de la visión de la cartera en su conjunto, contemplando las carteras de forma holística, no sólo con productos, sino también con asesoramiento sobre asignación de activos, construcción de carteras, consultoría de carteras, análisis, tecnología para gestionar riesgos. Esto está moldeando y remodelando el ecosistema de gestión de patrimonios en la región.

¿Cuáles son las principales estrategias para América Latina? ¿Y cómo se diferencian de las de Europa, por ejemplo?

PUBLICIDAD

Jauregui: Un área diferente que definitivamente ha destacado en los últimos años han sido los activos alternativos en mercados privados. Pero eso ha cambiado un poco. Si nos fijamos en las subcategorías dentro del negocio alternativo, el capital riesgo dominaba hace unos años. Ahora, con las tasas de inflación como están, vemos más demanda de crédito privado e infraestructuras. También son coberturas contra la inflación, ayudan a proteger eficazmente las carteras. Esto es global.

Cuando pienso en América Latina en particular, creo que habrá una enorme demanda de infraestructuras. El Gobierno brasileño ha hablado de ello. Lo mismo ocurre en México. Con las restricciones que han aumentado en la cadena de suministro, habrá mucho más que construir en México en particular. Pero también en el conjunto de la región.

PUBLICIDAD

E infraestructuras climáticas: allá donde vamos, los clientes entienden que el riesgo climático es un riesgo de inversión, pero también una oportunidad. Y nos preguntan cómo capitalizarlo y cómo acceder a estrategias de descarbonización.

VER +
Los sueldos en la Wall Street brasileña caen, pero aún siguen siendo altos

Karina Saade: Acabamos de hacer nuestra primera inversión en América Latina. Fue en Brasil, en una empresa de energía solar llamada Brasol. Fue la primera inversión de uno de nuestros fondos extranjeros con capital y tecnología del exterior que están haciendo que Brasil o América Latina sean más sostenibles. Vemos una gran demanda de este tipo de proyectos por parte de inversores extranjeros.

¿Esto significa que BlackRock ha estado analizando otras empresas que podrían recibir inversiones?

PUBLICIDAD

Saade: Sí. En BlackRock tenemos diferentes tipos de inversores que buscan diferentes estrategias y objetivos. Analizamos muchos tipos distintos de activos según diferentes conjuntos de criterios. No tenemos una visión única. Ofrecemos mucha autonomía a nuestros inversores y eso nos permite buscar distintos tipos de oportunidades. Nos hemos dado cuenta de que hay mucho capital, al menos fuera de Brasil, que busca este tipo de oportunidades de inversión.

Jauregui: La inversión a la que se refería Karina, en Brasol, forma parte de una cartera que se denomina Asociación para la Financiación del Clima (CFP, por sus siglas en inglés). Se trata de una iniciativa conjunta público-privada liderada por los gobiernos de Alemania, Japón y Francia.

Hemos recibido un creciente interés de los clientes por invertir en países en desarrollo. Países que estarán a la vanguardia de la infraestructura climática, esencialmente, y en tecnologías climáticas que acelerarán la transición. Así que hemos invertido en Tailandia, Kenia, Filipinas y ahora Brasil. Estamos construyendo esta cartera.

Karina Saade, Country Manager da BlackRock Brasil (Foto: Divulgação)dfd

¿Son inversiones relacionadas con megatendencias?

PUBLICIDAD

Jauregui: Sí. Creemos que América Latina tiene un enorme potencial, al igual que la India, que llama mucho la atención en todo el mundo. También algunos países del sudeste asiático. Y creo que América Latina tiene una oportunidad fantástica para sacar provecho de ello. Creo que habrá más inversión no sólo de Estados Unidos, sino de empresas chinas que quieran apostar por América Latina. Hay muchas ventajas: recursos naturales, geografía, proximidad a Estados Unidos y Canadá.

Saade: Y la demografía. Muchos países desarrollados se enfrentan a tasas de crecimiento demográfico negativas. Mucha gente mira a América Latina y dice: “Bueno, estoy pensando en mercados emergentes, ex China, y América Latina parece realmente interesante desde una perspectiva relativa”.

India también es un mercado muy prometedor, pero en realidad es bastante caro desde el punto de vista de la valoración. En términos de valoración, México y Brasil parecen mucho más favorables y presentan muchas tendencias similares desde el punto de vista de los fundamentales. Vemos que muchos inversores se fijan en México y Brasil de forma relativa dentro de una cartera de inversiones en mercados emergentes.

¿No pueden los obstáculos externos, como unos tipos de interés más altos en EE.UU., afectar a este flujo de inversión hacia América Latina?

Saade: Definitivamente, sí. Creo que lo que haga la Reserva Federal afectará a todo. Y, sin duda, a medida que la Reserva Federal mantenga los tipos de interés altos, lo que creemos que va a suceder durante un período de tiempo más largo, eso va a afectar a las políticas monetarias resistentes y también a las divisas resistentes.

Creo que los inversores extranjeros, hablando en términos más generales, necesitan más visibilidad sobre lo que va a hacer la Fed para poder aumentar significativamente su asignación a los mercados emergentes. Una vez que se logre esa visibilidad, creo que Brasil y México serán beneficiarios relativos. Pero creo que estamos en un punto en el que necesitan entender la segunda derivada.

Jauregui: Brasil ha estado a la vanguardia de los bancos centrales que realmente están reduciendo los tipos de interés. Y la inflación está mucho más controlada.

¿El control de la inflación es una lección de deberes necesaria para Brasil con el fin de atraer realmente esta inversión extranjera? ¿Incluida la cuestión fiscal?

Jauregui: Es algo necesario, pero es necesario en todas partes, diría yo, no sólo en Brasil. Creo que desde el punto de vista fiscal, Estados Unidos también necesita aplicarlo. En todas partes vemos la misma tendencia. Así que sí, en cuanto a la cuestión planteada antes por Karina, creemos que la inflación se mantendrá durante más tiempo, si tenemos en cuenta el objetivo del 2% de los bancos centrales.

Pero dicho esto, creo que los inversores lo reconocen y viven con ello. Y, como siempre, todo es relativo. Por eso los inversores buscan oportunidades concretas. Y en cuanto al punto planteado por Karina, creo que Brasil y México, especialmente en la región, son muy adecuados para atraer capital internacional porque desempeñan este doble papel de apoyar el ecosistema local para invertir internacionalmente, diversificar la cartera, y así sucesivamente.

Por otro lado, intentan atraer capital internacional para que se invierta aquí en Brasil, con el ejemplo que mencionó Karina y otros también. Tenemos una amplia gama de soluciones de inversión, no sólo en gestión activa tradicional, sino también en indexación, mercados privados, etcétera.

VER +
Ríos y cultivos muestran impacto de sequía en Amazonía brasileña

Desde el punto de vista de la asignación de activos, ¿en qué medida ayuda a este movimiento el inicio del ciclo de relajación monetaria en Brasil?

Jauregui: Este es un movimiento cíclico y nuestra visión es a largo plazo. Ha habido tres recortes consecutivos de los tipos de interés en Brasil, el tipo ha pasado al 12,25% anual y, muy probablemente, esta tendencia continuará en 2024.

Pero no miramos sólo hacia 2024. Independientemente de los obstáculos a los que nos enfrentamos como industria de inversión, es nuestra responsabilidad seguir educando a la gente sobre cómo deben diversificarse las carteras para alcanzar diferentes objetivos.

Hay mucho que hacer cuando se trata de invertir por objetivos pensando en el largo plazo. ¿Necesito invertir para la jubilación? ¿O para financiar la educación de mis hijos? ¿O para comprarme un coche nuevo dentro de tres años? Dependiendo del objetivo, la gestión obviamente cambia.

Alrededor del 60% de nuestros activos, los que gestionamos por cuenta de los clientes, están dedicados al largo plazo. Tenemos que educar sobre esto. Le pondré un ejemplo. En 2020, desde mediados de febrero hasta mediados de marzo [el primer mes de la pandemia], los mercados bursátiles cayeron alrededor de un 30%, ¿verdad? En Estados Unidos, alrededor del 35%.

Muchos inversores que no tenían una cuenta gestionada, o alguien que les asesorara sobre cómo invertir, vendieron sus acciones durante ese periodo. Así que no se beneficiaron de la recuperación del mercado. Y en la mayoría de los casos esto también se debió a la falta de educación financiera.

¿Cuáles avances hemos visto en materia de educación financiera?

Jauregui: Estamos hablando ahora de algo que hemos aprendido de Europa, por ejemplo, que es un nuevo concepto que son los planes de ahorro em fondos cotizados em bolsa (ETF). Es muy relevante lo que está pasando, sobre todo en Alemania, aunque yo diría que en toda Europa.

Hay muchos bancos, muchas neo-agencias de valores, players digitales donde, durante toda la pandemia, muchos inversores o ahorradores estaban básicamente especulando. Compro esta acción y luego la vendo, compro bitcoin y luego lo vendo.

Por otro lado, estos players digitales ofrecen algo que me parece fascinante. Es el concepto de invertir. Es muy sencillo invertir de forma recurrente, regularmente cada primer día de mes, US$80, US$100, en un ETF o un conjunto de ETF para que empiecen a invertir internacionalmente y diversifiquen su exposición.

Les estás enseñando por qué invertir de forma regular, cómo no depender del entorno del mercado y cómo puedes beneficiarte del interés compuesto. Son conceptos básicos.

Solo en Alemania hay 8 millones de nuevos clientes que no tenían ninguna exposición a la inversión y lo están haciendo cada mes con una mentalidad clara de diversificación a largo plazo con gestión del riesgo. Es fascinante. Hay consultoras, no nosotros, que dicen que esos 8 millones crecerán hasta 25 millones de inversores en 2028. Eso es mucho.

En Brasil, es muy importante hablar del impacto que podemos tener en las comunidades locales. Karina y el equipo han hecho un trabajo fantástico en lo que respecta a la educación financiera, por ejemplo, con inspiración para niñas, con el programa Junior Achievement y con algunas de las iniciativas que hemos promovido para fomentar la inclusión financiera. Con nuestra responsabilidad fiduciaria, tenemos que hacer más.

Cuanto más ayudemos a los ahorradores a convertirse en inversores y a pensar a largo plazo en las inversiones, mejor. Creo que la sociedad ahorrará mucho mejor y de forma sostenida a largo plazo. Es uno de los tres pilares de la región.

Desde el punto de vista del progreso del sector privado, ¿qué puede estimular más la entrada de inversores extranjeros?

Jauregui: Una política pública clara para todos los sectores. De nuevo, no estamos hablando sólo de Brasil. En el sector privado, si las empresas también creen firmemente que habrá crecimiento, probablemente crearán más puestos de trabajo. Invertirán en tecnología y adaptarán sus negocios para exportar aún más. Por supuesto, también importarán más, como hemos mencionado con algunos clientes del sector. Pero la creación de empleo será clave para seguir creciendo.

Y en lo que respecta a la digitalización, creo que Brasil está a la vanguardia en la forma en que todos aquí adoptan la tecnología, que es bastante notable. Esto abarca desde la adopción minorista hasta la corporativa.

Saade: Para muchos inversores extranjeros, el riesgo cambiario es un elemento crucial, especialmente para aquellos con plazos más largos que invierten en Brasil. Claramente, para las inversiones a más corto plazo, no es tanto problema. Se puede entrar y salir.

Por lo tanto, cualquier estructura que mitigue el riesgo de tipo de cambio para el inversor extranjero suele ser muy favorable para atraer este capital. A veces los inversores extranjeros eligen empresas exportadoras brasileñas, que tienen ingresos en dólares, porque esto crea una cobertura natural contra el riesgo de cambio. Pero para las empresas más locales, existen diferentes tipos de soluciones.

Te puede interesar

Esequibo: Maduro no logra movilizar al nacionalismo venezolano en el referendo

La OMS pide más impuestos para el alcohol y las bebidas azucaradas