Dos guerras avivan los debates políticos en el mundo en un año electoral

Las posiciones respecto a los hechos geopolíticos están provocando escenarios improbables mientras casi la mitad del mundo se dirige a las urnas

This picture taken from southern Israel near the border with the Gaza Strip shows smoke billowing after an Israeli strike as flares are also dropped over north Gaza on November 22, 2023, amid ongoing battles between Israel and the Palestinian Hamas movement.  Photographer: John Macdougall/AFP/Getty Images
Por Simone Iglesias - Andrew Rosati - Arne Delfs
22 de febrero, 2024 | 11:48 AM

Bloomberg — Las divisiones sembradas por el conflicto entre Israel y Hamas y la guerra de Rusia en Ucrania estuvieron a la vista esta semana en dos ámbitos políticos separados por un océano.

En escenas extraordinarias en Londres, la Cámara de los Comunes se desmoronó por una votación que pedía un alto el fuego entre Israel y Hamas. Al mismo tiempo, los ministros de Relaciones Exteriores del Grupo de los 20 reunidos en Río de Janeiro estaban en desacuerdo sobre la desesperada crisis humanitaria en la Franja de Gaza y la agresión de Rusia hacia su vecino, Ucrania.

VER +
La guerra entre Israel y Hamás divide al G-20 y amenaza con paralizar la reunión

Aunque los momentos en diferentes continentes eran diferentes en naturaleza, uno doméstico y el otro en un foro multinacional, cada uno refleja cómo las posiciones arraigadas están paralizando la toma de decisiones. Esto se suma al ambiente geopolítico más cargado de las últimas décadas, con comentarios impensables y escenarios improbables que se desarrollan mientras casi la mitad del mundo se dirige a las urnas.

En el espacio de unos días, el presidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva comparó lo que está sucediendo en la Franja de Gaza con el exterminio nazi de judíos. El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, llamó al líder ruso Vladimir Putin un “loco hijo de p***”. Y Donald Trump comparó sus problemas legales con la muerte del activista opositor ruso Alexei Navalny.

PUBLICIDAD

El G-20 brindó la oportunidad de reunir al secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, y al ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, en un momento crucial. Con la guerra a punto de entrar en su tercer año, las fuerzas rusas vuelven a la ofensiva, US$60 mil millones de ayuda estadounidense a Ucrania están siendo detenidos por la oposición republicana, y la administración Biden está considerando “importantes” nuevas sanciones tras la muerte de Navalny.

Sergei Lavrov en Río de Janeiro. Fuente: Bloombergdfd

Lavrov aprovechó el foro para lanzar una diatriba larga y bien ensayada contra el "Occidente". En un momento dado, el representante del G-20 de la India instó a sus colegas a evitar que las guerras ocupen todo el oxígeno de la reunión, según una persona presente en la sala.

La discusión sobre las guerras en Europa y Medio Oriente aún dominaba los procedimientos de la tarde. Lavrov defendió la presencia continua de Rusia en Ucrania. El secretario de Relaciones Exteriores del Reino Unido, David Cameron, dijo que era “claramente inaceptable”.

PUBLICIDAD

De vuelta en Londres, una votación sobre el conflicto entre Israel y Hamas provocó que los legisladores se retiraran en protesta y otros se negaran a emitir su voto. Como primer ministro conservador, Cameron sufrió la humillación de perder una votación en los comunes sobre la intervención militar en Siria en 2013. Tony Blair ganó su votación en 2003 para unirse a la campaña liderada por Estados Unidos en Irak, pero fue posiblemente el momento que marcó el comienzo de la caída de su gobierno laborista y una decisión que todavía empaña su reputación hoy en día.

VER +
Conflictos globales podrían alterar la agenda de la cumbre del G-20

Esto no se trataba de comprometer a las fuerzas británicas. El caos en lo que al Reino Unido le gusta llamar la madre de los parlamentos fue en parte una falla de procedimiento, con el presidente de la cámara pidiendo disculpas por su papel.

Pero en su raíz había una amarga lucha dentro del Partido Laborista de Keir Starmer sobre cómo conciliar su fuerte apoyo entre los musulmanes británicos con el intento de desprenderse de las acusaciones de antisemitismo. Inclinarse hacia un lado u otro arriesgaría a molestar a los votantes y desperdiciar su ventaja en las encuestas con las elecciones a la vuelta de la esquina.

Las semillas de la disfunción actual se plantaron hace años. Rusia fue expulsada del G-8 en 2014 después de que Putin anexara Crimea. Pero Estados Unidos y sus aliados del G-7 tardaron en darse cuenta de que el mundo no necesariamente compartía su deseo de convertir a Moscú en un paria.

VER +
Tensiones entre EE.UU. y China son el principal riesgo geopolítico, según BlackRock

La llamada de atención llegó cuando solo la mitad de los miembros del G-20 optaron por sancionar a Rusia después de la invasión a gran escala de Ucrania por parte de Putin el 24 de febrero de 2022. La subsiguiente expansión del grupo BRICS desde su núcleo de Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica fue otro indicio del creciente desafío al orden occidental. Muchas naciones, especialmente en Asia y África, no están contentas de ser atrapadas entre la rivalidad entre las superpotencias de Estados Unidos y China.

Incluso entre los aliados de Estados Unidos y en todo Estados Unidos en sí, la opinión está profundamente dividida sobre el armamento de Ucrania y si y cómo frenar a Israel.

El resultado, como se vio en Londres y Río, es la parálisis.

PUBLICIDAD

Mal equipado

Después de dos años, no hay un fin previsible para la guerra de Rusia en Ucrania, con algunos preparándose para que Putin incremente su agresión y tal vez se enfrente a la OTAN.

La guerra entre Israel y Hamas se está extendiendo con todo tipo de consecuencias no deseadas. Los militantes hutíes con sede en Yemen están atacando barcos de carga y perturbando el comercio mundial, lo que ha llevado a Estados Unidos y sus aliados a enviar buques de guerra al Mar Rojo. Grupos respaldados por Irán están entrando en el caos regional mientras dicen defender los derechos de los palestinos.

VER +
La nueva geopolítica mundial, una oportunidad para el comercio de LatAm

En Europa, la agresión de Rusia plantea preguntas existenciales sobre la seguridad y el papel futuro de Estados Unidos, mientras que los gobiernos se enfrentan al aumento del gasto en defensa en un momento en que las economías son débiles y los votantes se encuentran en dificultades.

En sus 25 años de historia, el G-20 funcionó principalmente como un vehículo de colaboración económica. No está preparado para proporcionar respuestas a los problemas actuales del mundo.

PUBLICIDAD

Las Naciones Unidas no tienen credibilidad para Israel, y el Consejo de Seguridad de la ONU está bloqueado de todos modos. Brasil está llamando a su reforma.

El ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, Mauro Vieira, tocó una nota en la que probablemente la mayoría puede estar de acuerdo: "Las instituciones multilaterales no están preparadas para manejar las tensiones globales", dijo en Río.

Lea más en Bloomberg.com