Exbanquera liquida cuentas de Americanas y quiere “compartir el dolor por igual”

La minorista brasileña está en plan de reorganización hace más de un año con deudas de US$8.300 millones tras uno de los mayores fraudes de Brasil

Camille Loyo Faria no Rio de Janeiro.
Por Daniel Cancel
26 de abril, 2024 | 07:52 AM
Últimas cotizaciones

Bloomberg — En una sala de reuniones de la muy “deteriorada” sede de Americanas (AMER3), en Río de Janeiro, Camille Loyo Faria acuerda que la oficina ha tenido mejores días. Es “todo feo, como debe ser una empresa en recuperación”, afirma la directora financiera.

La directiva de 50 años empezó en la minorista el 1 de febrero de 2023, luego de que la empresa entrara en proceso de recuperación judicial por un fraude contable que alcanzó los 25.000 millones de reales (US$4.800 millones), uno de los mayores de todos los tiempos en Brasil.

Ver más: Fraude de US$5.000 millones de Americanas en Brasil: ex-CEO era casi invisible

Esta simplemente la última empresa a la que Faria ha ayudado a sacar del hoyo. “Es un poco como tierra arrasada”, dijo ella sobre los procesos de reestructuración, en una rara entrevista. “Estoy tremendamente tranquila en momentos de estrés y puedo desconectarme y pensar con la cabeza muy clara. Entonces creo que esto me ayuda a tener el coraje de tomar riesgos con más calma”.

PUBLICIDAD

La exbanquera de inversiones – con experiencia en Morgan Stanley (MS), Bradesco (BBDC4) y Bank of America (BAC) – estuvo involucrada recientemente en dos de las mayores reestructuraciones de Brasil. La otra fue la de Oi (OIBR3).

Se ha consolidado como una negociadora hábil para cerrar acuerdos difíciles. O, como ella dice, sabe cómo “distribuir equitativamente el dolor”.

Faria admite que no se siente cómoda hablando de sí misma, pero le encanta hablar de reestructuraciones: “hay que tener fuerza para encargarse del resto, que son las noticias de los periódicos, las discusiones con los bancos y con los acreedores, las conversaciones con los accionistas”, dijo Faria. Incluso al comienzo de su carrera en telecomunicaciones, trabajando en estrategia, Faria tuvo que gestionar momentos de caos y transición.

PUBLICIDAD

El gobierno estaba privatizando el sector durante su mandato en Embratel y Telecom Italia. Esto la llevó a trabajar en fusiones y adquisiciones y, a menudo, a sentarse a la mesa durante las negociaciones.

Posteriormente amplió su alcance para trabajar en empresas de toda América Latina. En 2006, asumió su primer cargo de directora financiera en una empresa de energía llamada Terna Participações y supervisó su primera oferta pública inicial.

Luego se trasladó a São Paulo para trabajar en banca de inversión, asesorando a clientes de los sectores de telecomunicaciones y energía. Mientras estaba en Morgan Stanley, le pidieron que asumiera el cargo de CEO de su entonces cliente Multiner en 2010 para supervisar la recuperación y vender la compañía de energía.

Regresó al banco en 2012. Posteriormente, como ejecutiva del Bank of America, del cual Oi era cliente, decidió incorporarse a la empresa de telecomunicaciones como CFO, en medio del plan de reorganización, en 2019.

Ver más: La elevada morosidad amenaza a las fintech de Brasil: ¿qué está pasando?

“En la banca de inversión, ¿qué pasa? Te vuelves más senior; cuanto más alto seas, más relación tendrás y menos participación activa tendrás”, dijo Faria.

“No tengo nada en contra de quien le gusta, pero no soy esa persona a la que le gusta llevar clientes a almorzar, a tomar un café, a cenar. Soy a quien le gusta hacer proyectos. Así que me estaba alejando cada vez más de lo que me gustaba hacer”.

PUBLICIDAD

Ella también bromeó sobre otro descubrimiento que tuvo cuando dejó el área de banca de inversión: “yo dije: ‘me estoy volviendo una vieja banquera, pero todavía soy una ejecutiva súper joven’”.

Loja da Americanas

Luego de un breve regreso a TIM, después de Oi, Faria asumió su mayor desafío hasta el momento, y en el comercio minorista, sector en el que nunca antes había trabajado. Sergio Rial, expresidente del Banco Santander Brasil (SANB11) que se hizo cargo de Americanas por unos días antes de dimitir por los explosivos descubrimientos, fue quien invitó a Faria a incorporarse como director financiero con el apoyo de los accionistas.

Pero Americanas sólo tuvo días – en lugar de semanas o meses – para prepararse para una solicitud de plan de reorganización. Y esto tuvo que hacerse sin una lista completa de acreedores y sin una comprensión clara de los mecanismos internos del fraude. Al mismo tiempo, la empresa estaba siendo presionada por todos lados por acreedores y proveedores que luchaban por cobrar sus deudas.

Ver más: Las ciudades de Latinoamérica, cada vez más pobladas pero menos productivas: estas son las razones

PUBLICIDAD

“Fue una invitación fácil de aceptar”, dijo Faria. La reorganización “tomó a todos por sorpresa. La gente quería respuestas a una serie de preguntas que la empresa no tenía”.

Daniel Goldberg, socio gerente y director de inversiones de Lumina Capital Management, dijo que no le sorprendió que Faria aceptara el puesto.

PUBLICIDAD

Él trabajó con ella cuando era presidente de Morgan Stanley en Brasil y nuevamente durante su etapa en el fondo de cobertura Farallon, que proporcionó financiamiento para la reestructuración de Oi.

“Camille es una de las mejores ejecutivas del mercado para afrontar este tipo de situaciones”, afirmó. “Abordamos cuestiones muy complejas y urgentes de una manera que, en mi opinión, demostró que Camille era una de las mejores en el negocio”.

En cuanto a las Americanas, Faria también tuvo una conexión emocional con el gigante del comercio minorista, referencia en Brasil desde hace más de 90 años. “Soy de Rio de Janeiro, entonces tengo una conexión emocional con las Americanas. Crecí yendo a tiendas. Compraba champú y dulces en Americanas”, dijo Faria.

PUBLICIDAD

“Cuando piensas que ciertas experiencias y conocimientos que has acumulado en tu vida profesional pueden contribuir, pueden ser parte de un equipo y ayudar a ese equipo a salvar esta marca, a salvar los empleos de más de 30.000 personas, te da una sensación de propósito que es totalmente diferente”.

Fueron necesarios meses de investigación de los registros contables de la empresa para comprender el verdadero alcance del problema.

Faria dijo que trabajó mucho con Roberto Thompson, un viejo aliado de los accionistas multimillonarios Jorge Paulo Lemann, Marcel Telles y Carlos Sicupira, quienes finalmente acordaron invertir 12.000 millones de reales (US$2.300 millones) para recapitalizar la empresa.

Faria y su equipo lograron que más del 97% de los acreedores aceptaran un plan que reducirá la deuda de la empresa a alrededor de 1.800 millones de reales (US$350 millones) y convertirá en acciones gran parte de los pasivos en poder de los bancos.

PUBLICIDAD

Ver más: Estos son los bonos que definió MercadoLibre para Marcos Galperin y el C-Level en 2024

“No queremos aprobar el plan por mayoría. Queremos aprobar el plan por la mayor cantidad de personas posible”, dijo. Porque “gastar 12.000 millones de reales (US$2.300 millones) para resolver un problema incompleto es caro, ¿no?”

Ella también lo que, desde fuera, parecían ser conversaciones interminables con algunos bancos, que presentaron argumentos duramente redactados ante el tribunal y algunos detalles se filtraron a la prensa.

“El plan de reorganización es un proceso doloroso y desagradable”, dijo. “Para mí, el momento en que se puede finalizar un plan de recuperación judicial es cuando las personas sentadas en la mesa sienten que el dolor se está compartiendo de manera justa”.

Ver más en Bloomberg.com

Te puede interesar

Ultrarricos deberían pagar para salvar la Seguridad Social, según un sondeo en estados indecisos

Equipo de Milei ve desaceleración de la inflación más rápida que el mercado