Biden impone nuevos aranceles a los chips, los minerales críticos y los autos eléctricos de China

Las medidas representan la actualización más completa de Biden de los aranceles a China impuestos por primera vez por su predecesor, el expresidente Donald Trump

Biden impone nuevos aranceles a los chips, los minerales críticos y los autos eléctricos de China
Por Josh Wingrove
14 de mayo, 2024 | 09:27 AM

Bloomberg — El presidente Joe Biden está aumentando los aranceles sobre una amplia gama de importaciones chinas -incluidos los semiconductores, baterías, células solares y minerales críticos- en un intento de año electoral para reforzar la fabricación nacional en industrias críticas.

EE.UU. también aumentará los gravámenes sobre las grúas portuarias y los productos médicos, además de los aumentos comunicados anteriormente sobre el acero, el aluminio y los vehículos eléctricos. Según la Casa Blanca, se prevé que los cambios afecten a unos US$18.000 millones de las importaciones anuales actuales.

“Hoy cumplimos nuestro objetivo legal de poner fin a los actos, políticas y prácticas perjudiciales de la RPC relacionados con la transferencia de tecnología, incluidas sus intrusiones y robos cibernéticos”, declaró en un comunicado la Representante de Comercio de EE.UU., Katherine Tai.

Las medidas representan la actualización más completa de Biden de los aranceles a China impuestos por primera vez por su predecesor, el expresidente Donald Trump, y un reconocimiento de que un enfoque de línea dura hacia el comercio con Pekín sigue siendo popular entre los votantes estadounidenses. No se reducirá ninguno de los aranceles de Trump. Biden aumentará los aranceles sobre los bienes que EE.UU. tuvo dificultades para importar durante la pandemia del coronavirus, y para las industrias clave -como los chips y la energía verde- que ha tratado de reforzar desde que asumió el cargo.

PUBLICIDAD

Aun así, Biden debe encontrar un delicado equilibrio. Los aranceles adicionales corren el riesgo de aumentar los precios para los consumidores, ya afectados por la inflación, y de provocar la ira de China, que podría tomar represalias.

China “se opone resueltamente” a la decisión del presidente estadounidense de aumentar los aranceles sobre las importaciones chinas y considera la medida una “manipulación política”, según el Ministerio de Comercio de Pekín, que instó a la administración Biden a cancelar el aumento de los aranceles y corregir lo que calificó de “actuación incorrecta”.

Los cambios están escalonados para entrar en vigor entre 2024 y 2026, y son más selectivos que el arancel único del 60% propuesto por Trump. El mayor aumento afecta a los vehículos eléctricos, cuyo arancel se cuadruplicará, mientras que otras importaciones verán duplicados los gravámenes o se impondrán por primera vez.

PUBLICIDAD

Biden anunciará formalmente las medidas, detalladas en un comunicado, en un acto en la Rosaleda de la Casa Blanca el martes. Los funcionarios, que describieron el plan bajo condición de anonimato antes del anuncio oficial, dijeron que se están emparejando las inversiones nacionales de la ley bipartidista de infraestructura y la Ley de Chips y Ciencia con nuevos aranceles para nivelar el campo de juego con China.

En algunos casos, los gravámenes se aplican a áreas en las que China solo tiene un pequeño segmento del mercado estadounidense, pero pretenden evitar un posible diluvio de importaciones.

“China es demasiado grande para seguir sus propias reglas”, declaró a la prensa Lael Brainard, Directora del Consejo Económico Nacional. “China está utilizando el mismo libro de jugadas que ha utilizado antes para impulsar su propio crecimiento a expensas de los demás al seguir invirtiendo, a pesar del exceso de capacidad china, e inundando los mercados mundiales con exportaciones que están infravaloradas debido a prácticas económicas desleales.”

Industrias afectadas

El tipo arancelario sobre los semiconductores se duplicará del 25% al 50% en 2025, apuntando a una industria que Biden ha convertido en una pieza central de su agenda de fabricación a través de miles de millones en subvenciones para reforzar la producción estadounidense.

Los gravámenes pretenden contrarrestar la fiebre china por los llamados chips heredados, que son componentes de generaciones anteriores que siguen siendo esenciales para la economía mundial. El gobierno de Biden ha concluido recientemente una encuesta a más de 100 empresas automovilísticas, aeroespaciales, de defensa y de otros sectores sobre sus cadenas de suministro de esos semiconductores menos avanzados, y la UE está estudiando la posibilidad de iniciar una revisión similar por su cuenta.

Algunos minerales críticos verán un nuevo arancel del 25% este año, mientras que el grafito natural y los imanes permanentes se verán afectados por esa tasa en 2026. Las grúas buque-tierra también se enfrentarán a un nuevo arancel del 25% este año.

El arancel sobre los vehículos eléctricos entrará en vigor este año, con un tipo final del 102,5%, frente al 27,5% actual. Y los aranceles sobre determinados productos de acero y aluminio procedentes de China -que actualmente se enfrentan a un arancel del 0% o del 7,5%- aumentarán al 25% este año.

PUBLICIDAD

Los aranceles sobre las baterías de iones de litio para vehículos eléctricos, así como las piezas de las baterías, pasarán del 7,5% al 25% este año, mientras que las baterías de iones de litio para vehículos no eléctricos darán el mismo salto en 2026. Las tarifas de las células solares pasarán del 25% al 50% este año.

Biden Hikes Tariffs On China | Tariff rate changes on Chinese imports by productdfd

EE.UU. también impondrá este año un nuevo arancel del 50% a las jeringuillas y agujas chinas, mientras que los aranceles sobre equipos de protección personal, como mascarillas y respiradores, aumentarán al 25% desde el 0% o el 7,5% actuales. Los aranceles sobre los guantes médicos y quirúrgicos de goma pasarán del 7,5% actual al 25% en 2026.

No está claro si las medidas desencadenarán aranceles de represalia por parte de China, pero el régimen arancelario propuesto bajo Trump ya se aplica a unos US$226.000 millones en bienes, según una estimación proporcionada por la administración, basada en datos de 2023.

“Esperemos que no veamos una respuesta china significativa, pero siempre es una posibilidad”, dijo la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, en una entrevista con Bloomberg Television el lunes.

PUBLICIDAD

Ella dijo en un comunicado que “el presidente Biden y yo hemos visto de primera mano los impactos de los aumentos repentinos de ciertas importaciones chinas artificialmente baratas en las comunidades estadounidenses en el pasado, y no vamos a tolerar eso de nuevo.”

“Estos problemas se acumularon con el tiempo y no se resolverán en un día”, añadió Yellen.

PUBLICIDAD

Larga revisión

El anuncio del martes es la culminación de una revisión obligatoria de los aranceles de Trump que se extendió durante más de un año y bajo la sombra proyectada por las próximas elecciones. Ambos candidatos han tratado de mostrarse duros con Pekín, y Trump ha prometido imponer aranceles generales a China si resulta elegido.

Biden ha promocionado el auge de la fabricación nacional que, según él, está manteniendo los puestos de trabajo en EE.UU., y sus aliados han criticado la propuesta arancelaria de Trump, afirmando que solo empeoraría la ya elevada inflación que ha sido un lastre persistente.

Los cambios arancelarios de Biden no incluyen ninguna reducción compensatoria. Uno de los funcionarios dijo que EE.UU. no había visto mejoras en muchas prácticas comerciales desleales de China, como las transferencias forzadas de tecnología, desde que se impusieron por primera vez los aranceles, lo que hace que cualquier reducción no esté justificada.

PUBLICIDAD

Brainard se refirió a los cálculos internos en juego.

“Las prácticas desleales de China han perjudicado a comunidades en Michigan, en Pensilvania y en todo el país que ahora tienen la oportunidad de volver”, dijo a los periodistas, en referencia a dos estados indecisos cruciales para el resultado de 2024.

Lea más en Bloomberg.com