China insta a Corea del Sur a mantener cadenas de suministro estables y fluidas

Las tensiones en la región han aumentado a medida que China realizaba la semana pasada sus ejercicios militares más amplios en un año en torno a Taiwán

Complejo Industrial Yeosu en Yeosu, Corea del Sur
Por Soo-Hyang Choi - Yoshiaki Nohara
26 de mayo, 2024 | 11:24 AM

Bloomberg — China pidió a Corea del Sur que mantuviera cadenas de suministro estables cuando los países iniciaron su primera cumbre a tres bandas con Japón desde 2019, en la que el primer ministro Li Qiang también se reunió con el jefe de Samsung Electronics Co.

Li dijo al presidente Yoon Suk Yeol en Seúl el domingo que China quiere que los dos sean vecinos dignos de confianza que ayuden al otro a prosperar, según un informe de pool. Li también dijo a Yoon que ambas partes deben evitar convertir las cuestiones económicas en asuntos políticos, y que Pekín da la bienvenida a las empresas surcoreanas, incluida Samsung, para que amplíen sus inversiones en China, informó la agencia oficial de noticias Xinhua.

Li dijo al presidente de Samsung, Jay Y. Lee, que China seguiría siempre abierta a las empresas extranjeras y se comprometió a mejorar el entorno empresarial, informó Xinhua. Lee prometió contribuir a una cooperación mutuamente beneficiosa entre Corea del Sur y China, según Xinhua.

El primer ministro japonés, Fumio Kishida, también llegó a Seúl el domingo y se reunió con Li y Yoon. El líder japonés y Yoon acordaron continuar la diplomacia itinerante que ha simbolizado el calentamiento de los lazos entre los vecinos, e intercambiaron opiniones sobre Corea del Norte. También acordaron acelerar la cooperación en materia de energía verde en áreas como el hidrógeno y el amoníaco.

PUBLICIDAD

Las conversaciones de Kishida con Li fueron un poco más punzantes, ya que pidió a China que liberara a los ciudadanos japoneses detenidos y expresó su preocupación por las acciones de China en el Mar de China Oriental, donde barcos de ambos navegan cerca de islotes en disputa casi a diario. Kishida dijo a los periodistas que también había pedido a Pekín que pusiera fin a su prohibición de importar alimentos de Japón en respuesta al vertido por Tokio al océano Pacífico de aguas residuales tratadas procedentes del emplazamiento nuclear de Fukushima.

Los tres líderes cenaron juntos el domingo y el lunes se reunirán en una cumbre a tres bandas, a la que seguirá una sesión con líderes empresariales.

Los tres países están geográficamente cerca, pero encuentros como éste son relativamente raros. Se suponía que los líderes debían reunirse anualmente, pero el encuentro estuvo en suspenso durante casi cinco años debido a la pandemia y a las tensiones geopolíticas. Tokio y Seúl se han acercado más a EEUU durante este tiempo, lo que preocupa a China.

PUBLICIDAD

Aunque la cumbre conlleva riesgos y recompensas para los tres, es mucho lo que está en juego para China. Es probable que intente presionar a Japón y Corea del Sur para que no se unan a los esfuerzos liderados por EEUU para restringir aún más las exportaciones de equipos avanzados de fabricación de chips, después de que Tokio impusiera controles a la exportación el año pasado. Japón se ha resistido a las presiones de EEUU para frenar aún más las ventas a China. La administración Biden también está tratando de incorporar a Corea del Sur al acuerdo que incluye a los Países Bajos.

“Es una oportunidad para que China intente mejorar las relaciones con Japón y Corea del Sur sin Estados Unidos”, dijo Naoko Aoki, politóloga asociada de Rand Corp. en Washington.

Después de que Yoon asumiera el cargo hace unos dos años, Corea del Sur experimentó una mejora de los lazos con Japón tras varios años de tensiones. Los dos aliados de EEUU han intensificado la cooperación en materia de seguridad con Washington y el año pasado se reunieron con el presidente Joe Biden en una cumbre trilateral sin precedentes.

dfd

Tokio y Seúl también han expresado su preocupación por la seguridad en el estrecho de Taiwán, y Kishida dijo que sacó el tema en sus conversaciones con Li. Las tensiones en la región han aumentado a medida que China realizaba la semana pasada sus ejercicios militares más amplios en un año en torno a Taiwán, aumentando la presión sobre el nuevo presidente de la isla, Lai Ching-te, pocos días después de su toma de posesión.

Pekín, Tokio y Seúl tratarán de cooperar en seis áreas principales cuando se reúnan el lunes, incluyendo el desarrollo sostenible, los intercambios entre personas, así como la economía y el comercio. Japón y Corea del Sur también han solicitado la ayuda de China para frenar las ambiciones atómicas de Corea del Norte.

“Si va a haber algún logro concreto esta vez, espero que sea en materia económica y otros asuntos no relacionados con la seguridad”, dijo Aoki. “No creo que la reunión vaya a cambiar el cálculo de seguridad de nadie”, afirmó, señalando el importante abismo existente entre Pekín y los otros dos en cuestiones como Corea del Norte y Taiwán.

Yoon y Kishida podrían viajar a EE.UU. en los próximos meses, posiblemente para celebrar una cumbre con Biden que se basará en la reunión que mantuvieron hace aproximadamente un año, según informaciones de Kyodo News y otros medios.

Su reunión del año pasado en el retiro presidencial de Camp David, en la zona rural de Maryland, incluyó pasos prácticos como el intercambio de datos en tiempo real para contrarrestar las amenazas de Corea del Norte, medidas para reducir el riesgo de que las cadenas de suministro mundiales se vean expuestas a China y pasos para unir la relación trilateral tan estrechamente que sea difícil deshacerla.