Cómo el error de un trader le hizo perder a Citigroup US$48 millones en 15 minutos

En 2022, un error en la mesa de negociación del banco en Londres, combinado con un fallo en los sistemas de control, provocó una venta masiva de acciones europeas, que afectó a bolsas desde Francia hasta Noruega

Trader
Por Jenny Surane - Jonathan Browning
27 de mayo, 2024 | 01:45 PM

Bloomberg — Para un operador de Citigroup Inc. (C) en Londres, la mañana del 2 de mayo de 2022 fue de mal en peor.

Era festivo en el Reino Unido, por lo que debería haber sido un día tranquilo en los mercados. Poco antes de las 9 de la mañana, el empleado de la mesa de operaciones Delta One de Citigroup -que trabajaba desde casa- comenzó a elaborar una operación que cubriría la exposición del banco al índice MSCI World.

Una herramienta que los empleados suelen utilizar para este tipo de operaciones no estaba disponible esa mañana, por lo que el operador tuvo que construir manualmente la cesta de valores. Ahí es donde las cosas empezaron a ir mal.

Lea más: De saneamiento a salud, Citi quiere financiar más proyectos sociales en América Latina

PUBLICIDAD

En los sistemas de Citigroup, los operadores tienen la opción de introducir el valor teórico de la operación que desean realizar o la cantidad de unidades del índice que desean negociar. Aquel día de mayo, el operador pretendía crear una cesta de acciones valorada en US$58 millones, pero accidentalmente introdujo esos 58 millones en el campo de cantidad en su lugar, creando una gigantesca cesta de US$444.000 millones que contenía 349 acciones de 13 países diferentes.

Los sistemas del gigante de Wall Street dispararon de inmediato cientos de advertencias, bloqueando en última instancia algunas -pero no todas- las operaciones. Aún así, empezaron a venderse acciones por valor de US$1.400 millones en las bolsas europeas.

Los mercados empezaron a desquiciarse de inmediato. En cuestión de minutos, el operador se dio cuenta del error y canceló la orden. Pero el daño ya estaba hecho: La metedura de pata había desencadenado una ola de ventas de cinco minutos en las bolsas europeas, causando estragos en bolsas que se extendían desde Francia hasta Noruega.

PUBLICIDAD
Jane Fraser. Fotógrafa: Al Drago/Bloombergdfd

Dos años después, los reguladores británicos revelaron el miércoles el resultado de su larga investigación sobre las acciones de Citigroup aquel día, al cargar al banco con 61,6 millones de libras (US$78 millones) en multas por el error. Sus conclusiones ofrecen la primera ventana sobre cómo un fallo de dedo gordo -junto con un montón de lapsus en la gestión de riesgos- se convirtió en un flash crash que en un momento dado hizo desaparecer 300.000 millones de euros (US$325.000 millones) de las bolsas europeas.

Es el último golpe para la CEO Jane Fraser, que ha pasado años intentando apuntalar los sistemas de gestión de riesgos subyacentes del gigante de los préstamos.

“Estos fallos dieron lugar a la ejecución de más de mil millones de libras en órdenes erróneas y supusieron el riesgo de crear un mercado desordenado”, declaró en un comunicado Steve Smart, director ejecutivo conjunto de ejecución y supervisión del mercado de la Autoridad de Conducta Financiera. “Esperamos que las empresas examinen sus propios controles y se aseguren de que son adecuados dada la velocidad y complejidad de los mercados financieros”.

El operador ha dejado desde entonces Citigroup, según personas familiarizadas con el asunto. Un portavoz del banco declinó hacer comentarios.

Quince minutos

Justo antes de que el operador empezara a montar la operación errónea, otro equipo del Citigroup estaba calculando cómo gestionar sus responsabilidades del día.

La mesa de servicios algorítmicos del banco, que normalmente supervisa el control en tiempo real de las ejecuciones internas, había decidido transferir esas responsabilidades a la mesa de ejecución electrónica porque ese día tenía personal de baja programada.

Lea más: Cómo Brasil se convirtió en un destino atractivo para inversores nórdicos, según Citi

PUBLICIDAD

Cuando el operador introdujo por primera vez la operación errónea, se encontró con un muro de 711 mensajes de advertencia. Rápidamente anuló los que pudo y la orden se colocó a las 8:56 de la mañana.

Las operaciones comenzaron a ejecutarse en las bolsas de Alemania, Austria, Bélgica, Dinamarca, España, Finlandia, Francia, Italia, Noruega, Países Bajos, Portugal, Suecia y Suiza, provocando una caída repentina de los índices europeos. Dentro de Citigroup, los ejecutivos estaban desconcertados por la bajada y consultaron las noticias para tratar de averiguar qué había detrás.

A las 9:10 de la mañana, el operador había cancelado la orden, cargando a Citigroup con una pérdida de 48 millones de dólares.

La mesa de ejecución electrónica había estado recibiendo cientos de alertas sobre la operación errónea, pero no consiguió escalar ninguna de ellas. Un equipo independiente conocido como equipo de riesgos y controles de negociación electrónica también escaló el incidente a la mesa de ejecución electrónica, pero no hasta las 9:31 de la mañana.

PUBLICIDAD

"La causa inmediata del error de negociación fue un error de introducción manual por parte del operador", señaló el miércoles la Autoridad de Regulación Prudencial del Banco de Inglaterra en sus conclusiones. "El error no fue identificado entonces por ninguna de las funciones de riesgo de la empresa dedicadas a la supervisión en tiempo real de las operaciones de la empresa, sino por el operador unos 15 minutos después de que la operación fuera introducida en los sistemas de la empresa".

Bloqueos duros y blandos

Los sistemas de Citigroup tenían dos líneas de defensa contra este tipo de operaciones errantes: Bloqueos blandos y bloqueos duros.

PUBLICIDAD

El banco establece una serie de umbrales para cada tipo de bloqueo. Si una operación activa uno de ellos, aparece una ventana emergente. Los bloqueos blandos pueden anularse, pero no los duros.

Citigroup había aumentado algunos de estos umbrales para tener en cuenta los periodos de mayor volatilidad durante la pandemia. Pero dos años después, no había reajustado esos límites.

Lea más: Errores de Alphabet en IA son una oportunidad bursátil, según este gestor de fondos

PUBLICIDAD

Aún así, fueron estos bloqueos duros los que impidieron que parte del comercio se llevara a cabo. Pero los reguladores británicos señalaron el miércoles que, en Estados Unidos, Citigroup tenía normas en vigor desde 2013 que habrían impedido que se realizara toda la operación.

Foto: Bloombergdfd

"Nos complace resolver este asunto de hace más de dos años, que surgió de un error individual que se identificó y corrigió en cuestión de minutos", declaró Citigroup en un comunicado. "Inmediatamente tomamos medidas para reforzar nuestros sistemas y controles, y seguimos comprometidos a garantizar el pleno cumplimiento de la normativa".

Las sanciones suponen un duro golpe para la unidad de negociación de renta variable de Citigroup, dirigida por Fater Belbachir. La división ha pasado años intentando escalar posiciones en la negociación de acciones, pero sigue estando muy por detrás de rivales como Goldman Sachs Group Inc. o JPMorgan Chase & Co.

Cuando los reguladores estaban formulando la cuantía de la sanción que debían imponer a Citigroup por los fallos, dijeron que habían tenido en cuenta que las mesas de operaciones de la división Delta One del banco que utilizaban el sistema de gestión de órdenes que se encontraba en el centro de la metedura de pata habían generado unos US$612 millones en los nueve años anteriores a la operación errónea, o una media de unos US$68 millones al año.

PUBLICIDAD

Eso significaría que, entre las multas y las pérdidas por operaciones de ese día, la operación errónea costó a esas mesas casi dos años de ingresos.

--Con la colaboración de Laura Noonan.

Lea más en Bloomberg.com