Inundaciones en Brasil desplazan a 600.000 personas: la última migración climática masiva del mundo

Esta ha sido la tercera gran inundación para Rio Grande do Sul en el último año, y hay indicios de que fenómenos meteorológicos graves como éste serán cada vez más frecuentes debido al cambio climático

Inundaciones en Brasil desplazan a 600.000 personas: la última migración climática masiva del mundo
Por Daniel Carvalho
01 de junio, 2024 | 10:01 PM

Bloomberg — El 29 de abril, Jéssica Lima y su familia se fueron a la cama. Se despertaron con un río dentro de su casa.

El hogar de Lima, en una zona rural de Roca Sales, Brasil, es uno de los muchos golpeados por la peor inundación de la historia de Rio Grande do Sul, el estado más meridional del país.

Las catastróficas inundaciones, consecuencia de las lluvias torrenciales, se han cobrado la vida de al menos 169 personas y han desplazado a más de 581.000. Los impactos se han extendido por todo el estado, en el que viven 11 millones de personas.

Esta ha sido la tercera gran inundación para Rio Grande do Sul en el último año, y hay indicios de que fenómenos meteorológicos graves como éste serán cada vez más frecuentes debido al cambio climático.

PUBLICIDAD

Lea más: Brasil busca más ayuda tras un plan de US$10.000 millones para combatir las inundaciones

Esto ha dado a muchos residentes, como Lima, de 30 años, razones para querer abandonar la zona para siempre. “Es difícil conseguir una casa aquí”, dijo por teléfono. “Es difícil encontrar un lugar que no haya sido golpeado por el agua. Y lo hemos perdido todo. Estamos muy afectados”.

Aunque el gobierno federal ya ha anunciado recursos del orden de 77.500 millones de reales (US$14.900 millones) en ayuda a Rio Grande do Sul, hay nuevas preocupaciones sobre si los esfuerzos para reconstruir sus ciudades se desperdiciarán la próxima vez que se produzca un desastre.

PUBLICIDAD

Los alcaldes y otras autoridades locales sopesan ahora la idea de reubicar barrios enteros lejos de las zonas de alto riesgo. Es un cambio que remodelará permanentemente los mapas brasileños y convertirá a miles de personas como Lima en los nuevos refugiados climáticos del mundo.

"Cuando se repiten situaciones dramáticas como ésta, que mataron a gente, pusieron a gente en peligro, naturalmente, ésta es una de las posibilidades reales en las que hay que trabajar", dijo en una entrevista el vicegobernador de Rio Grande do Sul, Gabriel Souza.

Lea más: Las inundaciones en Brasil exponen las vulnerabilidades de América Latina

Hay más de 48.000 personas refugiadas en escuelas, colegios y gimnasios deportivos. Un número incontable de familias se encuentran en tiendas de campaña en los bordes de las carreteras, viviendo con lluvias continuas y temperaturas en torno a los 7C (44.6F) mientras el invierno se avecina.

El gobierno estatal se está preparando para trasladar a los residentes desplazados a cuatro “ciudades provisionales”, situadas en Canoas, Porto Alegre, São Leopoldo y Guaíba. Mientras tanto, se están construyendo 5.500 casas en otros lugares a un coste de 140.000 reales (US$27.090) cada una, según el gobierno local.

Los funcionarios dicen que todavía es imposible calcular cuántos municipios tendrán que trasladar a sus residentes a otras zonas porque sigue lloviendo y el agua todavía no ha retrocedido del todo.

Los científicos afirman que las intensas lluvias en Rio Grande do Sul se debieron a un bloqueo atmosférico en la región central de Brasil y a una masa de aire polar procedente de Argentina y Uruguay. Otro factor fue El Niño, el calentamiento ocasional del Pacífico ecuatorial oriental que tiene consecuencias meteorológicas globales.

PUBLICIDAD

Lea más: Las históricas inundaciones en Brasil: un “momento Katrina” para la presidencia de Lula

El cambio climático también contribuyó probablemente. La atmósfera se ha calentado alrededor de 1,3C desde la época preindustrial. A medida que el aire se calienta, también aumenta la cantidad de vapor de agua que puede contener: aproximadamente un 7% más de agua por cada grado. Esto significa más precipitaciones en muchos lugares.

Las inclemencias meteorológicas ya han provocado antes éxodos masivos de las ciudades. Por ejemplo, Nueva Orleans, en EE.UU., vio cómo su población caía en picado tras el huracán Katrina en 2005, y esas cifras nunca volvieron a ser las de principios del siglo XXI. A medida que el cambio climático aumente el número y la intensidad de las inundaciones y los incendios en todo el mundo, es probable que más personas se vean obligadas a desplazarse. La pregunta sigue siendo: ¿Hacia dónde?

dfd

Roca Sales ha sido una de las zonas más afectadas por las inundaciones, después de que el agua sumergiera el 70% de la ciudad, según el alcalde.

PUBLICIDAD

Sinei Ponizio regresó a su casa allí con la esperanza de salvar algunas pertenencias de su familia, sólo para darse cuenta de que era un adiós definitivo.

"No queda nada. El agua se lo llevó todo", dijo este hombre de 44 años que sólo pudo recuperar la estatua decapitada de Nuestra Señora de Aparecida, la patrona de Brasil.

PUBLICIDAD

El ayuntamiento de Roca Sales dijo que 3.000 habitantes y 13 empresas tendrán que ser trasladados fuera de las zonas más arriesgadas, que también sufrieron graves inundaciones el año pasado.

El alcalde Amilton Fontana calcula que el municipio gastará 15 millones de reales (US$2,9 millones) en la adquisición de una nueva zona para viviendas y empresas.

Se trata de una pequeña fracción de los 220 millones de reales (US$42 millones) perdidos a causa de las recientes inundaciones.

PUBLICIDAD

Fontana dijo que la comunidad ya perdió cientos de millones de reales por las inundaciones de septiembre y noviembre.

Lea más: Brasil ayudará a miles de personas que se han quedado sin hogar después de las inundaciones

"Ya no hay forma de invertir aquí", dijo. "Ya hemos invertido dos veces, la gente está empobrecida, ya no tiene recursos ni fuerza. Construyes y luego viene una inundación y lo vuelve a destruir todo".

JBS SA, el mayor productor de carne del mundo, también vio cómo se inundaba su edificio en la ciudad. El Sindicato de Trabajadores de la Industria Cárnica y Derivados Roca Sales informó que la planta emplea directamente entre 450 y 500 personas en la producción de pechuga de pavo ahumada, mortadela, salchichas y embutidos. La fabricación de los dos últimos productos representa el 70% de los puestos de trabajo, que podrían ser transferidos a otras dos ciudades de Rio Grande do Sul, dijo André Gosmann, presidente del sindicato y empleado de esta unidad de JBS desde hace 23 años.

PUBLICIDAD

JBS SA declinó hacer comentarios.

Otra empresa afectada en la ciudad fue la fábrica de calzado donde trabaja la esposa de Ponizio, Cristiane Vicente. Calçados Beira Rio SA, ubicada en Roca Sales desde hace 33 años, produce 33.000 pares de zapatos al día. La fábrica genera 700 empleos directos y más de 1.000 indirectos.

Sus operaciones se reanudaron parcialmente la semana pasada, pero no se alcanzará de nuevo la plena capacidad hasta dentro de 45 días, según declaró en un comunicado el presidente de la empresa, Roberto Argenta.

“La municipalidad de Roca Sales presentó una nueva zona en la ciudad para la reubicación de la sucursal”, dijo. “Por el momento, estamos realizando análisis y aún no hemos tomado una decisión”.

Leer más: Las inundaciones en Brasil están causando miles de millones en devastación económica

En Muçum, también en Rio Grande do Sul, 450 casas y 40 comercios y pequeñas industrias serán reconstruidos en nuevas áreas adquiridas por la administración local, dijo Mateus Trojan, el alcalde. La ciudad calcula que el 30% de su área urbana será reubicada, con un coste estimado de 18 millones de reales (US$3,4 millones).

Muchas familias de Rio Grande do Sul aún no saben adónde ir. Sin embargo, son conscientes de que no hay más alternativa que empezar la vida desde cero.

De vuelta a Roca Sales, la familia de Lima ya ha demostrado su capacidad de resistencia. Su marido y sus hijos -una niña de cuatro años y un niño de 11, que padece atrofia cerebral y autismo severo- viven actualmente en casa de un vecino mientras buscan un nuevo hogar.

dfd

Antes de las inundaciones, Lima y su marido acababan de comprar muebles nuevos, no todos pagados.

“Cuando salimos de casa, lo primero que hice fue dar gracias a Dios por estar viva”, dijo. “La tristeza fue grande, pero lo importante es estar bien. Las cosas, con el tiempo, volveremos, si Dios quiere”.

Cómo el calentamiento global hace más probable el clima extremo: QuickTake

--Con la colaboración de Sam Hall.

Lea más en Bloomberg.com