Aliados de la OTAN, pesimistas sobre Joe Biden, se acercan al círculo de Trump

Todas las miradas están puestas en si Biden puede superar una conferencia de prensa fijada para este jueves sin una metedura de pata importante

Públicamente, los líderes elogiaron el discurso de Biden en la apertura de la cumbre de tres días que inició el martes.
Por Jennifer Jacobs - Daniel Flatley - Natalia Drozdiak - Arne Delfs
11 de julio, 2024 | 10:09 AM

Bloomberg — Joe Biden consiguió tranquilizar a los líderes de la OTAN sobre su idoneidad para el cargo con un enérgico discurso en la apertura de la cumbre del 75 aniversario de la alianza, pero no fue suficiente para acallar las crecientes dudas sobre sus posibilidades de ganar la reelección en noviembre.

Delegaciones de toda Europa se reunían en silencio con asesores y otras personas vinculadas a Donald Trump mientras lidian con la posibilidad -algunos dicen probabilidad- de que vuelva a ocupar el Despacho Oval. El primer ministro húngaro, Viktor Orban, polémico miembro de la OTAN, tiene previsto reunirse este jueves con el propio Trump en Mar-a-Lago tras las conversaciones con los aliados en Washington.

Vea más: OTAN celebra cumbre con Biden y sus aliados debilitados

La mayoría de los funcionarios que hablaron con Bloomberg dijeron que esperaban tener una idea más clara de lo que podría significar una victoria de Trump para una alianza a la que critica regularmente. Algunos trataron de ver el lado positivo, argumentando que Trump estaría en apuros para seguir adelante con sus amenazas de socavar las garantías de seguridad para los miembros de la OTAN o empujar a Ucrania a un acuerdo de paz apresurado con Vladimir Putin.

PUBLICIDAD

Pero los funcionarios europeos, que habían expresado su confianza en las esperanzas de reelección de Biden esta primavera, se mostraron más pesimistas en conversaciones privadas esta semana.

Públicamente, los líderes elogiaron el discurso de Biden en la apertura de la cumbre de tres días el martes como una confirmación de que el presidente de 81 años sigue siendo agudo y capaz de hacer el trabajo después de una desastrosa actuación en el debate. Al mismo tiempo, vigilaron cada uno de sus movimientos en busca de otra metedura de pata que minara aún más sus esperanzas electorales.

Joe Biden entrega la Medalla Presidencial de la Libertad a Jens Stoltenberg, secretario general de la OTAN, en Washington, DC, el 9 de julio.

“Ayer vi a un presidente fuerte”, dijo el primer ministro holandés Dick Schoof tras el discurso. “Es el presidente, es el hombre con el que hacemos negocios”.

PUBLICIDAD

La reunión de Orban con Trump, menos de una semana después de que se sentara con Putin en Moscú, es probable que avive las preocupaciones de que el líder húngaro esté trabajando como intermediario entre los dos hombres. El expresidente ha dicho que cree que podría convencer a Putin para poner fin a su guerra en Ucrania y liberar a los estadounidenses detenidos en Rusia si fuera elegido para un segundo mandato.

Trump, el presunto candidato republicano, no ha pedido al líder húngaro que siente las bases para algún tipo de acuerdo de paz entre Ucrania y Rusia, según una de las personas familiarizadas con la visita de Orban, a quien se le concedió el anonimato para hablar de ello. La persona describió la visita, días antes de la Convención Nacional Republicana, más bien como un encuentro informal.

Orban, que asumió la presidencia rotatoria de la Unión Europea el 1 de julio, también se reunió con el presidente Xi Jinping en China esta semana, y sus iniciativas diplomáticas han provocado la ira en otros lugares de Europa, donde los funcionarios dicen que está yendo mucho más allá de sus competencias.

Vea también: La OTAN ofrece a Ucrania más defensa aérea en su nuevo compromiso de apoyo

“Sabemos que somos un país pequeño, así que intentamos jugar por encima de nuestras posibilidades”, declaró Balazs Orban, director político del primer ministro húngaro, a Bloomberg el miércoles en Washington. “Hungría es ahora el único país que puede hablar con todo el mundo en tan poco tiempo. Estamos implicados y creo que es un valor, nos guste o no”.

Con las encuestas mostrando a Trump con una considerable ventaja sobre Biden, las dudas aliadas sobre sus perspectivas están creciendo, según funcionarios y diplomáticos. Todas las miradas están puestas en si Biden puede superar una conferencia de prensa fijada para este jueves sin una metedura de pata importante, dijeron. En la ceremonia del martes, algunos dijeron que observaron nerviosos cómo Biden colgaba una medalla del cuello del secretario general saliente, Jens Stoltenberg, temiendo que el líder estadounidense pudiera resbalar.

Un funcionario advirtió de que la atención prestada a Biden distraía del objetivo clave de la cumbre de garantizar un apoyo continuado a Ucrania. Los diplomáticos y funcionarios aliados pidieron el anonimato para hablar de asuntos delicados sobre otro líder de la OTAN.

PUBLICIDAD

Biden se enfrentó el miércoles a nuevos llamamientos en el Capitolio para que se haga a un lado. Incluso el actor George Clooney hizo público el miércoles un artículo de opinión en el que le pedía que no se presentara. Fue una especie de ironía: tras una cumbre en Italia el mes pasado, Biden se despidió de muchos de los mismos líderes y se unió a una recaudación de fondos en California organizada por Clooney en lugar de asistir a una cumbre de paz en Ucrania.

El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskiy, instó a los aliados de la OTAN a actuar con rapidez para ayudar a su país a repeler la invasión rusa.

Muchos países de la OTAN y de la Unión Europea han solicitado reuniones con funcionarios que sirvieron bajo el mandato de Trump, así como con destacados legisladores republicanos considerados cercanos a él, según personas familiarizadas con la planificación.

Entre los objetivos se encuentran el exembajador de EEUU en Alemania Richard Grenell, el exrepresentante de Comercio de EE.UU. Bob Lighthizer, el exdirector de Inteligencia Nacional John Ratcliffe, el exasesor de Seguridad Nacional Robert O’Brien y el exasesor de Seguridad Nacional en funciones Keith Kellogg, dijeron estas personas, que solicitaron el anonimato para hablar de las conversaciones.

Los diplomáticos suponen que estos funcionarios, junto con el exsecretario de Estado Mike Pompeo, formarán parte de la próxima administración Trump. Los funcionarios aliados también se están acercando a miembros del Congreso que tienen el oído de Trump en política exterior, incluyendo a Lindsey Graham, Marco Rubio y Mike Lee, entre otros, dijeron las personas. Muchos países también están enviando embajadores a la convención del Partido Republicano en julio para tratar de establecer contacto con futuros funcionarios de la administración Trump, dijeron.

PUBLICIDAD

Hristjian Mickoski, el primer ministro de Macedonia, cenó con Grenell y dijo en las redes sociales que la discusión fue “fructífera y amistosa”.

Lea también: La OTAN denunciará a China por su apoyo a Rusia en Ucrania

PUBLICIDAD

Los funcionarios europeos trataron de mostrarse optimistas sobre las perspectivas de un cambio de administración estadounidense, calificándolo de parte normal del proceso democrático. Otros líderes pregonaron el aumento del gasto en defensa, algo que Trump lleva tiempo exigiendo. Y otros parecieron adaptar sus comentarios a un lenguaje que Trump pudiera entender, como cuando el ministro de Defensa estonio, Hanno Pevkur, comparó la OTAN con un club de golf.

"Cuando pagas tu cuota en el club de golf, puedes jugar", dijo Pevkur en un acto el lunes. "No importa lo grande que sea tu cartera".

Incluso el ucraniano Volodymyr Zelenskiy instó a los aliados de la OTAN a actuar con rapidez para ayudar a su país a repeler la invasión rusa en lugar de esperar a los resultados de las elecciones de noviembre. “No esperen meses - Estados Unidos puede ser grande todos los días”, dijo en un riff sobre el lema de Trump “Make America Great Again”.

PUBLICIDAD

Lea además: Biden recurre a líderes latinos y negros para tratar de frenar las dudas sobre su candidatura

Trump ha amenazado repetidamente con retirarse de la OTAN y ha expresado su admiración por Putin. Sus asesores han hecho flotar la idea de una alianza de dos niveles en la que los compromisos comunes de defensa sólo se aplicarían a los países que hayan cumplido los objetivos de gasto en defensa.

Un funcionario europeo dijo que hablar de una OTAN “a prueba de Trump” y de apoyo a Ucrania sería contraproducente. La ministra de Asuntos Exteriores de Letonia, Baiba Braze, también trató de restar importancia a las preocupaciones, diciendo a Bloomberg Television en una entrevista que su país “trabajó muy bien con la administración Trump antes”.

La OTAN ha estado trabajando para garantizar que las entregas de armas de los aliados a Ucrania estén aisladas de los cambios políticos en Washington. Parte del paquete sobre Ucrania que los líderes firmarán esta semana incluirá un mayor papel de la OTAN para coordinar las entregas y las iniciativas de entrenamiento de los aliados.

PUBLICIDAD

"En realidad, a Europa le interesa 'blindar' su defensa y empezar a operar asumiendo que Estados Unidos tiene otras prioridades de seguridad nacional más urgentes, y también domésticas", dijo Dan Caldwell, asesor político del grupo de expertos Defense Priorities que trabajó para la anterior administración Trump. Dijo que no hablaba en nombre de la campaña.

“Reconocemos que aunque Estados Unidos es el país más poderoso del mundo, nuestro poder sigue siendo limitado y debe utilizarse con criterio”, dijo.

Lea más en Bloomberg.com