ESG

La crisis energética pone a prueba el plan climático más ambicioso del mundo

La UE quiere liderar la lucha mundial contra el cambio climático. Su objetivo global es alcanzar las emisiones netas cero para 2050, pero antes deberá superar varios retos.

Tiempo de lectura: 6 minutos

Bloomberg — La subida récord de los precios de la energía no podía llegar en peor momento para el ambicioso plan climático de Europa, ya que los políticos acaban de empezar a hablar de cómo van a aplicar la estrategia de reducción de emisiones más amplia del mundo.

La crisis energética amenaza con aumentos de dos dígitos en las facturas de electricidad de los consumidores meses antes de la congelación del invierno y también está exprimiendo a los gigantes industriales. Mientras los gobiernos europeos se apresuran a mitigar el impacto en los consumidores -Grecia prometió subsidios en las facturas de electricidad, por ejemplo-, las amenazas de apagones en el Reino Unido la semana pasada fueron un vívido recordatorio de la fragilidad del suministro de energía.

Para la Unión Europea, que propone prohibir los nuevos coches de combustible fósil para 2035 e imponer nuevos costes a la calefacción doméstica sucia, los elevados costes de un plan tan ambicioso serán aún más difíciles de vender a los votantes que ya se tambalean por las subidas de las facturas de los servicios públicos.

“Por supuesto, el nivel actual de los precios de la energía puede hacer más complejas las discusiones sobre el paquete climático”, dijo Peter Vis, asesor principal de la consultora Rud Pedersen Public Affairs y antiguo ayudante político del primer comisario de clima de la UE. “Pero debilitar hoy el paquete debido a la crisis energética desviaría la solución a largo plazo de reducir la dependencia de Europa de los combustibles fósiles sin abordar la causa de la escasez de suministro de gas”.

Ver más: ¿Cómo se sentirá el cambio climático? Una nueva herramienta lo estima en detalle

Los precios del gas natural y de la electricidad están alcanzando máximos históricos en la región de los 27, mientras las economías del bloque se recuperan de la pandemia de Covid-19. El aumento de la demanda se produce en medio de las limitadas importaciones de gas de Noruega y Rusia, y algunos países acusan a Moscú de manipular el suministro. Al mismo tiempo, la estrategia de la UE para acelerar la reducción de emisiones en todos los sectores, desde el transporte hasta la fabricación y la agricultura, impulsó la demanda de permisos de emisión de carbono, cuyos precios se duplicaron con creces en los dos últimos años hasta alcanzar nuevos récords.

La UE quiere liderar la lucha mundial contra el cambio climático, dando ejemplo a otros grandes emisores como Estados Unidos y China. Su objetivo global en la estrategia del Pacto Verde es alcanzar las emisiones netas cero para 2050.

El paquete verde presentado en julio pretende alinear la economía con un objetivo vinculante más estricto para 2030 de reducir las emisiones en al menos un 55% respecto a los niveles de 1990. Las leyes deben ser aprobadas por el Parlamento Europeo y los Estados miembros en el Consejo de la UE, y cada institución tiene derecho a modificar el plan, en un proceso que probablemente dure unos dos años.

Pero para los países de menor renta de Europa, así como para las industrias del continente que hacen un uso intensivo de la energía, el dolor de cualquier transición será significativo, y la UE se verá presionada para ayudar a amortiguar el golpe del actual salto de precios.

Mientras las conversaciones políticas se ponen en marcha, los gobiernos, desde Madrid hasta Ámsterdam, están tomando medidas para aliviar el impacto inmediato de la crisis energética y evitar reacciones contra las políticas de reducción de emisiones. Las medidas para reducir las emisiones “no pueden soportar un periodo sostenido de precios abusivos de la electricidad”, dijo España a la UE en una carta el 20 de septiembre, recordando las protestas de los chalecos amarillos que sacudieron Francia hace dos años.

La crisis del gas ya ha copado la reunión de esta semana de los ministros de Energía, convocada para debatir proyectos de ley para aumentar la cuota de renovables e impulsar el ahorro energético. Aunque la UE tiene poderes limitados en el ámbito de la política energética, que en gran medida queda en manos de los Estados miembros, la Comisión Europea se comprometió a publicar en las próximas semanas directrices sobre las herramientas a corto plazo que pueden utilizar los países de acuerdo con la legislación del bloque. Las opciones incluyen la reducción del impuesto sobre el valor añadido y los impuestos especiales sobre la energía.

Ver más: Esta podría ser la mayor victoria de las próximas conversaciones climáticas

En Grecia, el Primer Ministro Kyriakos Mitsotakis se comprometió anteriormente a conceder una subvención eléctrica en el cuarto trimestre para todos los hogares, con el fin de cubrir la mayor parte de la subida de precios prevista en las facturas de electricidad. También anunció una reducción del impuesto sobre las ventas hasta junio de 2022 para el café, el transporte, las bebidas no alcohólicas, los cines, los gimnasios, las escuelas de baile y los paquetes turísticos.

Los Países Bajos modificaron el presupuesto del país para incluir 500 millones de euros (US$586 millones) para reducir los costes energéticos de empresas y hogares. España aplicará un impuesto a las empresas eléctricas y limitará la factura energética de los consumidores, una medida que, según los críticos, podría limitar la inversión en energías renovables.

“Esto no es sostenible”, dijo Ignacio Galán, director general de la compañía eléctrica española Iberdrola SA, en una entrevista en Bloomberg TV. “Eso pone en riesgo toda la transición energética”.

Pero los gobiernos europeos están limitados en cuanto a lo que pueden hacer para hacer frente a la escasez de energía, sin que sus objetivos climáticos sean aún más difíciles de alcanzar.

“Parece poco probable que los políticos den marcha atrás y vuelvan a la generación de carbón o hagan cambios en el enfoque del carbono”, dijo John Musk, analista de RBC Europe Ltd. “Es difícil ver qué medidas pueden adoptarse para aliviar las limitaciones de la oferta y la demanda de gas y electricidad a corto plazo. Es probable que haya un par de años difíciles de navegar en términos de precios al consumidor y puede que haya que tomar algunas medidas para ayudar a los consumidores aquí y allá”.

Los mayores usuarios industriales de energía están especialmente expuestos al impacto inmediato de la subida de precios. El productor de zinc Nyrstar NV dijo el jueves que está recortando la producción en una importante planta holandesa durante las horas punta del día. Para los productores regionales de aluminio, los costes de la electricidad podrían equivaler a cerca del 80% del precio global de la materia prima, dijo la asociación de la industria metalúrgica Eurometaux en una carta al jefe de energía de la UE, Kadri Simson, instando a un mayor apoyo al sector.

“El aumento de los precios de la electricidad ya ha provocado recortes y, si no se soluciona, podría llevar a una mayor deslocalización de nuestro sector fuera de Europa”, afirma el grupo de presión. “En términos más generales, también nos preocupa que si la electricidad sigue siendo demasiado cara, se desincentivará la electrificación industrial como vía de descarbonización, socavando los objetivos del Green Deal de la UE”.

--Con la ayuda de Sotiris Nikas, Paul Tugwell, Isis Almeida, Stephen Treloar, Laura Millan Lombrana, William Mathis y April Roach.