Venezuela quema su escaso efectivo para apuntalar su renovada moneda

Las reservas se situaron en septiembre en el nivel más bajo de los últimos 30 años en medio de ventas de oro.

Nuevos billetes de bolívares se muestran en una mesa en una sucursal de Banesco Banco Universal antes de la redenominación de la moneda en Caracas, Venezuela, el viernes 1 de octubre de 2021. Los bancos venezolanos poseen más del 90% de los nuevos billetes de bolívares emitidos por el banco central como parte de la "redenominación" de la moneda que comenzará el 1 de octubre.
Por Fabiola Zerpa y Nicolle Yapur
12 de octubre, 2021 | 04:40 PM

Bloomberg — Venezuela se está moviendo para apuntalar su moneda después de que el lanzamiento de una nueva versión del bolívar, con seis ceros menos, hizo que los precios subieran.

El banco central ha inyectado alrededor de US$40 millones por semana en el mercado cambiario luego de la introducción del llamado bolívar digital el 1 de octubre. Eso es aproximadamente el doble de la cantidad que normalmente envía a los bancos.

Hasta ahora ha funcionado. El tipo de cambio en la calle, conocido como mercado paralelo, fue de 4,1 bolívares por dólar el martes. La moneda se había debilitado a 5,2 por dólar antes de la introducción del bolívar digital a medida que los venezolanos se apresuraron a conseguir billetes verdes.

En Caracas, el despliegue de la nueva moneda estuvo acompañado de un fuerte aumento de precios. El costo de una canasta de ocho productos básicos subió un 13,7% la semana del lanzamiento de la moneda, el segundo aumento semanal más alto del año según el Observatorio de Finanzas liderado por la oposición. Sin embargo, luego de la intervención del banco central, el precio de la canasta volvió a los niveles previos a la conversión, señaló el legislador opositor Ángel Alvarado, fundador del observatorio.

PUBLICIDAD

Ver más: Inflación en Venezuela: ¿Qué rubros tuvieron mayor variación en septiembre?

“La pregunta es si el banco central tiene suficiente efectivo para mantener esta política y, por lo tanto, si vale la pena”, dijo Alvarado.

En septiembre, las reservas internacionales se ubicaron en un mínimo de 30 años luego de que el gobierno vendiera oro por el efectivo que tanto necesitaba. El mes pasado, el banco central agregó US$5.000 millones a su nivel de reservas, una cantidad que corresponde con los derechos de endeudamiento asignados por el Fondo Monetario Internacional. Sin embargo, Venezuela no puede acceder a los fondos del FMI porque los miembros no se han puesto de acuerdo sobre quién es el líder legítimo del país.

PUBLICIDAD
Intervenciones en efectivodfd

Los venezolanos han luchado contra la hiperinflación desde 2017. A pesar de que los aumentos de precios desaceleraron este año, siguen siendo sensibles a la volatilidad del tipo de cambio. El valor del bolívar se erosionó hasta el punto de que los sistemas contables ya no podían lidiar con la longitud de las cifras.

La redenominación de la moneda, la tercera desde 2008, tenía como objetivo facilitar las transacciones comerciales. El gobierno introdujo una familia de monedas y billetes nuevos, el más grande de ellos de 100 bolívares, con un valor de alrededor de US$24.

Sin embargo, dado que los bancos han estado suministrando principalmente las denominaciones más bajas, de 5 y 10 bolívares, los dólares siguen dominando la mayoría de las transacciones en efectivo, incluso en sectores de bajos ingresos.

Ver más: Subió un poco: Así cerró el dólar este lunes 11 de octubre en Venezuela

Temiendo la volatilidad del bolívar, Adrian Vegas mantiene en dólares los precios de los productos en su pequeña tienda en las afueras de Petare, un barrio pobre de Caracas.

“Imagínese tener que cambiar los precios en bolívares todos los días”, dijo.

Una carnicería lista los precios en dólares estadounidenses en el barrio de Petare de Caracas, Venezuela, el lunes 4 de octubre de 2021. Venezuela está lanzando una nueva versión del bolívar en el último intento de salvar una moneda tan golpeada por años de hiperinflación que los residentes han adoptado el dólar estadounidense.dfd

El gobierno de Nicolás Maduro ya había dejado que la economía se encaminara hacia una dolarización no oficial y ahora los bolívares se utilizan principalmente para pagar servicios como el transporte público o la gasolina subsidiada.

PUBLICIDAD

“La gente ve un precio y ni siquiera piensa en el bolívar digital. Piensa en dólares”, dijo José Estrada, gerente de una carnicería. Aún así, dijo que esta última conversión de moneda fue “más fácil”, porque antes de la reconversión, incluso los productos básicos más básicos tenían un precio de varios millones de bolívares.

Sin embargo, eso podría ser de corta duración, a menos que el gobierno sea capaz de controlar la inflación, dijo José Manuel Puente, profesor de economía en el Centro de Políticas Públicas del nstituto de Educación Superior en Gestión (IESA).

“Las conversiones de moneda son medidas cosméticas que no tienen ningún efecto sobre los ingresos, los gastos o el entorno macroeconómico”, señaló. “Eventualmente se recuperan los ceros que fueron eliminados”.