PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Actualidad

Llega La Niña, amenazando con avivar las sequías y agitar los mercados

Durante meses han surgido indicios de que el patrón probablemente se estaba formando.

Río Pardo
Por Brian K. Sullivan
15 de octubre, 2021 | 10:05 am
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — La Niña, que agita el clima a través del Pacífico ecuatorial, parece haber surgido. Ello prepara un escenario para el empeoramiento de las sequías en California y América del Sur, inviernos gélidos en partes de los EE. UU. y Japón y mayores riesgos para los suministros de energía y alimentos del mundo, que ya están tensos.

El fenómeno, que comienza cuando la atmósfera reacciona a un parche de agua más fría sobre el Océano Pacífico, probablemente durará al menos hasta febrero, dijo el jueves el Centro de Predicción del Clima de EE.UU. Hay un 57% de posibilidades de que sea un evento moderado, como el que comenzó el año pasado, dijo el centro. Si bien los científicos pueden necesitar meses para confirmar si La Niña definitivamente regresó, todas las señales indican que está aquí.

PUBLICIDAD

“Todo lo que necesitamos ver para saber que tenemos a La Niña lo estamos viendo”, dijo Michelle L’Heureux, pronosticadora del centro, en una entrevista. “Estamos bastante seguros de que La Niña está aquí”.

Durante meses han surgido indicios de que el patrón probablemente se estaba formando, lo que implica que el evento se da por segunda vez consecutiva. La Niña y su contraparte El Niño generalmente alcanzan su punto máximo en el invierno del hemisferio norte, pero sus efectos pueden desencadenar consecuencias generalizadas en todo el mundo. Su inicio esta temporada podría tener un impacto poderoso en los mercados agrícolas que dependen de los cultivos de América del Sur, los cuales podrían enfrentar condiciones más secas. Lo mismo para el aceite de palma en Indonesia, donde puede haber un aumento de las inundaciones. El frío y las tormentas tienden a favorecer el noroeste del Pacífico y las llanuras del norte de Estados Unidos cuando surge La Niña, lo que aprieta los mercados energéticos regionales.

Sequía a las orillas del lagodfd

Debido a La Niña, California podría no experimentar mucho alivio para su sequía en curso, lo que empeoraría aún más la temporada de incendios forestales. El estado más poblado de EE.UU. generalmente recibe la mayor parte de su agua anual de la lluvia y la nieve que se esparcen entre noviembre y abril, un patrón que La Niña amenaza con interrumpir al cambiar las trayectorias de las tormentas hacia el norte. La Niña probablemente también será una mala noticia para los agricultores del sur de Brasil y Argentina, donde el fenómeno puede traer sequía y afectar la producción ya devastada de maíz, café y soja.

PUBLICIDAD

Además, La Niña podría aumentar la cantidad de huracanes con nombre en el Atlántico, que en esta temporada ya ha producido 20 de ellas. Si bien pocas tormentas al final de la temporada amenazan la producción y el procesamiento de petróleo y gas natural en el Golfo de México, las propiedades inmobiliarias caras a lo largo de la costa este de EE.UU. serán vulnerables.

Ver más: La crisis energética mundial está a punto de llegar a Sudamérica

El impacto de La Niña en el noreste de EE.UU. podría ser más complicado de diagnosticar. A veces, un patrón de La Niña arrastra tormentas tierra adentro, dejando más nieve y lluvia en los Grandes Lagos y los valles de los ríos, Ohio y Tennessee, sin pasar por las grandes ciudades de la costa este, dijo L’Heureux. La aparición de un patrón de La Niña a menudo trae un clima frío a las partes del norte de los EE.UU. pero climas más suaves en el sur. El invierno del año pasado fue el octavo más cálido del mundo en 142 años de mantenimiento de registros, según los Centros Nacionales de Información Ambiental de EE.UU.

Los meteorólogos confían en que La Niña persistirá durante el invierno del hemisferio norte porque las temperaturas en las profundidades del océano son más frías de lo normal. A principios de la primavera, La Niña probablemente se desvanecerá y el Pacífico volverá a un estado neutral o casi normal.

Probablemente, por supuesto, es la palabra clave aquí. Si bien los pronosticadores están casi seguros de que La Niña se ha formado, es difícil predecir las temperaturas y las tasas de precipitación a largo plazo, ya que otros patrones climáticos pueden interferir con La Niña.

“Las perspectivas climáticas tienen probabilidades asociadas a ellas porque nunca están garantizadas”, dijo L’Heureux.

PUBLICIDAD