Tecnología

Castor, startup de salario bajo demanda, recauda US$1,8 M en ronda pre-semilla

Para mexicanos en dificultades financieras, acceder al salario antes del día de pago puede ayudarles a administrar sus gastos

Tiempo de lectura: 3 minutos

Miami — En los últimos años, muchas fintechs en México han abordado la inclusión financiera. Algunas, como Nubank, atienden a los necesitados, mientras que otras buscan partes de la población que viven en situaciones financieras difíciles.

Este es el caso de Castor, una startup de salario bajo demanda con sede en México y Estados Unidos que permite a los usuarios acceder a parte de su salario por adelantado.

Hoy (9), la compañía está anunciando una ronda semilla de US$1,8 millón coliderada por Canary y Vast Ventures, con la participación de First Check Ventures, Latitud Capital y otras.

México tiene alrededor de 128 millones de personas y alrededor de 35 millones tienen trabajos formales (aproximadamente el 27% de la población), según Diego Villarreal, fundador y CEO de Castor. Para aquellos en situaciones financieras difíciles, es difícil esperar el día de pago.

Normalmente, en países como los EE. UU., la brecha de liquidez se ha resuelto mediante lo que se denomina un “préstamo de salario”, en el que las empresas prestan dinero al empleado, utilizan su salario como garantía, pero cobran una tarifa considerable por el préstamo. Si bien el enfoque es conveniente, no es económico para el prestatario.

Ahí es donde entra Castor.

Ver más: Startup colombiana inspirada en Robinhood quiere conquistar Latinoamérica

Cómo actúa Castor

La compañía, que opera en México, comenzó con un programa piloto en julio de 2021, en el que se asoció con ocho empresas y sus empleados. Castor brinda a los usuarios acceso al 50% de su renta y cobra una tasa de intercambio de entre el 1% y el 2% de los comerciantes que aceptan sus tarjetas.

A diferencia de la mayoría de las compañías de tarjetas de crédito, “no tenemos que cobrar altas tasas de interés para compensar a los morosos”, afirmó Villarreal.

Actualmente, la empresa cuenta con alrededor de 300 usuarios y se encuentra en la fase de prefacturación. El salario promedio de sus usuarios es de entre 15 mil y 30 mil pesos mexicanos (alrededor de US$750 a US$1.500) por mes – “son asistentes ejecutivos y funcionarios de back office”, dijo Villarreal.

La compañía tiene 25 empleados a tiempo completo y se prepara para su lanzamiento completo en diciembre de 2021, cuando también lanzará la tarjeta Castor, que se puede utilizar como tarjeta de débito. Para el piloto, la compañía ha hecho cosas manualmente en el back-end.

Hasta ahora, la captación de clientes se ha realizado a través de B2B2C, pero en diciembre, la compañía probará un enfoque directo al consumidor (DTC), en el que abrirán Castor a cualquier persona con empleo formal y nómina de salarios, independientemente de la empresa para la que trabajen. Villarreal afirmó que introduciría este enfoque a través de una lista de espera, manera similar a cómo otras fintechs abordan el lanzamiento de nuevos productos.

Ver más: Microsoft prepara su propio metaverso, y tendrá PowerPoint

La competencia

Una compañía que busca un segmento de mercado similar en México es minu, otra startup de salario bajo demanda que ha recaudado un capital más significativo (US$20,5 millones hasta ahora) y se lanzó hace unos dos años, según Pitchbook.

Minu también resuelve el problema a través de un modelo B2B2C, pero en lugar de cobrar una tasa de intercambio de los comerciantes, cobra US$2 por retiro.

“Castor es un producto diseñado para los trabajadores y estamos probando diferentes formas de llegar a ellos”, dijo Villarreal.

Corrección: una versión anterior de este artículo decía que Castor cobraba de los usuarios una tarifa de procesamiento del 1-2%, pero eso es incorrecto. Castor no cobra nada de los usuarios.



Le puede interesar

La jugada de Musk en Twitter abre camino para pagar miles de millones en impuestos

Marcella  McCarthy

Marcella McCarthy

Periodista americana/brasilenha especializada en tech y startups con maestria en periodismo por la Medill School en Northwestern University. Cubrió America Latina, Healthtech y Miami por TechCrunch y fue fundadora y CEO de un startup Americano. Baseada en Miami.