Cripto

Cripto, Soros y el impulso global para financiar una revolución en Myanmar

Muchos de los integrantes de la resistencia democrática cuentan desde hace tiempo con el respaldo del multimillonario George Soros

George Soros
Por Bloomberg News
26 de febrero, 2022 | 02:49 pm
Tiempo de lectura: 11 minutos

Bloomberg — Cada fin de semana en Singapur, la diáspora de Myanmar se congrega en el Peninsula Plaza en busca de noticias (y del sabor) de su país.

Los clientes acuden a un puesto de comida emergente adornado con una imagen de tamaño real de la líder depuesta de Myanmar, Aung San Suu Kyi, donde los voluntarios venden delicias caseras como ensalada de hojas de té y Mohinga, una sopa de arroz y pescado.

PUBLICIDAD

La propietaria del puesto, May Kyaw Soe Nyunt, dice que en un fin de semana ingresa unos 5.000 dólares de Singapur (US$3.700), y que todos los fondos se envían a su país para ayudar a quienes tienen que soportar la vida bajo el régimen militar.

“Quiero que el mundo sepa que la gente de Myanmar está sufriendo”, dijo a través de un traductor.

PUBLICIDAD
May Kyaw Soe Nyunt en su puesto en Singapur. Fotógrafo: Bryan van der Beek/Bloombergdfd

Singapur es un enlace de un esfuerzo mundial de recaudación de fondos que ha surgido desde que el ejército tomó el control de Myanmar el pasado mes de febrero. Con la economía en ruinas y sin ayuda oficial internacional, el gobierno en el exilio intenta recaudar US$1.000 millones para cuidar a sus partidarios y mantener su desafío al dominio de las fuerzas armadas, el Tatmadaw.

Pero hay un problema: el sistema bancario del país está fuertemente controlado por la junta, que designa al democrático Gobierno de Unidad Nacional (NUG por sus siglas en inglés) como grupo terrorista. Así que tanto los activistas como el gobierno en la sombra tienen que recurrir a canales no oficiales para asegurarse de que el dinero se escape de las garras del régimen, y para el NUG eso incluye adoptar las criptodivisas.

Ya ha reconocido a tether, una moneda digital que pretende ser un sustituto del dólar estadounidense, como medio para agilizar sus sistemas de comercio, servicios y pagos. Pero el NUG está dispuesto a ir más allá, desafiando al Banco Central de Myanmar, que prohibió el uso de todas las monedas digitales en 2020 y amenazó con penas de prisión y multas en caso de infracción.

“Cuando llegue el momento y si es necesario para nuestra revolución, definitivamente ampliaremos la lista de nuestras criptodivisas aprobadas”, dijo Tin Tun Naing, el ministro de planificación, finanzas e inversión de la NUG, en una entrevista. Citó el bitcoin (XBT) y el litecoin, y dijo que “no dudaremos en hacerlo” si la NUG ve la necesidad.

PUBLICIDAD

“Muchas instituciones y organizaciones de todo el mundo están deseando ayudarnos en esta revolución”, añadió.

Aunque no está claro cuánto ha recibido el NUG en criptomoneda, ni cómo pueden convertirlo en apoyo material sobre el terreno, el propio grupo está ganando adeptos en todo el mundo. Los parlamentos europeo y francés adoptaron resoluciones que reconocen al NUG como el único gobierno legítimo de Myanmar, mientras que el Secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, ha tuiteado su apoyo.

PUBLICIDAD

La junta defiende la necesidad del gobierno militar diciendo que más de 11 millones de votos fueron emitidos de forma fraudulenta en las elecciones de 2020, ganadas por Aung San Suu Kyi y su partido de forma aplastante.

Muchos de los integrantes de la resistencia democrática cuentan desde hace tiempo con el respaldo del multimillonario George Soros. Según el actual Ministerio de Información, visitó Myanmar cuatro veces entre marzo de 2014 y enero de 2017 y se reunió con Aung San Suu Kyi en dos ocasiones, mientras que su hijo Alexander Soros la visitó siete veces entre 2017 y 2020 y se reunió con ella en seis ocasiones. El propio Soros dijo ya en 2012 que llevaba 20 años apoyando el movimiento democrático en Myanmar.

PUBLICIDAD

El gobierno militar de Myanmar anunció el año pasado que se tomarían medidas contra la Open Society Myanmar, respaldada por Soros, por incumplir las normas de las organizaciones, al haber congelado sus ahorros por un total de unos 4 millones de dólares depositados en cuatro bancos locales. La junta acusó a algunos de sus empleados de retirar depósitos de un banco privado y de proporcionar ayuda en efectivo a una campaña de oposición a los militares conocida como Movimiento de Desobediencia Civil. Las investigaciones están en curso. La Fundación Open Society declinó una solicitud de comentarios sobre su papel en Myanmar.

“La Junta intentará bloquear nuestras fuentes de ingresos si sabe más, por ejemplo, de qué bancos” fluyen los fondos, dijo el ministro de Asuntos Exteriores del NUG, Zin Mar Aung, que cuando era estudiante fue condenado a 28 años de prisión por leer un poema crítico con los militares. Por ello, la NUG está utilizando “formas más innovadoras de conseguir fondos”, dijo.

PUBLICIDAD

Entre ellas está “Click-to-Donate” (”toque para donar”), una página web que dirige a los espectadores a una serie de anuncios publicitarios, cuya cantidad se recauda en función del número de visualizaciones. En enero, la plataforma recaudó 457.765 dólares de Singapur (US$341.000), según muestra su página de Facebook (FB). El NUG también lanzó una lotería nacional digital que en agosto se agotó en una hora, recaudando más de US$60.000.

Sin embargo, el gobierno en la sombra tiene planes más ambiciosos, ya que pretende garantizar que las escuelas y los hospitales permanezcan abiertos, que se paguen los salarios de los trabajadores en huelga y que se lleve a cabo su propio programa de vacunación contra el virus Covid-19, todo ello para ayudar a mantener viva la resistencia.

PUBLICIDAD

Quizá su movimiento más ambicioso sea la venta de lo que llama “Bonos del Tesoro Especiales de la Revolución de Primavera”. Los compradores reciben un certificado que promete devolver la suma pagada en dos años, sin intereses. Una oferta inicial a finales de noviembre resultó tan popular que tuvo que ser retirada al día siguiente de su lanzamiento. Las ventas se reanudaron en enero, y se han recaudado unos US$20 millones.

“El NUG ha sido muy innovador y creo que ha tenido bastante éxito a la hora de recaudar fondos de diferentes maneras”, dijo Richard Horsey, analista político y asesor principal del International Crisis Group. “Pero no es ni de lejos la cantidad de dinero que quieren”.

Myanmar tiene una larga historia de golpes de Estado y gobiernos militares, pero los periodos de democracia también han sido problemáticos. Aung San Suu Kyi, cuya “lucha contra la opresión” fue citada en la concesión de su Premio Nobel de la Paz en 1991, es una líder empañada a los ojos del mundo, después de que defendiera a los militares tras una represión de 2017 contra las minorías rohingya que fue denunciada por las agencias de la ONU como limpieza étnica y genocidio.

El general de división Zaw Min Tun, portavoz jefe del Consejo de Administración del Estado, como se conoce al régimen militar, dijo que el depuesto gobierno civil había presidido el declive económico del país a partir de 2018, una situación que desde entonces se agravó con Covid-19 y la imposición exterior de “sanciones por motivos políticos.”

“El gobierno anterior no apoyó a las empresas locales”, dijo por teléfono. “Dependían en gran medida de los préstamos externos, las subvenciones y el apoyo internacional. Nuestra economía estaba en peligro”. En el año transcurrido desde la toma de posesión de la Junta, el déficit comercial de Myanmar se ha convertido en un superávit, “pero todavía tenemos que hacer mucho”, dijo.

Hizo un llamamiento a la población para que no haga donaciones al NUG ni a otros grupos de la oposición, diciendo que el dinero se destinará a armas y “sólo a actividades terroristas. No gastan nada en salud pública, asuntos sociales y actividades económicas que ayuden al pueblo”.

Un año después del golpe de Estado, el régimen militar de Myanmar y la administración civil en la sombra están compitiendo por establecer sistemas gubernamentales y financieros paralelos.

La junta se enfrenta a una economía debilitada por los enfrentamientos con los grupos étnicos armados, y tiene que lidiar con la huida de los inversores extranjeros y la amenaza de nuevas sanciones de Estados Unidos. El Banco Mundial estima que la economía de Myanmar se contrajo casi un 20% en el último año fiscal y las proyecciones indican que casi la mitad de sus 55 millones de habitantes podrían vivir por debajo del umbral de pobreza nacional a principios de 2022.

Esta precariedad económica, junto con una gran escasez de efectivo y una serie de sanciones que restringen los flujos financieros hacia el país, ha hecho que tanto la junta como el gobierno en la sombra se apresuren a buscar vías innovadoras para generar ingresos.

En el centro de la red de recaudación de fondos de la NUG se encuentra Linn Thant, un antiguo preso político que lleva más de una década exiliado en la República Checa.

Aunque Praga pueda parecer un punto de partida poco probable para canalizar la financiación hacia el sudeste asiático, los checos son amigos desde hace mucho tiempo de los activistas por la democracia de Myanmar. Vaclav Havel, el antiguo presidente, propuso a Aung San Suu Kyi al comité del Nobel.

La República Checa es uno de los pocos países en los que el NUG tiene acceso a una cuenta bancaria, una espina clavada para el Tatmadaw en su lucha por imponerse en Myanmar. Los fondos que fluyen a través de la cuenta se utilizan “estrictamente para fines humanitarios” y no para operaciones militares o armas, dijo Linn Thant en la oficina de su modesto apartamento en un distrito periférico de Praga.

“Desde la cuenta bancaria checa, hacemos transferencias a bancos tailandeses o a cuentas estadounidenses que tenemos y luego nuestros socios, las ONG, compran ayuda humanitaria, alimentos, ropa, agua que se envía a través de la frontera entre Tailandia y Myanmar o la India”, explicó.

Es en respuesta a ese tipo de bloqueo financiero donde entra el cripto.

Para el gobierno en la sombra, las criptomonedas pueden eludir a los intermediarios tradicionales, es decir, los bancos y otras instituciones financieras, lo que permite cierto grado de confidencialidad a medida que la junta refuerza su control. Al menos en teoría, también ofrece una estabilidad potencial, ya que se supone que Tether está respaldado por un dólar estadounidense, mientras que el kyat de Myanmar se desplomó casi un 50% frente al billete verde tras el golpe de Estado antes de estabilizarse.

“Hoy en día, muchos países del mundo están avanzando hacia una sociedad sin dinero en efectivo”, dijo por teléfono Zin Mar Aung, ministro de Asuntos Exteriores de la NUG, desde un lugar seguro y no revelado. “Aunque haya desafíos, nos aseguraremos de superarlos haciendo uso de la tecnología”.

También se está estudiando la posibilidad de crear una moneda digital para cuando la revolución tenga éxito. “Ya tenemos la infraestructura, la tecnología, el personal cualificado y las instituciones que nos apoyarán en su lugar”, dijo Tin Tun Naing, el ministro de finanzas de la NUG. “Lo tenemos todo preparado”.

La Junta también está estudiando las ventajas de un kyat digital.

El año pasado, los manifestantes antigolpistas del sector financiero, incluido el personal del banco central, se negaron a trabajar en un intento de estrangular la economía. El banco central dijo en mayo que las operaciones bancarias estaban volviendo a la normalidad, pero meses después los diplomáticos de la junta en el extranjero se quejaron en privado de que el sistema financiero ya no funcionaba, según el director de una bolsa de criptomonedas que participó en una de esas discusiones.

“Estamos teniendo en cuenta el establecimiento de una moneda digital y la mejora de los sistemas de pago en línea”, dijo el portavoz de la Junta, Zaw Min Tun. Citó el objetivo de “mejorar las actividades financieras en Myanmar”.

Sin embargo, un kyat digital también permitiría detectar y controlar más fácilmente las transacciones destinadas a derrocar al gobierno.

Aún así, está por ver si las monedas digitales pueden ganar tracción en Myanmar. A pesar del lanzamiento generalizado de los servicios móviles en 2014, la penetración de internet era de apenas el 43% en enero de 2021, según Datareportal. En 2019, bajo el gobierno civil, el 74% de la población no estaba bancarizada.

Los bancos centrales necesitan una estructura reguladora y una tecnología sólidas para que las monedas digitales sean viables, dijo Kim Edwards, economista principal del Banco Mundial para Myanmar. Por eso, dijo, Myanmar “no está en la mejor posición para perseguir algo así”.

Uno de estos intentos ya se ha hundido. El año pasado, un grupo anónimo lanzó el Dólar de Myanmar, que pretendía sustituir la moneda nacional por una digital que aprovechara el NUG como principal actor. Fracasó por falta de apoyo, según un voluntario del proyecto que pidió no ser nombrado por miedo a las represalias.

Sobre el terreno, la situación sigue siendo sombría, con Myanmar al borde de un conflicto militar en toda regla. Entre la diáspora, muchos están dispuestos a donar si eso ayuda a aliviar el sufrimiento y a lograr el retorno a la democracia.

En el puesto de May Kyaw Soe Nyunt en Singapur, algunos renuncian a la comida y se limitan a dejar paquetes de dinero en efectivo. Dice que no puede regresar a su país mientras la Junta esté en el poder. Así que lo que hace es recaudar fondos, argumentando que ya no tiene nada que temer.

Cuando se le pregunta cómo llega el dinero a Myanmar, no quiere dar más detalles. “Es complicado y peligroso”, dice.

Le puede interesar:

Audaz experimento caribeño de moneda electrónica se topa con un gran obstáculo

Soros: la crisis inmobiliaria de China y ómicron amenazan al gobierno de Xi

Régimen de Myanmar condena a Suu Kyi a cuatro años de prisión

Este artículo fue traducido por Andrea González

PUBLICIDAD