Mercados

Aeroméxico: después de la bancarrota ¿qué sigue?

El precio de las acciones presenta un nuevo valor teórico que ya deberá reflejarse en el mercado accionario

La reestructuración de la empresa y su fortalecimiento es importante para el país, debido a la contribución de la aerolínea a la economía y al erario público, a quienes de acuerdo con el especialista, Aeroméxico aún tiene adeudos.
18 de marzo, 2022 | 04:00 AM
Tiempo de lectura: 5 minutos

Ciudad de México — Grupo Aeroméxico (AEROMEX*), una de las principales aerolíneas del país, salió de la bancarrota después de 21 meses en los que negoció con sus acreedores y puso en marcha diversos acuerdos que le permitirán continuar operando.

La reestructura con sus acreedores diluyó el valor de las acciones de Aeroméxico en manos del público inversionista; pero a la vez, le permitió a la empresa sumar nuevo capital para subsistir y poner en marcha planes con los que busca volver a crecer.

El valor de la empresa, en términos de capital, es de alrededor de US$2.560 millones y da paso a un nuevo valor teórico de sus acciones en MXN$20,7035 cada una.

PUBLICIDAD

“Estamos listos para comenzar un nuevo capítulo en la historia de nuestra compañía, apoyados por una fuerte base financiera, una sólida estructura de capital e inversionistas con plena confianza en nuestro futuro”

Andrés Conesa, CEO de Aeroméxico, en un comunicado

En los últimos meses, Aeroméxico ha comenzado a dar los pasos de lo que será su nueva etapa tras la bancarrota. La línea aérea cayó en problemas financieros debido a la baja en su negocio generada con los primeros meses de la pandemia.

Ver más: Aeroméxico sale de Capítulo 11; invertirá US$5.000 millones en flota

Si bien el panorama para las aerolíneas aún sigue enfrentando riesgos, Aeromexico está en una posición más fortalecida financieramente para poder sortearlos.

PUBLICIDAD

El Covid-19 sigue acechando y generando retos para la industria. Aeroméxico pudo comprobarlo al inicio del año, cuando tuvo que cancelar vuelos debido a contagios en sus tripulaciones.

A esto se suma la coyuntura actual de inflación, que merma la capacidad adquisitiva de los consumidores y altos precios del petróleo, que hará más caro comprar el combustible necesario para operar los vuelos.

“Vamos a ver ahora una empresa que va a tener capacidad de liquidez y de solvencia”, dijo a Bloomberg Línea Brian Rodríguez, analista de Monex, antes de que se concretara la salida de bancarrota.

Posición estratégica en México

Aún antes del azote de la pandemia, Aeroméxico perdió su lugar como la principal aerolínea de México, por número de pasajeros transportados. Pese a esto, para algunos analistas su operación sigue siendo clave para el país.

La aerolínea no se compara, por ahora, con ninguna otra debido al tamaño de su flota y su capacidad para cubrir rutas internacionales. Si no hubiera subsistido “tendríamos una situación caótica de pérdida de conectividad. Las rutas internacionales las absorberían las aerolíneas extranjeras”, dijo el especialista en aeronáutica, Fernando Gómez Suárez.

La reestructuración de la empresa y su fortalecimiento es importante para el país, debido a la contribución de la aerolínea a la economía y al erario público, con quienes Aeroméxico aún tiene adeudos, dijo Gómez Suárez.

PUBLICIDAD

“Ojalá pueda pagar todo lo que debe a sus acreedores. Además de los particulares, también están entidades como Pemex, ASA, el AICM, a quienes les debe mucho dinero”, dijo Gómez Suárez.

Debido a la posición estratégica, el analista apuntó a que las autoridades estarán observando cómo quedará la composición accionaria de Aeroméxico y el peso que tendrán sus dueños mexicanos y extranjeros.

Ver más: Acciones de Aeromexico son suspendidas de la Bolsa Mexicana por canje de acciones

PUBLICIDAD

Nuevos dueños, misma administración

Aeroméxico tendrá nuevos dueños. Apollo Global Management, que lideró un financiamiento preferencial de US$1.000 millones durante la reestructura, tendrá una participación de 22,4%. La aerolínea estadounidense Delta Air Lines tendrá el 20%.

Un grupo de inversionistas mexicanos tendrá una participación de 4.1%, mientras que las acciones restantes se distribuirán entre nuevos inversionistas y acreedores.

PUBLICIDAD

El cambio de dueños también representará cambios en el Consejo de Administración, pero los principales directivos de la compañía seguirán al frente. Tal es el caso del presidente de la compañía Javier Arrigunaga, su CEO, Andrés Conesa y Ricardo Sánchez Baker, el director de finanzas.

De acuerdo con Rodríguez, de Monex, no habrá grandes cambios en lo operativo, por lo que estrategias puestas en marcha, incluso antes de la pandemia, persistirán.

A crecer de nuevo

Lo que sigue para Aeroméxico en lo operativo es una recuperación en su capacidad de rutas, ahora con mayor flexibilidad, sin necesidad de buscar un factor de ocupación que esté totalmente lleno, de acuerdo con Rodríguez.

PUBLICIDAD

En ese sentido, en el marco del anuncio de la salida de su bancarrota, Aeroméxico anunció que en los próximos cinco años invertirá US$5.000 millones para expandir su flota.

El crecimiento podría estar enfocado a rutas de tráfico doméstico para poder incrementar la competencia con aerolínea de bajo costo como Volaris (VOLARA) o Viva Aerobus que han aumentado su participación en el mercado local e internacional, de acuerdo con Rodríguez.

Aeroméxico tendrá que competir con una propuesta de valor y calidad, en línea con su nivel de tarifas más alto. Incluso antes de cerrar el proceso de bancarrota, Aeroméxico comenzó a dar los primeros pasos para la nueva etapa.

PUBLICIDAD

Acordó tomar el control del negocio del negocio de lealtad Club Premier, tras intentarlo hace un par de años sin éxito.

Expandió sus operaciones y diversificó su presencia en la capital del país. Luego de que por años operó sólo en la Terminal 2 del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, en diciembre comenzó a operar en la Terminal 1.

Además de que al igual que sus competidores comenzará a operar en el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA), que se inaugurará el 21 de marzo.

Respecto a las acciones de Aeromexico, que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores, tienen un nuevo valor teórico de MXN$389,01 por título. De acuerdo con el plan de reestructura, asciende a US$2.564 millones. Con ello, divididos con los nuevos títulos suscritos resulta en US$18,79 cada uno, convertido a moneda local valen MXN$20,7035 por título mismo que comenzará a reflejarse en el mercado.

Las acciones listadas en circulación totalizará en 136.423.959 títulos, esta cantidad no considera los papeles de tesorería que se encuentran pendientes por suscribirse y que ascienden a 13.642.396. El monto autorizado es de 150.060.355 acciones, de acuerdo con el comunicado de Aeroméxico.

Otros accionistas que participaron en el fondeo son The Baupost Group, Silver Point Capital y Oaktree Capital Management.

Actualmente sólo son dos analistas que dan seguimiento a los títulos de Aeroméxico.

“Esperaremos a tener mayor información y detalle sobre la estructura de capital definitiva de la empresa a fin de incorporarlo en nuestro modelo de valuación”, mencionó en una nota el analista bursátil en Vector, Marco Montañez, analista que da cobertura a la empresa.

El estratega puso en revisión la recomendación fundamental y el retorno esperado.

Esta nota se actualizó a las 9:36 horas en el párrafo 21 con el valor por acción de Aeromexico.

Te puede interesar:

PUBLICIDAD