Deuda latinoamericana surge como refugio a 10.000 km de la guerra

Los inversores han acudido en masa a la región en el último mes, alejándose de los valores directamente golpeados por la guerra

Centro histórico de la capital mexicana
Por George Lei
01 de abril, 2022 | 03:05 PM

Bloomberg — América Latina está emergiendo como un oasis de estabilidad en medio de la caída global de los bonos provocada por la guerra en Ucrania, que se libra a 9.656 kilómetros de distancia.

Los bonos soberanos y corporativos denominados en dólares de la región tuvieron un retorno del 0,4% desde que Rusia invadió Ucrania a finales de febrero, frente a una pérdida del 9,8% en las notas de Europa del Este, Medio Oriente y África y una caída de casi el 3% en la deuda asiática, según los índices de Bloomberg. También fue un período brutal para los bonos del Tesoro de los Estados Unidos, que vieron su peor trimestre de los tiempos modernos.

VER +
Índice de bonos globales pierde US$2,6 billones en caída récord

Los inversores han acudido en masa a América Latina durante el último mes, alejándose de los valores directamente golpeados por la guerra. A diferencia de la mayoría de las naciones europeas emergentes, las principales economías de la región no tienen fuertes vínculos comerciales con Rusia y aun así se benefician del aumento masivo de los precios de las materias primas por ser grandes productores.

Bonos latinoamericanosdfd

El reciente desempeño superior marcó un giro frente a los dos primeros meses del año, cuando los bonos latinoamericanos se vieron afectados por una venta masiva de activos del mundo en desarrollo provocada por los temores de que la Reserva Federal de EE.UU. endureciera su política monetaria. Si bien las notas de la región se han recuperado desde entonces, una gran parte del mercado global de deuda continuó sufriendo mientras los operadores se preparaban para una serie de aumentos más agresivos de las tasas de interés en EE.UU.

PUBLICIDAD

Energía e inflación

El aumento de los precios de las materias primas provocado por los temores sobre una crisis de oferta desde que comenzó la guerra hizo que los inversores se interesaran especialmente por los bonos de los gigantes de los recursos de la región. El mercado de deuda es la única forma de invertir en empresas estatales, incluidas Petróleos Mexicanos Pemex) y Corporación Nacional del Cobre de Chile, que no tienen acciones que cotizan en bolsa.

VER +
Caída de bonos globales se agudiza por temor a que alzas de tasas aviven recesión

“Las compañías petroleras cuasi-soberanas desde Colombia hasta Brasil y México son opciones de inversión que nos gustan en la coyuntura actual”, dijo Kathryn Rooney Vera, jefa de investigación macroeconómica global de Bulltick LLC, quien recomienda un enfoque de comprar y mantener para los créditos de energía ya que “hay más espacio para alzas”.

PUBLICIDAD
Precios de latinoaméricadfd

Si bien los precios más altos de las materias primas benefician a sus productores, también contribuyen a la inflación ya elevada en la región. Por esa razón, los inversores también están favoreciendo los bonos ligados a la inflación, buscando protección contra el aumento de los precios al consumidor.

Mantenemos nuestras sobreponderaciones en tasas reales en México y Brasil”, escribieron los analistas de Citigroup (C) encabezados por Andrea Kiguel en un informe del 29 de marzo. El banco tiene una posición larga en los bonos vinculados a la inflación de México, denominados Udibonos, con vencimiento en noviembre de 2023 y las notas NTN-B de Brasil que vencen en agosto de 2024. Goldman Sachs (GS) también recomienda apostar en Udibonos, favoreciendo los que vencen en 2031.

VER +
Los bonos de Latam son los títulos emergentes que mejor resisten la guerra

Se espera que las tasas de inflación de Brasil y México terminen 2022 por encima del límite superior de los rangos objetivo de sus bancos centrales, según una encuesta de Bloomberg. En contraste, las expectativas de inflación en otros mercados emergentes clave, como Sudáfrica e Indonesia, están bien contenidas.

Este artículo fue traducido por Miriam Salazar