Economía

Deudas de hogares y empresas pueden ser lastre para recuperación económica: FMI

La acumulación de apalancamiento podría desacelerar la reactivación económica un 1,3% en los mercados emergentes durante los próximos 3 años, según un nuevo informe

Durante 2020 el aumento de la deuda privada creciera un 13% del PIB mundial, un ritmo más rápido del que hubo durante la crisis financiera y casi al mismo ritmo que tuvo el aumento de la deuda pública ese año.
18 de abril, 2022 | 12:35 pm
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg Línea — Mientras los ojos del mundo están atentos a los efectos en la economía de la guerra en Ucrania y su consecuente impacto en la inflación, los efectos que deja la pandemia no dejan de sentirse en el crecimiento económico.

El alto endeudamiento privado, cuya cifra se obtiene al sumar los créditos adquiridos por las empresas y los hogares, representa un obstáculo para la recuperación, según un análisis publicado por el Fondo Monetario Internacional (FMI).

PUBLICIDAD

En el inicio sus reuniones de primavera boreal, el organismo advirtió que las economías aún no pueden pasar la página del Covid-19, ya que todavía tienen que enfrentarse a las consecuencias de las decisiones de los gobiernos de proporcionar liquidez a las empresas y a los hogares a través de garantías crediticias, préstamos en condiciones favorables y moratoria en el pago de intereses.

Pese a que las decisiones ayudaron a enfrentar la crisis, también hicieron que durante 2020 el aumento de la deuda privada creciera un 13% del PIB mundial, un ritmo más rápido del que hubo durante la crisis financiera y casi el mosmo que el mostrado por la deuda pública ese año.

PUBLICIDAD
Tomado del informe del FMIdfd

Los cálculos del organismo indican que la acumulación de apalancamiento, es decir los créditos que se han adquirido, podría desacelerar la reactivación económica en un 0,9% acumulado del PIB en las economías avanzadas y en un 1,3% en los mercados emergentes durante los próximos tres años.

“Nuestro análisis muestra que el lastre pospandémico sobre el crecimiento podría ser mucho mayor en países donde el endeudamiento está más concentrado entre los hogares bajo presión financiera y las empresas vulnerables; el espacio fiscal es limitado; el régimen de insolvencia es ineficiente, y la política monetaria debe endurecerse rápidamente”, dijo el equipo liderado por Jean-Marc Natal, subjefe de la División de Estudios Económicos Mundiales del Departamento de Estudios del FMI.

Aunque el análisis destaca que las medidas extraordinarias ayudaron a prevenir quiebras corporativas, las compañías con alto apalancamiento y baja rentabilidad ahora representan un riesgo. Además, mientras que las condiciones financieras laxas aumentaron la acumulación de deuda, que pudo impulsar el gasto de las empresas, esto puede desaparecer cuando los rendimientos sean decepcionantes o demasiados bajos como para justificar una mayor inversión financiada con deuda.

Por ello, agregó el informe, la eficiencia de los marcos de insolvencia puede ser un papel importante en los países en donde se necesitará una reestructuración de las deudas o incluso una liquidación de las empresas.

PUBLICIDAD

La deuda de los hogares

Un escenario similar muestra el campo de la deuda que adquirieron los hogares, que creció en 2020 con el aumento de los préstamos y la disminución de los ingresos a causa de la recesión que originó la pandemia. El fenómeno, según los cálculos del FMI, estuvo fuertemente concentrado entre los hogares de bajos ingresos.

Tomado del informe del FMIdfd

“Los hogares de bajos ingresos y las empresas vulnerables (negocios altamente endeudados y poco rentables que luchan por pagar los intereses) suelen ser menos capaces de soportar un alto nivel de deuda. Como resultado, es probable que realicen recortes más drásticos en el consumo y el gasto de inversión en el futuro”, escribieron los analistas.

PUBLICIDAD

Este escenario se puede agravar a medida que los bancos centrales endurezcan su política monetaria para intentar mitigar una inflación que representa un desafío para varios países. El FMI calculó que alzas sorpresivas de 100 puntos básicos en las tasas de interés podrían llegar a desacelerar la inversión entre las empresas altamente apalancadas en 6,5 puntos porcentuales acumulados durante dos años, 4 puntos porcentuales más que entre aquellas con poco apalancamiento.

Advertencias desde distintos frentes

Esta semana el FMI y el Banco Mundial entregarán sus perspectivas sobre la economía mundial mientras realizan sus respectivas reuniones de primavera. El primero revelará sus pronósticos de crecimiento económico mañana, mientras que el segundo ya anticipó que recortó su estimación de crecimiento mundial en 2022 al 3,2% desde la predicción de enero del 4,1%, según dijo el presidente David Malpass este lunes.

Además, el Banco Mundial ya advirtió la semana pasada que el desempeño de América Latina será “mediocre”, indicando que la región no solo arrastra problemas estructurales que ya llevan décadas, sino también los efectos de la guerra entre Rusia y Ucrania y el encarecimiento en el costo de vida. El organismo ahora espera que América Latina y el Caribe crezca un 2,3% este año y un 2,2% el año siguiente.

PUBLICIDAD