Mercados

Impagos de Crédito Real y Alpha Holding ponen en jaque a Unifin

Unifin dice que está siendo castigada por los inversionistas, pero los escépticos señalan que hay buenas razones de preocupación

Alpha, Crédito Real, Unifin, además de Operadora de Servicios Mega SA y Mexarrend SAPI, emitieron un total de casi US$3.600 millones en deuda desde 2019.
Por Michael O'Boyle
26 de abril, 2022 | 09:17 AM
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — La empresa mexicana de arrendamiento de equipos Unifin, que necesita recaudar fondos para refinanciar su deuda, afirma que está siendo injustamente castigada por los inversionistas que se vieron afectados por los incumplimientos de dos prestamistas no bancarios del país.

Pero los escépticos dicen que hay buenas razones para que los operadores estén preocupados. Destacan el creciente apalancamiento de Unifin, una plataforma petrolífera potencialmente sobrevalorada en sus libros y dudas sobre si puede generar suficiente efectivo a medida que se desaceleran los préstamos.

Todo esto está llegando a un punto crítico cuando la empresa, formalmente conocida como Unifin Financiera SAB, enfrenta un pago crítico de US$200 millones que vence en agosto y al menos US$700 millones más que vencen a fin de año. Tras los incumplimientos de Alpha Holding SA y Crédito Real SAB durante el último año, a los prestamistas no bancarios de México les queda poco buen nombre.

PUBLICIDAD

“Dada la falta de acceso al mercado y el potencial menor apetito por la exposición de los bancos, la compañía puede tener dificultades para refinanciar la deuda”, dijo Omar Zeolla, estratega de Oppenheimer en Nueva York, quien no tiene una recomendación específica sobre los bonos de la compañía.

“El mercado sigue escéptico ante cualquier emisor del sector”.

dfd

Es fácil entender por qué los inversionistas se han vuelto cautelosos. Hace poco más de dos años, la inversión de Softbank Group Corp. en Alpha marcó el apogeo del interés de los inversionistas globales en los prestamistas no bancarios mexicanos, que ofrecían suculentos rendimientos mientras cobraban tasas de interés de dos dígitos a los no bancarizados del país.

PUBLICIDAD

Alpha, Crédito Real, Unifin, además de Operadora de Servicios Mega SA y Mexarrend SAPI, emitieron un total de casi US$3.600 millones en deuda desde 2019.

Alpha actualmente está en proceso de quiebra, mientras que Crédito Real busca llegar a un acuerdo de statu quo con los acreedores y elaborar un plan para sobrevivir. Los bonos de referencia de Alpha se cotizan a apenas unos 5 centavos por dólar, mientras que los instrumentos más negociados de Crédito Real se desempeñan un poco mejor a 16 centavos.

Esta semana, Unifin, el mayor prestamista no bancario del país, publicará sus resultados del primer trimestre. Los inversionistas estarán atentos a las cifras, centrándose en la generación de efectivo, las tasas de morosidad y los planes de financiamiento, según Manuel Zegbe, que cubre las acciones de Unifin en Punto Casa de Bolsa.

Unifin se enfoca en reducir el apalancamiento, dijo la portavoz externa de la empresa María González de Cossio. Admitió que el acceso al mercado internacional se ha reducido, pero dijo que Unifin sí tenía acceso a los mercados locales y estaba desarrollando nuevas relaciones bancarias y fuentes de financiamiento.

A pesar del tono optimista de la empresa, los operadores siguen siendo muy escépticos. Sus US$200 millones en bonos extranjeros que vencen en agosto se cotizan a niveles de dificultad, en apenas 87 centavos por dólar, menos de cuatro meses antes de su vencimiento.

“Unifin y las demás entidades no bancarias han perdido credibilidad por algo que no es de su responsabilidad”, dijo Luis Maizel, cofundador de LM Capital Management en San Diego, California, que vendió sus bonos de prestamistas no bancarios antes del desplome. “Ahora, nadie cree una palabra de lo que dicen”.

PUBLICIDAD

Al igual que Crédito Real, Unifin, que arrienda equipos a pequeñas y medianas empresas, está luchando por persuadir a los prestamistas para que otorguen más crédito para mantener el negocio.

Se ha comprometido a desacelerar las originaciones para generar efectivo después de que su deuda total creciera un 10% el año pasado a 75.800 millones de pesos (US$3.700 millones), mientras que su cartera de préstamos se expandió solo un 8% a 70.500 millones de pesos, lo que generó preocupaciones sobre el aumento del apalancamiento.

La empresa tenía unos 4.400 millones de pesos en efectivo al cierre del año pasado.

PUBLICIDAD

En febrero, tras el default de Crédito Real, Unifin recurrió al mercado mexicano para vender 3.000 millones de pesos en bonos a un año.

Los actores del mercado se sorprendieron de que los inversionistas estuvieran dispuestos a comprar los instrumentos en un momento en que los bonos en el extranjero que vencen en 2023 se habían hundido a 55 centavos por dólar, lo que habría proporcionado un retorno mucho mayor para quienes confiaban en Unifin.

PUBLICIDAD

Sin embargo, la venta ayudó a que los bonos repuntaran, y obtuvieron otro impulso este mes después de que analistas de Barclays Plc, liderados por Ansel Tessitore, recomendaran comprar los bonos en el extranjero.

La compañía dijo a Barclays que se beneficiaría de un programa gubernamental de apoyo a las pequeñas empresas que la ayudaría a emitir hasta 10.000 millones de pesos en deuda local.

Alexis Panton, estratega de Stifel Nicolaus & Co. cuya investigación crítica sobre los prestamistas no bancarios se volvió influyente entre los operadores durante el último año, dijo en una nota del 11 de abril que los acontecimientos en las próximas semanas podrían respaldar los bonos de la compañía, a pesar de que seguía preocupado por la solvencia a largo plazo de Unifin y su vulnerabilidad al aumento de las tasas de interés.

PUBLICIDAD

Citando conversaciones con la dirección, Panton dijo que Unifin pronto podría anunciar la venta de una plataforma petrolífera que estaba valorada en 5.130 millones de pesos en sus estados auditados de 2020. Panton y otros escépticos se habían mostrado preocupados por el gran aumento en el valor de la plataforma después de que se comprara en 2019 por 1.690 millones de pesos.

Una venta podría eliminar las persistentes preocupaciones sobre su valoración, dijo, mientras que recaudaría efectivo para la empresa.

Unifin dijo que en febrero pasado, la plataforma fue valorizada por el broker petrolero Pareto Offshore en entre US$225 millones y US$275 millones.

PUBLICIDAD

Zegbe, de Punto, dijo que los inversionistas se preocuparon después de que algunos de los comentarios realizados por Unifin este año hicieran eco de los planes confusos que los inversionistas escucharon de Crédito Real antes de que incumpliera un bono de 170 millones de francos suizos en febrero.

“Deben ser muy claros y específicos en los planes que tienen para cumplir con sus obligaciones a corto plazo”, dijo Zegbe.

Te puede interesar:

PUBLICIDAD