Lecciones sobre las inversiones y sobre la vida por parte de Warren Buffett

Leer la carta anual del fundador de Berkshire Hathaway es fundamental para quien se interessa por el mercado com sus lecciones sobre la vida

Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg Línea Ideas — Más que obligatoria, la lectura de la carta anual de Berkshire Hathaway, escrita por Warren Buffett, es una de las más agradables que puedes encontrar en el mercado financiero. Empezando por la forma cómo se dirige a los accionistas de la empresa (“accionistas o socios”), haciéndose pasar por alguien que trabaja para ellos, actuando como un custodio confiable de sus ahorros. Dice que su puesto implica la responsabilidad de decirles lo que le gustaría saber si los papeles se invirtieran.

Cuando se publica, la tradicional carta es diseccionada por analistas de mercado, inversores y periodistas en busca de detalles de lo ocurrido durante el año anterior, qué inversiones se realizaron y aumentaron, cuáles se redujeron, cómo estaba el efectivo y cómo empresas invertidas y la cartera de la empresa se comportaron. Mucho sobre esto ya ha sido ampliamente publicado y mi enfoque aquí será otro: las enseñanzas que trae la carta sobre 2021, en términos de inversiones e incluso de vida.

PUBLICIDAD

Buffett se define a sí mismo y a Charlie Munger, su socio de años, no como selectores de acciones, sino como selectores de negocios. Con esto, Buffett quiere decir que buscan ser inversionistas relevantes en negocios con ventajas económicas duraderas y gerentes de primer nivel. Ellos compran acciones en función de sus expectativas de rendimiento comercial a largo plazo, no porque las ven como vehículos para los movimientos del mercado a corto plazo.

La historia de Berskshire

En la carta de este año, Buffett cuenta la historia de Berkshire Hathaway, creada originalmente a través de la fusión de dos empresas textiles de Nueva Inglaterra en 1955. El negocio fue guiado por Lehman Brothers (!) y prometía la formación de una de las organizaciones más fuertes y eficientes en la industria textil. Sin embargo, durante los siguientes nueve años, la compañía tuvo pérdidas y su valor cayó de US$51 millones a US$22 millones. Durante ese tiempo, pagó unos míseros 100 dólares al día en impuestos.

PUBLICIDAD

En 1965, Buffett se hizo cargo de la empresa, cambió de ruta e invirtió todo el efectivo disponible en una variedad de buenos negocios, la mayoría de los cuales florecieron en los años siguientes. En sus palabras, “la suma de la reinversión de dividendos con el poder de capitalización fue mágica y los accionistas prosperaron”. Su “socio silencioso”, el Tesoro de los Estados Unidos, ya no recaudaba US$100, sino US$9 millones al día.

Buffett atribuye todo este éxito al hecho de que la empresa desarrolla sus actividades en los Estados Unidos y pide al lector para dar gracias cada vez que pasa frente a una bandera americana. Y no se cansa de repetir que nunca se debe apostar contra América.

PUBLICIDAD

Una parte importante del valor creado fue a través de las actividades de seguro del grupo, que se iniciaron con la compra de National Indemnity en 1967 y que hoy son responsables del mayor volumen de float de esta industria en el mundo, algo como US$147 mil millones. Son estos recursos que no le pertenecen, pero que la empresa lleva y puede invertir, los que más atraen a Buffett a este negocio. Las aseguradoras tienen gran volumen de entradas y salidas cada día, pero lo que permanece como float es relativamente estable, lo que permite inversiones a largo plazo. Y aunque habrá años en los que la actividad aseguradora presente pérdida operativa, si se gestiona bien será muchas veces más rentable.

Buffett dice que dirigió la actividad durante 15 años (“sin éxito”, según él). Un sábado por la mañana, mientras estaba en su oficina abriendo el correo de la semana, entró un joven diciendo que le encantaría dirigir el negocio de seguros de Berkshire Hathaway. Buffett preguntó cuál fue su experiencia con los seguros. “Ninguno”, dijo, a que Buffett contestó: “bueno, nadie es perfecto. Yo tampoco he tenido un negocio de seguros, así que podemos intentarlo”. Ajit Jain salió de allí contratado y hoy, 35 años después, sigue responsable del área.

PUBLICIDAD

Cómo más aprendió Buffett

Impartir clases de inversión a estudiantes de todas las edades ha sido una actividad a la que Buffett se ha dedicado durante las últimas décadas. Él cree que enseñar, como escribir, ayuda a desarrollar y aclarar los pensamientos. Esto es lo que Munger llama el “Efecto Orangután”: si te sientas con un orangután y le explicas tu idea lo más cuidadosamente posible, puede dejar al primate completamente confundido, pero seguramente saldrás de la conversación con un pensamiento más organizado y claro.

De los estudiantes, sus preferidos son los universitarios. Para ellos, Buffett suele recomendar que busquen hacer lo que les gusta y con las personas con las que quieren estar. Las realidades económicas la mayoría de las veces no permiten este lujo, pero es importante persistir en esta búsqueda.

PUBLICIDAD

Pero el mejor consejo que dio este año no fue en la carta, sino en la reunión anual, que ocurrió el sábado (30), en Omaha, Nebraska. En el período de preguntas y respuestas, una joven le pidió que indicara una acción para protegerse contra la inflación en los próximos años. Luego de una carcajada, Buffett le aconsejó que se concentre en lo que ama y se supere al máximo. Según él, si alguien es un gran médico o abogado o el mejor en su actividad, da igual cuánto esté de inflación o cuánto esté perdiendo poder adquisitivo la moneda, porque siempre te van a pagar por tu talento y lo que puedes entregar.

Lo mejor que puedes hacer es ser excepcionalmente bueno en algo”, dijo. “Cualesquiera que sean tus habilidades, no te las pueden quitar, ya sea por inflación o cualquier otra cosa. La mejor inversión está en tu propio desarrollo.”

Fernando Barrozo do Amaral es socio de Legend Wealth Management.

--Esta columna no refleja necesariamente los puntos de vista de los consejos editoriales de Bloomberg Línea, Falic Media o Bloomberg LP y sus propietarios.

Fernando Barrozo (ES)

Fernando Barrozo (ES)

Fernando Barrozo tiene 30 años de experiencia en el mercado financiero. A principios de los años 2000, fue uno de los socios fundadores de Arsenal. Posteriormente coordinó la fusión de Arsenal con la división de gestión patrimonial de Gávea Investimentos. En 2017, fundó GGP Family Office, donde fue CEO.

Podcasts

Entrevista al politólogo Julio Burdman y crónica de la crisis política en Perú

La Estrategia del Día Argentina, Capítulo 223: Entrevista dedicada a analizar lo que dejó la condena a Cristina Kirchner y detalles del intento de autogolpe de Castillo y su posterior remoción y detención