PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Economía

Era de inflación en EE.UU. perdurará más que el repunte causado por la pandemia

Las tendencias comerciales y demográficas apuntan a presiones duraderas sobre los precios

Un trabajador coloca productos en una tienda de comestibles, en San Francisco.
Por Rich Miller
13 de mayo, 2022 | 04:11 pm
Tiempo de lectura: 8 minutos

Bloomberg — Estados Unidos se adentra en una nueva era de inflación elevada que probablemente persistirá mucho después de que los precios al rojo vivo del último año se enfríen.

Las tendencias profundamente arraigadas en el comercio y la demografía ayudaron a mantener la inflación en una zona de confort durante décadas, pero ahora ambas están empujando en la dirección opuesta. La globalización se estaba debilitando incluso antes de que la pandemia de Covid-19 y la guerra empeoraran las cosas. El crecimiento de la fuerza laboral mundial se ha desacelerado.

PUBLICIDAD

Además, está el costo inminente de la transición a emisiones netas de carbono cero (que probablemente impulsará todo tipo de precios al alza en los próximos años) y la perspectiva de un aumento sostenido de los alquileres debido a la escasez de viviendas asequibles en Estados Unidos.

Sometidos durante décadas, los precios al consumidor en EE.UU. se han disparado en la pandemia y algunos temen que el aumento de la inflación no desaparezca prontodfd

Todo ello se traduce en un panorama cambiante. Sí, es probable que la inflación retroceda desde los máximos de casi cuatro décadas, a medida que los problemas de la cadena de suministro se resuelven y el crecimiento económico se ralentiza en respuesta a los aumentos de las tasas de interés de la Reserva Federal. Pero es posible que la inflación siga siendo más alta que el rango del 1,5% al 2% al que los consumidores, las empresas y los inversores estadounidenses estaban acostumbrados antes de la pandemia.

“La larga era de baja inflación, volatilidad contenida y condiciones financieras fáciles está terminando”, dijo Mark Carney, que dirigió los bancos centrales de Canadá y Reino Unido.

PUBLICIDAD

En este nuevo entorno, los prestatarios, desde los compradores de viviendas hasta el Tesoro estadounidense, tendrán que pagar más. Habrá menos empleos para los trabajadores, a medida que la Reserva Federal vaya apretando los mercados laborales, y más riesgos para los inversionistas que tendrán que tener en cuenta a un banco central más preocupado por enfriar la inflación que por promover el crecimiento económico. Los políticos pueden ver más retrocesos en sus planes de gastos y se enfrentarán a votantes cada vez más descontentos con el aumento del costo de vida.

“Modo al Antiguo Testamento”

Los funcionarios de la Fed han insinuado que ven cambios duraderos en el futuro.

El presidente Jerome Powell dijo el mes pasado que la globalización se ha ralentizado y que si fuera en reversa, “sería un mundo diferente”. El jefe de la Fed de Richmond, Tom Barkin, citó el potencial de “más presión inflacionaria a mediano plazo” que el banco central deberá tener en cuenta en su esfuerzo por alcanzar su objetivo del 2%.

Los economistas seguían esperando que la inflación estadounidense disminuyera. Hasta ahora, no ha sucedidodfd

Dónde se asiente la inflación en última instancia dependerá en gran medida de lo que la Fed, y el público estadounidense, estén dispuestos a tolerar.

El difunto Paul Volcker demostró en la década de 1970 que la Reserva Federal tiene las herramientas para frenar la inflación, pero a un alto costo. Para frenar los aumentos de precios de dos dígitos, llevó a la economía a una profunda recesión y empujó el desempleo por encima del 10%.

“Si me preguntan dónde va a estar la inflación en los próximos 10 años, les voy a decir que depende centralmente de cuáles sean las preferencias de la Fed”, dijo el economista jefe de JPMorgan Chase & Co. (JPM) Bruce Kasman. “Y las preferencias de la Fed tienen que ver con las preferencias de la sociedad”.

PUBLICIDAD

Kasman calcula que Powell y compañía se sentirían cómodos con una inflación que aterrice en un “punto ideal” en torno al 2,5%.

Cualquier nivel mucho más alto, dijo, probablemente llevaría a la Fed al “modo del Viejo Testamento”. Se acabaría el enfoque indulgente con los objetivos de inflación incumplidos, para ser sustituido por “un banco central vengativo que comienza a castigarnos”. En ese escenario, los riesgos de recesión aumentarían significativamente.

Las siguientes son algunas de las fuerzas inflacionarias a largo plazo con las que tendrá que lidiar la Fed:

PUBLICIDAD

(Des)globalización

Hace casi 20 años, en el simposio de la Fed en Jackson Hole, el profesor de la Universidad de Harvard Kenneth Rogoff señaló que la eliminación de las barreras comerciales estaba contribuyendo a reducir la inflación en todo el mundo. Ahora Rogoff se preocupa de que eso se esté revirtiendo, bajo la presión de una guerra en Ucrania y una contienda al estilo de la Guerra Fría entre Estados Unidos y China.

Todo empezó con los aranceles que el presidente Donald Trump impuso a China. Añadieron alrededor de un cuarto de punto porcentual a la inflación estadounidense en 2018, según estiman los analistas del Instituto Peterson de Economía Internacional.

PUBLICIDAD

Desde entonces, tanto la pandemia como la invasión de Rusia a su vecino han acelerado los esfuerzos de los gobiernos y las empresas multinacionales para hacer más seguros sus suministros, ya sean equipos de protección personal o microchips. Lo que probablemente signifique que sean más costosos.

Eso es un gran problema. Antes de la ola de la pandemia del año pasado, los precios de los bienes de consumo en EE.UU. (sin contar los alimentos y la energía) no habían variado prácticamente desde que China entró en la Organización Mundial del Comercio unos 20 años antes. La inflación procedía en gran medida de los servicios, cuyos precios aumentaban a un ritmo anual de aproximadamente el 2,7% durante ese periodo.

Era de las cosas baratas | Variación desde finales de 2000 en los precios
dfd

Si la disminución de la globalización significa que los precios de los bienes ahora aumentaran entre un 1% y un 2% al año, como espera el economista jefe de Moody’s Analytics, Mark Zandi, la inflación de los precios de los servicios tendrá que bajar si la Fed quiere cumplir su objetivo del 2%. Eso podría significar que se aplaste un sector de la economía que emplea a la gran mayoría de los trabajadores estadounidenses.

PUBLICIDAD

¿Dónde están los trabajadores?

En el periodo que abarca el colapso del bloque soviético y la llegada de China a la Organización Mundial de Comercio (OMC), más de tres cuartos de mil millones de trabajadores mal pagados se incorporaron a la fuerza laboral de la economía globalizada.

A eso se le atribuye ayudar a suprimir la inflación al mantener bajos los costos de fabricación. Pero es posible que el proceso ya haya terminado. La fuerza laboral de China ha alcanzado su punto máximo, después de expandirse un 10% entre 2000 y 2020, según el Banco Mundial. No existe un grupo comparable de trabajadores sin explotar.

La demografía en EE.UU. también anuncia una mayor presión inflacionaria.

En parte debido aL Covid-19, el crecimiento demográfico del año pasado fue el más lento desde la fundación de la nación en 1776. Además, la jubilación de la generación del baby boom, junto con el endurecimiento de las restricciones a la inmigración, está limitando el número de estadounidenses disponibles para que las empresas los contraten, lo que podría hacer subir los salarios de los que sí lo están. Los costos laborales unitarios registraron en el primer trimestre de este año su mayor incremento anual desde 1982.

PUBLICIDAD
Los cambios demográficos, la menor inmigración y las jubilaciones anticipadas se suman a un menor crecimiento de la mano de obradfd

“Hay mercados laborales que están limitados demográficamente”, dijo Jonas Prising, CEO de ManpowerGroup Inc. (MAN), una empresa de contratación de personal. “Los trabajadores tienen una posición de negociación mucho mejor”.

Cero Neto

Incluso los fervientes partidarios de un mundo “más verde”, como Carney, reconocen que llegar ahí será costoso.

En un discurso pronunciado en marzo, Carney comparó los cambios necesarios con los que siguieron a las dos crisis del petróleo de la década de 1970, que dejaron sin competitividad a gran parte de la economía y alimentaron la oleada inflacionaria que Volcker tuvo que controlar. Una diferencia: la transición a cero neto se puede extender durante un período más largo, lo que les da a las empresas más tiempo para adaptarse.

El BlackRock Investment Institute estima que los precios al consumidor podrían aumentar hasta un 4% dentro de una década si los costos de transición se trasladan por completo a los hogares.

“Van a tener que adaptar sus fábricas. Van a tener que cambiar sus equipos. Eso va a costar”, dijo Dana Peterson, economista jefe del Conference Board. “¿Y quién lo va a pagar? El cliente”.

Isabel Schnabel, miembro de la Junta Ejecutiva del Banco Central Europeo, señala el riesgo de que los costos de la energía y los materiales clave, como el litio utilizado en las baterías, puedan permanecer elevados. “Hay un componente más persistente o más estructural en estos shocks de precios de la energía”, dijo este mes en el podcast Stephanomics de Bloomberg.

Escasez de viviendas

Aunque el mercado inmobiliario estadounidense se verá afectado a corto plazo por un aumento de las tasas hipotecarias impulsada por la Fed, muchos economistas aún creen que que ejercerá una presión alcista sobre la inflación durante la próxima década. Esto se debe a que la demanda elevada de los millennials que envejecen se enfrenta a una oferta limitada.

La crisis inmobiliaria de hace una docena de años obligó a algunos pequeños constructores a abandonar el negocio, lo que provocó un déficit de oferta que, según Zandi, es del orden de 1,5 a 2 millones de viviendas, y que llevará años solucionar.

 La gran crisis de mediados y finales de la década de 2000 dejó a Estados Unidos con un déficit de viviendas que aún no se ha compensadodfd

“Dada la escasez en el mercado inmobiliario, será muy difícil bajar los alquileres”, dijo Zandi. “Ese va a ser un problema persistente para la Fed”.

¿Rescate de productividad?

Algo que podría ayudar a la Fed a salir de sus dificultades con la inflación sería que la economía estadounidense lograra un crecimiento más rápido de la productividad.

Eso permitiría a las empresas cubrir costos más altos de mano de obra o materiales sin tener que aumentar los precios para mantener sus ganancias. Es lo que sucedió a fines de la década de 1990 cuando Internet despegó, después de que una serie de aumentos de tasas de la Reserva Federal mantuvieran la inflación a raya.

Hay algunos motivos para el optimismo. El gasto de las empresas en equipamiento aumentó a un ritmo anualizado superior al 15% el pasado trimestre, el más rápido en más de un año. Prising, de Manpower, dijo que espera que las empresas sigan adelante con una transformación digital acelerada por la pandemia, que les permite “hacer más con menos”, más o menos la definición de una mayor productividad.

Eso sería un cambio bienvenido, pero probablemente no sea suficiente para compensar todos los demás que se avecinan.

“Las grandes fuerzas estructurales han empujado la inflación a la baja durante los últimos 40 años”, dijo el exgobernador de la Fed, Kevin Warsh. “Esas fuerzas estructurales se están revirtiendo ahora”.

Con la asistencia de Simon Kennedy y Brendan Murray.

PUBLICIDAD