PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Salud

Cómo las infecciones con ómicron incrementan la inmunidad de los vacunados

Un par de estudios demostraron que la infección por ómicron producía incluso mejores respuestas inmunitarias que una vacuna de refuerzo en los pacientes vacunados

Un trabajador sanitario posa en un centro de vacunación administrando la tercera dosis de "refuerzo" para el coronavirus Covid-19 en Nueva Delhi el 10 de enero de 2022, mientras el país ve un aumento de casos impulsado por ómicron.  Fotógrafo: Sajjad Hussain/AFP/Getty Images
Por Naomi Kresge
16 de mayo, 2022 | 10:57 am
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — Las personas que se vacunan contra el Covid-19 y luego se infectan con ómicron pueden estar preparadas para superar una amplia gama de variantes de la enfermedad, según sugieren investigaciones preliminares.

Un par de estudios demostraron que la infección producía incluso mejores respuestas inmunitarias que una vacuna de refuerzo en los pacientes vacunados. Los equipos del fabricante de la vacuna Covid-19 BioNTech SE (BNTX) y de la Universidad de Washington publicaron resultados de sendas investigaciones en el servidor de preimpresión bioRxiv en las últimas semanas.

PUBLICIDAD

Los resultados ofrecen una señal tranquilizadora de que las millones de personas vacunadas que han contraído ómicron probablemente no enfermarán gravemente si se infectan con otra variante en breve, aunque la investigación debe confirmarse, especialmente con pruebas en el mundo real.

“Deberíamos pensar en las infecciones entre los completamente vacunados como si fueran esencialmente equivalentes a otra dosis de vacuna”, dijo John Wherry, profesor y director del Instituto de Inmunología de la Universidad de Pensilvania, que no participó en la investigación pero revisó el estudio de BioNTech. Según Wherry, esto podría significar que si alguien ha tenido Covid-19 recientemente podría esperar antes de recibir otra vacuna de refuerzo.

PUBLICIDAD

Alexandra Walls, científica principal de la Universidad de Washington y autora de uno de los estudios, advirtió que las personas no deberían buscar infecciones en respuesta a los hallazgos.

Los datos llegan en un momento en que ómicron sigue impulsando los brotes en todo el mundo, sobre todo en China, donde los residentes de Shanghái han soportado casi seis semanas de confinamiento. Las oleadas de nuevas variantes llegan con mayor rapidez, en parte porque ómicron es muy transmisible, lo que le da amplias posibilidades de propagarse y mutar a medida que los países eliminan las restricciones, señaló Sam Fazeli, analista de Bloomberg Intelligence. Mientras tanto, los organismos reguladores están sopesando si las vacunas contra el Covid-19 deben actualizarse para combatir ómicron.

El equipo de BioNTech argumentó que los datos indican que ofrecer a la gente una vacuna de refuerzo adaptada a ómicron puede ser más beneficioso que varias dosis de las vacunas originales.

La investigación de la universidad de Washington, llevada a cabo junto con Vir Biotechnology Inc. (VIR), analizó muestras de sangre de personas que habían sido infectadas y luego habían recibido dos o tres dosis de la vacuna, así como de aquellas que habían contraído las variantes delta y ómicron después de dos o tres dosis; otras aún habían sido vacunadas y reforzadas pero nunca habían contraído Covid-19. Un último grupo sólo se había infectado con ómicron y nunca se había vacunado.

PUBLICIDAD

Defensas nasales

Una parte del estudio se centró en los anticuerpos, las proteínas protectoras diseñadas para reconocer y neutralizar a los invasores. Demostró que las personas vacunadas que habían contraído ómicron tenían anticuerpos que tuvieron mejor rendimiento que los demás. Incluso eran capaces de reconocer y atacar la variante delta, muy diferente.

“Eso indica que estamos en el punto en el que podríamos considerar la posibilidad de tener una vacuna diferente para reforzar a la gente”, dijo David Veesler, profesor adjunto de la Universidad de Washington, que dirigió la investigación. Los científicos también pudieron identificar anticuerpos en la mucosa nasal de estos pacientes, lo que podría ayudarles a neutralizar el virus en cuanto entra en el organismo.

PUBLICIDAD

Tanto el estudio de Washington como el de BioNTech examinaron también otra parte del sistema inmunitario: Los linfocitos B, un tipo de glóbulos blancos que pueden entrar en acción para producir una ráfaga de nuevos anticuerpos si reconocen un patógeno. El equipo de BioNTech descubrió que las personas que habían sufrido una infección por ómicron tenían una respuesta más amplia de estas células útiles que las que habían recibido una vacuna de refuerzo pero sin infección.

El equipo de Washington también descubrió que la respuesta amplia faltaba en las personas no vacunadas que habían contraído ómicron como primera exposición al virus. Esto “sería un problema si surgiera una nueva variante significativamente diferente”, dijo Veesler.

PUBLICIDAD

No hay garantía de que las futuras mutaciones sean tan leves como ómicron, y el futuro de la pandemia es difícil de predecir, ya que no sólo depende de la inmunidad de la población, sino también de cuánto mute el virus.

Otros investigadores que revisaron los estudios dijeron que los resultados coinciden con el creciente cuerpo de evidencia de un refuerzo inmunológico por la exposición a diferentes variantes del virus a través de la vacunación y la infección. Los científicos también han demostrado una amplia respuesta inmunitaria en personas que contrajeron el delta después de haberse vacunado.

PUBLICIDAD

“Quizá esto sea un indicio de que un refuerzo actualizado podría ser una buena idea”, dijo Theodora Hatziioannou, viróloga de la Universidad Rockefeller que ayudó a dirigir un equipo que observó los avances de las infecciones en un grupo de personas vacunadas en la ciudad de Nueva York.

Este artículo fue traducido por Andrea González

PUBLICIDAD