Brasil en español

Exclusivo: CEOs y estudiantes de tecnología, el paso relámpago de Musk por Brasil

El fundador de Tesla y SpaceX habló de negocios no solo con representantes del gobierno federal sino también con estudiantes del ITA e Inteli

Elon Musk saluda en su breve visita a Brasil, vigilado por el ministro de Comunicaciones, Fábio Faria.
20 de mayo, 2022 | 08:20 PM
Últimascotizaciones

Bloomberg Línea — La visita a Brasil del hombre más rico del mundo y más mediático mereció titulares y cobertura de celebridades, pero no duró más de cinco horas. Elon Musk, el visionario fundador de Tesla (TSLA), SpaceX y, tal vez el futuro dueño de Twitter (TWTR), hizo mucho ruido durante su visita al país, pero, al fin y al cabo, realmente vino a hacer negocios para sus empresas.

En una visita que tuvo como anfitriones más destacados a André Esteves, socio senior y principal accionista de BTG Pactual (BPAC11), y Fabio Faria, ministro de Comunicaciones, el empresario más famoso del mundo fue recibido en un esquema de petit comité por un grupo de ejecutivos y empresarios, cuya lista fue filtrada y hecha pública la noche anterior por el periodista Lauro Jardim, de O Globo. Estuvieron debidamente presentes el Presidente de la República, Jair Bolsonaro, y ministros que trabajan en el sector Defensa.

El escenario elegido fue el Hotel Fasano Boa Vista, en el interior del estado de São Paulo, a unos cien kilómetros de la capital paulista y estratégicamente accesible para vuelos internacionales a través de un aeropuerto dedicado a la aviación ejecutiva, Catarina. Todo bajo el control y operación del mismo grupo, el desarrollador especializado en proyectos de alta gama JHSF (JHSF3).

PUBLICIDAD

Fue en Catarina donde Musk aterrizó su Gulfstream G650ER, un representante legítimo del estado del arte en la aviación de negocios, alrededor de las 10:30 am. El jet fabricado por la empresa estadounidense General Dynamics, que ostenta el récord del vuelo ejecutivo de mayor distancia realizado en el menor intervalo de tiempo, tiene un precio estimado de alrededor de US$ 65 millones, según sitios web especializados. Por no hablar de la lista de espera, que llegaría a los cuatro años. Desde el aeropuerto, un automóvil -no se sabe si un Tesla- lo llevó al hotel.

Musk tuvo un recibimiento digno de su valor estimado en US$ 212 mil millones, según el Índice de multimillonarios de Bloomberg. Se reunió con ejecutivos de destacado desempeño en sectores tan diversos como la agroindustria y la logística, en el caso de Rubens Ometto, de Cosan (CSAN3), hasta el mercado inmobiliario, financiero y de medios, debidamente representada por otro Rubens, Menin, de MRV (MRVE3), Banco Inter (BIDI11) y CNN Brasil. También estuvieron presentes Zeco Auriemo, de JHSF, anfitrión legítimo, y Carlos Fonseca (gerente de Galápagos).

Hubo un invitado que no asistió: Flavio Rocha, del grupo Guararapes (GUAR3), dueño de Riachuelo; y hubo quienes no estaban en la lista original y estuvieron presentes, como Luciano Hang, de Havan.

PUBLICIDAD

Ejecutivos y empresarios participaron de una reunión conjunta con Musk, quien llegó a discutir en la agenda oficial -si se le puede llamar así- acuerdos para usar satélites de su otra empresa, Starlink, para ayudar a monitorear la Amazonía y traer conexión a internet para 19 mil escuelas.

Antes de eso, Musk participó de una sesión con 50 estudiantes, la mitad del Instituto Tecnológico de Aeronáutica (ITA), en São José dos Campos, y la otra mitad del Instituto de Tecnología y Liderazgo (Inteli). Este es el nuevo instituto tecnológico de São Paulo lanzado por Esteves y Roberto Sallouti, director general de BTG Pactual, inspirado en Stanford, MIT y otras referencias en educación tecnológica en el exterior.

El empresario respondió a cuatro preguntas, una de ellas sobre consejos a las nuevas generaciones: “traten de ser útiles. Y eso es algo difícil de lograr”.

Pero el punto culminante del negocio, según personas familiarizadas con el asunto que solicitaron el anonimato porque no están autorizados a comentar, literalmente tuvo lugar a puertas cerradas de dos suites en el Fasano Boa Vista, sin comunicado de prensa. Hubo cuatro reuniones “individuales” con los CEOs o representantes de cada una de las cuatro mayores empresas de telecomunicaciones presentes en el país: José Félix (Claro), Pietro Labriola y Alberto Griselli (Telecom Italia y TIM Brasil (TIMS3)), Rodrigo Abreu ( Oi (OIBR3; OIBR4)) y Christian Gebara (Vivo (VIVT3)).

El contenido de las conversaciones entre los ejecutivos no fue revelado.

Después de las reuniones de negocios, el fundador de Tesla se dio el derecho de cambiar el horario y se quedó a almorzar. Entre carne o pescado, Musk optó por la primera opción: eligió un medallón de filet mignon con salsa marsala y risotto de parmesano. Para beber, nada de ostentación con vinos de cuatro o más dígitos: Coca-Cola zero en latas de aluminio, servida en copas de cristal, predominó en la mesa que tuvo a Esteves y Bolsonaro en lugares estratégicos junto a Musk.

Eran pasadas las 14:00 hora local cuando Musk salió del Hotel Fasano Boa Vista rumbo al aeropuerto de Catarina para tomar su vuelo de regreso a Estados Unidos.

PUBLICIDAD