Elon Musk
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — Este gráfico del medio Axios ayuda a explicar por qué no podemos tener cosas bonitas:

En caso de que no puedas verlo, el gráfico muestra el número medio de interacciones en las redes sociales por cada artículo publicado sobre diversos temas que van desde Johnny Depp hasta el Covid-19. El número de veces que un artículo se tuitea o se publica en Facebook o alguna vía similar es un buen indicador del interés que suscita el tema.

PUBLICIDAD

Axios se centra en toda la atención que está recibiendo el juicio de Amber Heard y Johnny Depp. En cierto modo, sin embargo, no es demasiado sorprendente. Con todos los problemas que hay en el mundo, es comprensible que la gente quiera perderse en un juicio fascinante que implica a celebridades que se comportan mal.

Lo que no puedo dejar de notar es que Elon Musk está recibiendo casi tanta atención como Heard y Depp. Según los datos de NewsWhip que se ven en el gráfico, Musk tiene más eco en las redes sociales que el aborto, la guerra de Ucrania y la inflación juntos. En cierto modo, esto tampoco es sorprendente. Es el hombre más rico del mundo y ha hecho carrera buscando atención en Internet.

PUBLICIDAD

Para ser aún más específicos, prestamos mucha más atención al flujo diario de noticias sobre los esfuerzos de Musk para comprar Twitter -un servicio de redes sociales que, aunque influyente, muy poca gente utiliza realmente- que a los problemas que hacen que Twitter sea tóxico para muchos usuarios.

Musk afirma que quiere resolver algunos de estos problemas, pero no está claro cuánto le importan realmente. Está muy claro que a pocos de nosotros nos importan realmente. No tenemos datos de NewsWhip para demostrarlo, pero sí tenemos datos de Google Trends, que muestran que “Elon Musk” recibe mucho más interés de búsqueda que temas tan relevantes como “bots de Twitter”, “desinformación en Twitter” o “censura en Twitter”.

PUBLICIDAD

Tampoco genera ningún tipo de interés la búsqueda “extremismo en línea”, otro profundo mal social fomentado en las redes sociales que conduce a horrores del mundo real como el tiroteo masivo de Buffalo, en EE.UU. el pasado fin de semana. Incluso esa tragedia, que se cobró 10 vidas y desvió brevemente nuestra atención de Amber Heard y Johnny Depp, no tuvo tanto eco en las búsquedas como el que tuvo Elon Musk en el punto álgido del nivel de interés sobre él en abril.

¿Cómo vamos a resolver el problema de, por ejemplo, el extremismo en línea, y mucho menos la capacidad de los extremistas para hacerse con armas de destrucción masiva cuando apenas podemos mantener nuestra atención en esos temas?

PUBLICIDAD

Si realmente cierra el acuerdo con Twitter (y la incógnita es grande), entonces Musk pronto será responsable de evitar que florezca más contenido extremista en Twitter, una tarea diabólicamente difícil, como señala mi colega Parmy Olson. ¿Podrá el avatar viviente de la distracción centrarse en ese trabajo, o elegirá dejar que el extremismo florezca en nombre de la libertad de expresión?

Por mucho éxito que tenga Elon Musk en el trolling, y por muy importante que sea, ¿merece realmente más nuestra atención que los derechos sanitarios de las mujeres, la primera guerra a tiros en Europa desde la Segunda Guerra Mundial y la peor inflación desde los años 80? Ah, y también el Covid-19, que sigue existiendo, lamento informar. ¿Podemos esperar resolver estos problemas del mundo real si toda la atención que prestamos a Depp y Musk y a gente como ellos hace imposible una atención pública sostenida sobre ellos?

PUBLICIDAD

La distracción estadounidense no es nada nuevo. Pero hay razones para temer que cada vez seamos menos capaces de tapar el tóxico torrente de desinformación y extremismo que se vierte en nuestra sociedad y política. La solución de estos problemas requiere tiempo, concentración y energía. Pero nuestras reservas de esos activos disminuyen con cada vídeo que vemos en TikTok y cada publicación que nos gusta en Instagram, mientras los algoritmos siguen mejorando la capacidad de las redes sociales para drenarnos de forma aún más eficiente. Las redes sociales crean un círculo vicioso de retroalimentación que puede hacer que sea imposible arreglar las redes sociales, y mucho menos cualquiera de los muchos otros problemas de la humanidad.

De todos modos, basta de eso. El juicio de Heard-Depp está a punto de comenzar de nuevo.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.